Karabén, otra vez al frente de Piporé: “Cada vez exportamos yerba a más mercados y el acuerdo con India nos abre posibilidades”

Raúl Karabén, que dirige uno de los estudios contables más prestigiosos de Misiones donde tiene de clientes a algunas de las empresas más importantes de la provincia, acaba de ser reelegido como presidente de la cooperativa yerbatera Piporé, de Santo Pipó.

“La industria yerbatera viene de un año muy malo, muchas empresas perdieron dinero por tener que mantener precios congelados con un valor de la materia prima tan alto, vengo para acomodar algunas cosas, soy una especie de piloto de tormentas”, dice, sin perder el buen humor, en una entrevista en sus oficinas de la calle 25 de Mayo casi Salta.

Este amante de la pesca sucede en la presidencia de Piporé a Gerardo Vallejos, quien a su vez lo había reemplazado a Karabén hace tres años. El sistema de administración que eligieron en la cooperativa yerbatera más grande de Misiones (y la segunda del país detrás de Playadito) obliga a los consejeros titulares a irse -sí o sí- un año de la mesa chica donde se toman las decisiones tras un máximo de dos períodos (de 3 años cada uno).

En Piporé el presidente de la cooperativa se elige cada año de entre los consejeros titulares. El sistema ideado por los suizos que fundaron la cooperativa en 1929 asegura una interesante competencia entre aquellos que aspiran a dirigir los destinos de la empresa.

“Hay que estar rindiendo examen siempre”, asegura Karaben.

-¿Cómo fue el 2020 para la industria yerbatera?

-Cuando arrancó la pandemia los precios ya venían atrasados, habría que haberlos ajustado antes. Y luego llegó el decreto que obligó a congelar los precios de venta de los alimentos. Nosotros llegamos a vender el paquete de yerba más barato que lo que salía la canchada. Este es un negocio de márgenes muy finos, en épocas normales o buenas, las ganancias son de un dígito (es decir, menos del 10% del valor facturado).

¿Qué le parece el nuevo sistema para controlar los precios?

-Ahora salió otro decreto que tiene que ver con el SIPRE, el sistema de precios. No va a impactar en nuestro caso, no estamos dentro del rango de empresas obligadas, quizás las dos yerbateras más grandes si. Pero no me parece bien que el Estado se meta dentro de las empresas a controlar, si el problema lo genera el Estado con la inflación, no las empresas privadas. Que la yerba haya aumentado tiene que ver con fallas de mercado, nace en la producción, hubo faltante de yerba y quedamos con siete meses de stock en el sistema y eso hizo que los precios se vayan arriba. El año pasado se importaron 30 millones de kilos de yerba entre Brasil y Paraguay, eso niveló el mercado.

-¿De cuánto tienen que ser los stocks de yerba para que el precio no se dispare?

-Los stocks tienen que tener como mínimo 9 meses (es decir, que la yerba almacenada alcance para abastecer al mercado durante ese lapso).

-¿Fueron muchas las empresas que perdieron dinero el año pasado?

-Si, fueron muchas las empresas yerbateras que perdieron dinero. El congelamiento de precios ha ocasionado faltantes en las góndolas en muchos productos. Fue un año malo, no fue para nada bueno. Aunque siempre hay excepciones, empresas que supieron encontrar en la crisis una oportunidad.

-¿Cuáles son sus objetivos en Piporé?

-Primero nivelar el barco, porque tenemos que tratar de nivelar esta cuestión que veníamos mal con los precios de venta. Bajar el endeudamiento que estamos teniendo producto de este tema de los precios congelados y reposicionar de vuelta nuestra marca en el mercado interno. Caímos bastante en kilos y tenemos que tratar de volver al lugar que teníamos antes.

¿Por qué se cae en el mercado?

-Hay muchos factores, la decisión en su momento fue perder menos y vender menos para no magnificar la pérdida, algo que tiene su lógica. Pero perdés espacio de mercado, lo importante en el corto plazo es volver a reposicionarnos en el mercado.

-¿Qué le pareció el consumo del mercado interno en 2020?

-Si bien estaba cada uno con su mate, hay gente que dejó de tomar mate. Cayó levemente el consumo global, un poquito. 

-¿Y hubo algo positivo?

-Lo bueno es que hay una tendencia creciente en la exportación de yerba envasada. Cada vez hay más compradores en el mercado europeo, Estados Unidos, Canadá, aunque te parezca destinos insólitos, estamos vendiendo Piporé a Nueva Zelanda, Australia, Polonia, República Checa. Claramente Europa ha crecido en el consumo. 

-¿Cómo ganaron esos clientes?

-Trabajando, no te olvides que tenemos más de 60 años de trabajar los mercados externos, se los trabaja muchísimo. A veces te llaman y te dicen “tengo una posible venta para Europa”. Pero le decimos que ahí ya tenemos representantes, venimos trabajando con muchos representantes hace muchos años, es un trabajo de hormiga.

