Un juzgado de Misiones emitió todas sus sentencias en lenguaje claro

Para los abogados, el uso de lenguaje claro es estratégico. A las personas ya no les resulta suficiente conocer superficialmente la estrategia o qué significa lo que dice la demanda que van a firmar. Ahora quieren entender de qué se trata. En este mundo hipercompetitivo el uso de lenguaje jurídico claro es una propuesta de valor diferenciado. Lo mismo sucede con las sentencias judiciales. Ya no es suficiente la legitimación de autoridad que daba el cargo de juez: demandante y demandado necesitan entender las motivaciones que llevaron a la decisión sin necesidad de la traducción de su abogado.

También necesitan entender las sentencias, quienes no fueron partes del juicio. En procesos judiciales que tienen trascendencia, ante la imposibilidad de entender las palabras del juez la opinión pública se forma a través de intermediaciones que pueden ser incompletas o tendenciosas. La sentencia resumida por periodistas, o quienes la comentan en internet no necesariamente coincide con lo que quiere decir.

Así lo entendió apenas asumió el juez de Primera Instancia de Apóstoles, Juan Manuel Lezcano. Desde febrero del año pasado, todas las sentencias fueron emitidas en lenguaje claro. “Es el camino para mejorar la justicia misionera”, define el magistrado. En el Juzgado Civil, Comercial y de Familia de Apóstoles, que se inauguró en febrero de 2021 ya han tramitaron más de 1600 causas. La totalidad de las sentencias fueron dictadas utilizando la técnica del lenguaje claro como  un modo de acercar el servicio de justicia al ciudadano.

“Gran parte de la población de los poderes judiciales tanto a nivel nacional como provincial, son personas que han cursado la carrera de Derecho y que están acostumbradas a escribir o hablar con un lenguaje técnico y de difícil comprensión para un ciudadano común. En Misiones esta temática poco a poco ha generado un interesante debate que creó una tendencia que se impone cada vez en más juzgados de nuestra Provincia, la técnica de lenguaje sencillo”, explica Lezcano.

“Consiste en abandonar el lenguaje legal y técnico que resulta incomprensible para la mayoría y, sobre todo, para la población vulnerable y traducirlo en términos comprensibles. Muchas veces son solo algunos párrafos de una sentencia en los que los jueces/as les hablan directamente a los destinatarios o hasta con traducciones como puede ser en los casos de los pueblos indígenas. Si bien está técnica se está usando tanto en adopciones, alimentos y hasta fallos por daños y perjuicios, varias provincias ya redactaron sus propios manuales de lenguaje claro y avanzaron en reformas legislativas en este sentido, asegura Lezcano.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password