“Una fe atrevida”

El Pastor Guillermo Decena habla de la vida de Moisés como una maravillosa lección de cómo se cumple “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece” (Filipenses 3:14 NVI). Esta declaración significa que cuando Dios está con nosotros, nada ni nadie podrá contra nosotros, ni nuestras limitaciones pueden arrebatarnos la victoria que nuestro Creador ha planeado. 

Moisés logro el éxito porque tenía una fe atrevida. ¿Por qué atrevida? ¿Quién se atreve a enfrentar a Dios para que cambie las decisiones que haya tomado o esté por tomar? ¿Quién se atreve a presionar a Dios para direccionar su obra? Sin dudas que un atrevido… 

Así dice Jehová, el Santo de Israel, y su Formador: Preguntadme de las cosas por venir; mandadme acerca de mis hijos, y acerca de la obra de mis manos (Isaías 45:11 RVR). Vayamos a la historia: Moisés sube al monte y está por cuarenta días en la presencia de Dios, pero mientras tanto, el pueblo de Israel se desenfrena con el pecado sexual y la idolatría. Tal es así, que se hicieron una vaca de oro, ¡e increíblemente le adoraban! 

En la iglesia también hacemos cuarenta días de ayuno como Dios permita a cada uno, y un fenómeno que he observado es la manifestación de Dios por un lado y por el otro la manifestación de demonios. En aquella época pasó lo mismo; por un lado, Dios y su gloria con Moisés y su ayudante Josué, y por otro, los demonios que habían tomado autoridad en la vida de Israel, en tantos años cautivos en Egipto. ¡Cuántas tinieblas puede tener el ser humano! Es una nebulosa mental que no le permite razonar bien, llegando a desconocer a quién le había otorgado la libertad. 

Pero ya cansado del comportamiento de su pueblo, Dios le expresa a Moisés su decisión: “Dijo más Jehová a Moisés: Yo he visto a este pueblo, que por cierto es pueblo de dura cerviz. Ahora, pues, déjame que se encienda mi ira en ellos, y los consuma; y de ti yo haré una nación grande… “(Éxodo 32:9-14 RVR). 

¿Quién era Moisés para que Dios le diga “déjame hacer algo”? Sin embargo, Dios finalmente se arrepiente de hacer caer juicio. En otras palabras, Moisés con su fe atrevida supo tocar el corazón del Altísimo y lograr que cambie de opinión. El atrevimiento de Moisés se vuelve a evidenciar cuando pide que el pecado de Israel sea perdonado y que, en caso contrario, lo borre a él del libro de la vida. Increíblemente, presiona a Dios y lo condiciona a perdonar. 

Esto debería hacer reflexionar a los teóricos de la religión que quieren ser políticamente correctos y no darse cuenta de que el Creador quiere tener tanta comunión con nosotros que aun lleguemos a ser sus atrevidos amigos. 

En el capítulo 32, Moisés lo vuelve a hacer. Dios le propone levantar un pueblo nuevo a partir de él y destruir al viejo pueblo cargado de ceguera y rebeldía, pero Moisés rechaza el plan y alega delante de Dios con una excelente argumentación, para que el Todopoderoso no hiciera lo que pensaba y se volviera a arrepentir, lográndolo (versículo 33:14). 

Ahora la pregunta sería ¿cómo una persona puede influenciar en forma tan atrevida al Poderoso Creador? Esta sin dudas debe ser una persona que conoce íntimamente el corazón del Padre y confía absolutamente en la misericordia del Señor. 

El Pastor Guillermo Decena resaltó además que Moisés tenía virtudes para destacar, y que lo convirtieron en una persona de fe atrevida, éstas son: 

I) LE PERDIÓ EL MIEDO A DIOS. 

Los discípulos, al verlo caminar sobre el agua, creyeron que era un fantasma y se pusieron a gritar, llenos de miedo por lo que veían. Pero él habló en seguida con ellos y les dijo: “¡Cálmense! Soy yo. No tengan miedo” (Marcos 6:49-50 NVI). 

La reacción natural del hombre es tener miedo de lo sobrenatural, y por ende atribuirle todo lo sobrenatural al diablo. De este modo, Dios nunca va a manifestarse sino superficialmente. Cuando le perdemos el miedo, entendemos que Él tiene planes de bondad y bendición para nosotros. Él no quiere hacernos daño, sino todo lo contrario. “No se turbe vuestro corazón decía Jesús, voy a preparar lugar para ustedes” (Juan 14:1-2 NVI). 

