Tras ser expulsado, Butiuk contraataca: “En el INYM no me quiere nadie, pero igual lucho ante la Justicia para volver”

Tras haber sido expulsado como director suplente del INYM hace cuatro meses, Jorge Butiuk contraataca y quiere volver al organismo mediante un recurso de amparo que está avanzando en la Justicia Federal. Además, acaba de ser respaldado por la conducción nacional de la Federación Agraria Argentina.
“Me persiguen porque no soy funcional a la industria, y para ellos es incómodo, es cierto que en el INYM no me quiere nadie, porque ahí están todos muy de acuerdo”, explicó el jueves pasado en una charla en Economis.
Pero Butiuk se siente respaldado por los productores yerbateros y por la Federación Agraria Argentina (FAA), que acaba de nombrarlo como director nacional por la región NEA, una suerte de cargo en la mesa nacional de la entidad rural que defiende a los chacareros. Además, Butiuk sigue siendo el titular de la FAA Misiones.
“Mi situación está en poder de la Justicia Federal, el INYM hizo oídos sordos en primera instancia, a partir de ahora vamos a comenzar con el tema de los testigos y toda la gente que presentamos”, señaló Butiuk.
Esta semana la Justicia Federal deberá resolver sobre un recursos de amparo. Son dos decisiones que están en manos del juez Luis Casals, del Juzgado Federal en lo Civil, Comercial, Laboral y Contencioso Administrativo. La primera es para resolver sobre la cuestión de fondo y dictar o no la inconstitucionalidad de la medida por la cual Butiuk fue removido de su cargo.
La segunda, para que se restituya en el cargo al productor oriundo de Azara hasta tanto se resuelva la cuestión de fondo, cuya decisión final tomará más tiempo.
El productor yerbatero dio un ejemplo de por qué en el INYM no lo quieren, cuando se refirió al último acuerdo de precios al que se llegó en el organismo en la primera semana de septiembre, para fijar el valor de la hoja verde en 8,40 pesos.
“Antes de esa definición de precio la grilla de costos del INYM estaba desactualizada, yo presenté un recurso de pronto despacho para que se actualizará la grilla y se presentara un nuevo precio para la hoja verde en esa discusión”, indicó. Al final no se tomó el pedido de Butiuk y el INYM logró llegar a un consenso entre los directores de toda la cadena.
En estos meses de disparada del dólar y los precios, Butiuk remarca que ese precio de 8,40 pesos refleja costos que no estaban ya vigentes a principios de septiembre. “Es por estas cuestiones que no me quieren”, señala.
-¿Qué dicen otros dirigentes como Hugo Sand de su situación?
-Sand me apoyó para que llegara al INYM. Hoy desconozco las causas, pero es uno de mis principales opositores.
-¿Los otros directores por la producción tampoco lo apoyan?
-No, los que están involucrados en el directorio, en la conducción del INYM no me apoyan. Se están manejando en un sistema integrado dentro del directorio favoreciendo siempre a las industrias y no al pequeño productor. La toma del INYM del año pasado, inclusive, tuvo objetivos distintos a los que se terminaron resolviendo. La toma era para sacar a los directores por la producción, que se modifique el directorio, y tener un directorio a favor de los productores, ese era el objetivo.
-O sea, en el INYM no lo quiere nadie…
-Es así, estoy convencido de que no me quiere nadie.
-¿Para qué volver a un lugar donde no lo aceptan?
-El tema de volver es para demostrar a todos los productores la mala gestión que ellos están haciendo para no defenderlos y la persecusión hacia mi persona por parte de todos los directivos.
Destituído en una polémica discusión
Butiuk había asumido a fines del año pasado como director suplente del INYM en representación de la producción. Antes, en agosto, en el puesto de control ubicado en Cuay Grande una carga con yerba de su propiedad había “sido observada porque le faltaba una etiqueta, todos los demás papeles, facturas, remitos estaban en regla” y a partir de allí “se abrió un expediente, pero nunca se decomisó”, explicó en su momento.
Finalmente en mayo pasado, algunas asociaciones de productores que están en el INYM -no todas, hay diferencias internas en torno a esta cuestión- pidieron su remoción del organismo yerbatero y tras varios días de debate interno, finalmente el 30 de mayo apareció publicada en el Boletín Oficial la resolución por la cual se desplazó a Butiuk.
¿Más sanciones?
La supuesta persecusión que denuncia Butiuk tiene algunos capítulos adicionales más allá de la expulsión del organismo yerbatero. Bituk, que es dueño de un pequeño secadero y elabora su propia marca de yerba (Dulces Besos) se quedó sin el subsidio de tasas de interés que otorgaba el INYM a través del Banco Macro a secaderos.
También tuvo problemas con un crédito que le había otorgado el IFAI, que le depositó un cheque en fecha (pero antes del plazo acordado de palabra con el tesorero de ese organismo) y ante la falta de fondos, ocasionó que el banco empezara el trámite para cerrarle la cuenta porque ese día.
“A los pocos días arreglé todo, pero igual el banco está por cerrarme la cuenta. Yo igual, no voy a dejar de pelear por lo que creo justo”, dijo.
 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password