-¿Qué significa el anunciado acuerdo para exportar yerba mate a la India?

-Es un acuerdo importantísimo y abre muchas expectativas de negocios. En el 2015 el Inym empezó a impulsar la cuestión de ir a la India. Se hizo un estudio de mercado con la consultora Karavan, y en ese estudio el INYM ofreció financiar a las empresas interesadas en ir allá. Nos sumamos tres firmas, pero nosotros somos los únicos que seguimos trabajando activamente. Registramos nuestra propia marca Kaa Yarí y desarrollamos un producto, un saquito de té con forma piramidal adaptado al consumo de la India.

-¿Qué significa este acuerdo?

-La India no nos dejaba entrar la yerba mate a su país, exigía que la Argentina le deje entrar la pulpa del mango, vos me dejas entrar el mango yo te dejo entrar la yerba mate. Debe haber habido lobbies brasileños, porque la Argentina no produce mango. No nos emitían el certificado fitosanitario que permitía entrar la yerba mate, estábamos mandando solo muestras y no podíamos mandar más para desarrollar el mercado. Ahora si podremos mandar más yerba al mercado. En la India se toman 6 o 7 pocillos de té o masala por día, y en Turquía unos 12.

-Sería un triunfo conquistar ese mercado…

-Hasta que se venda demasiada yerba y después nos van a decir que no podemos exportar tanto. De hecho, (el ministro Matías) Kulfas nos amenazó que si no se bajaba el precio de la yerba nos prohibía las exportaciones. Acá corrés el riesgo de hacer un gran esfuerzo para que el gobierno te diga después: “No podes vender”. 

-¿Cómo ves la postura del Gobierno Nacional con el precio de la yerba mate?

-Creo que uno de los grandes errores del Gobierno es solucionar los problemas trasladando a los productores, vos cuando producís, queres producir y ganar dinero con tu trabajo, no joderle la vida a nadie. Sino simplemente ganar dinero a través del desarrollo de tu trabajo. Que te impongan un precio claramente estas mal, tirás patas para arriba la economía. Nunca va a ser bueno.

-¿Cómo ves el 2021 para la industria yerbatera?

-Va a ser difícil. No va a ser un año fácil, no te olvides que el año pasado también tuvimos un año de sequía muy fuerte.

-¿Qué te parece la gestión de Alberto Fernández?

-Las expectativas se cumplieron con éxito (risas). No esperaba nada mejor, ni peor. Esperaba esto. Si un tipo te está diciendo que “no tengo ningún plan”…¿Qué podés esperar? La economía es planificación. Cuando viene y dice: “No creo en los planes”… creo  que estamos en el horno.

-¿Cuál es el principal problema a atacar en la economía?

-Primero el déficit fiscal, mientras sigas destruyendo la economía y horadando a través de un déficit fiscal insostenible, vas a reventar la economía privada con impuestos, distintas medidas y con inflación. Si no ordenás las cuentas de tu casa, no podés hacer nada. 

-Trabajás con muchas empresas de distintos rubros en Misiones, ¿cómo les ha ido a las empresas acá?

-Es imposible meter a todas en la misma bolsa, algunas anduvieron muy bien y otras muy mal. El problema es que con el cierre de fronteras el comercio anduvo bien, aunque no todo el comercio. También fue selectivo. La gente también tiene menos poder adquisitivo, no es el mismo que teníamos antes. La madera está muy bien, exportando muy bien y con un buen nivel de consumo acá. Están trabajando todos los aserraderos de la provincia, los madereros no te pueden decir que están mal. La yerba mate tiene su propia dinámica, el te anduvo bien. Lo que anduvo muy mal fue el transporte de pasajeros, gastronomía y hotelería. Hay empresas que están en la lona.

-¿Cómo viste al gobierno provincial respondiendo a estas circunstancias extraordinarias?

Lo más importante del Gobierno de Misiones es que tiene las cuentas ordenadas y no tiene deudas. Se pagan en término los sueldos, eso hace que la economía sea previsible. Es muy valioso. En cuanto a los estímulos de la economía, creo que el Ahora 12 es relativo, el comercio no estaba mal porque no se compra afuera, no se si tiene tanto sentido. Pero tampoco tenía demasiadas opciones, con la pandemia no se podía incentivar el turismo. Creo que el gobierno hizo lo posible y dentro de lo posible hizo bien los deberes. El manejo de la pandemia tuvo su correlato en el manejo de la economía.

Ficha personal

Raúl Karaben

Estudios: Primaria ex Escuela 64 (actual N°264 del Barrio El Palomar). Universitarios: Contador Público, UNNE. Dos posgrados en Tributación y Sindicatura de Concursal.

Edad: 60

Familia: Casado, dos hijos

Lugar de vacaciones: cualquiera que tenga arena, playa, agua y calor.

Hobbies: Pesca

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password