Perderle el miedo a Dios es aprender a confiar que todos sus mandatos son una manera para avanzar y al obedecerlo nos irá bien. A Moisés le mandó a hacer cuarenta días de ayuno y oración, Moisés obedeció confiado y Dios le sostuvo en semejante esfuerzo. Si le perdemos el miedo a Dios, nos acercaremos con confianza a Él sabiendo que es nuestro Padre bueno, al cual, si le pedimos pescado, ¡no nos dará una serpiente! 

II) LE DOLÍA EL PECADO. 

(Éxodo 32:19-21 NVI) Pecar es dejar de lado la Palabra de Dios y transgredir voluntariamente sus leyes. Muchos cristianos no están conscientes del verdadero impacto del pecado en su vida, es como tomar veneno en pequeñas porciones y creer que no te causará ningún daño, y que saldrás airoso. 

La realidad es que te dañará, aunque no lo veas, pues produce una insensibilidad que irá apagando tu relación con Dios poco a poco. “Porque la paga del pecado es muerte, más la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro” (Romanos 6:23 RVR 60). 

Hay perdón para quien se arrepiente. Así como el pecado nos separa de Dios, también su misericordia nos vuelve a Él y su gracia nos puede limpiar de todo pecado. Si pecaste, acércate en oración a Dios y dile lo que hiciste, pensaste o dijiste. Recibe su perdón y él continuará con la obra maravillosa que está haciendo en tu vida. ¡No tengas en poco al pecado, ni le restes importancia! 

Ellos habían cometido dos pecados gravísimos: la idolatría y el pecado favorito de diablo: “el pecado sexual”. Nunca podrás tener un acceso real a la presencia santa de Dios, si se peca sexualmente en forma alegre, como si fuera nada. Tarde o temprano la consecuencia del pecado te alcanzará. 

III) BUSCABA Y DISFRUTABA LA PRESENCIA DE DIOS. 

Y hablaba el Señor con Moisés cara a cara, como quien habla con un amigo. Después de eso, Moisés regresaba al campamento; pero Josué, su joven asistente, nunca se apartaba de la Tienda de reunión. 

Moisés le dijo al Señor: “Tú insistes en que yo debo guiar a este pueblo, pero no me has dicho a quién enviarás conmigo. También me has dicho que soy tu amigo y que cuento con tu favor. Pues si realmente es así, dime qué quieres que haga. Así sabré que en verdad cuento con tu favor. Ten presente que los israelitas son tu pueblo. Yo mismo iré contigo y te daré descanso respondió el Señor” (Éxodo 33:11-14 NVI). 

Para Moisés no era lo mismo que vaya un Ángel, a que vaya el mismo Señor con ellos. Moisés sabía que tenía un lugar exclusivo en el corazón de Dios, y hacía valer ese acercamiento profundo, atrevido y amistoso. Moisés se acercaba como un amigo en el tabernáculo del desierto, ¡y así también debemos hacerlo nosotros! 

IV) AMABA PROFUNDAMENTE AL PUEBLO DE DIOS. 

A pesar de que había pecado, el increíble amor de Moisés nos hace recordar a Jesús llorando por Jerusalén. Si no amamos a la iglesia local, y no respetamos a la iglesia del Señor en forma general, jamás tendremos acceso al corazón de Dios. 

Que un incrédulo hable difamando la iglesia del Señor, es perdonable, porque carece de revelación de lo que está hablando, pero personas que conociendo la palabra del Dios eterno y con sus palabras mentirosas traten de destruir la iglesia es otra cosa. Esto ya ocurría en los primeros tiempos de la iglesia. Dice Pablo quejándose, que algunos se apartaban escuchando a espíritus engañadores, pero lo serio es la advertencia que hace el apóstol de parte de Dios: “¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros? Si alguno destruyere el templo de Dios, Dios le destruirá a él; porque el templo de Dios, el cual sois vosotros, santo es” (1 Corintios 3:16-17 RV). 

El que tiene una fe atrevida es porque ama al pueblo de Dios de verdad, porque ama y anhela la presencia de Dios más que cualquier cosa o persona, al que le duele el pecado porque ofende directamente a Dios, y no le tiene miedo a Dios porque es un padre que quiere lo mejor para sus hijos… 

¡La fe atrevida es una fe avanzada a la que debemos aspirar y alcanzar! 

Que Dios te bendiga, te guarde de todo mal y tengas una semana de completa victoria!

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password