Vacunación Gripe 2017: Cepa en circulación en Argentina y su sintomatología

La gripe, también llamada influenza, es producida por un virus sumamente variable, que cambia constantemente y que es capaz de evadir el sistema inmunológico del organismo y causar una infección.

Es una infección viral que afecta principalmente a la nariz, la garganta, los bronquios y, ocasionalmente, los pulmones. La infección dura generalmente una semana y se caracteriza por la aparición súbita de fiebre alta, dolores musculares, cefalea y malestar general importante, tos seca, dolor de garganta y rinitis.

La mayoría de los afectados se recuperan en una o dos semanas sin necesidad de recibir tratamiento médico. Sin embargo, en niños pequeños, personas de edad avanzada y personas con condiciones médicas de base, la infección puede conllevar graves complicaciones de la enfermedad subyacente, provocar neumonía o causar la muerte.

Hay tres tipos de gripe estacional: A, B y C. Los virus de la gripe de tipo A se clasifican en subtipos en función de las diferentes combinaciones de dos proteínas de la superficie del virus (H y N). Entre los muchos subtipos de virus de la gripe A, en la actualidad están circulando en el ser humano virus de los subtipos A(H1N1) y A(H3N2).

El virus A(H1N1) circulante también se denomina A(H1N1) pdm09, dado que causó la pandemia de 2009 y posteriormente sustituyó al virus A(H1N1) estacional que había circulado hasta 2009. Todas las pandemias conocidas han sido causadas por virus de la gripe de tipo A.

Los virus de tipo B circulantes pueden dividirse en dos grandes grupos o linajes (B/Yamagata y B/Victoria), y no se clasifican en subtipos.

Los virus A y B circulantes causan brotes y epidemias. Es por ello que en las vacunas contra la gripe estacional se incluyen las cepas pertinentes de virus A y B. Las vacunas antigripales trivalentes incluyen dos cepas A y una cepa B y las vacunas cuadrivalentes incluyen una segunda cepa B y por lo tanto brindan mayor protección.  

Los virus de tipo C se detectan con mucho menos frecuencia y suelen causar infecciones leves, por lo que su impacto en la salud pública es menos importante.

 

Cepa 2017[1]

Este año la denominación de las cepas para las vacunas son:

  • A/Michigan/45/2015 (H1N1)pdm09 – cepa análoga (A/Michigan/45/2015, NYMC X-275)
  • A/Hong Kong/4801/2014 (H3N2) – cepa análoga (A/Hong Kong/4801/2014, NYMC X-263B)
  • B/Brisbane/60/2008 – cepa análoga (B/Brisbane/60/2008, tipo salvaje).

 

Transmisión[2]

El virus se transmite con facilidad de una persona a otra a través de gotitas respiratorias y pequeñas partículas expulsadas con la tos o los estornudos. Suele propagarse rápidamente en forma de epidemias estacionales.

 

Síntomas[3]

Las personas con gripe a veces sienten algunos o todos estos síntomas:

  • Fiebre* o sensación de estar afiebrado/con escalofríos
  • Tos
  • Dolor de garganta
  • Mucosidad nasal o nariz tapada
  • Dolores musculares y corporales
  • Dolores de cabeza
  • Fatiga (cansancio)
  • Algunas personas pueden tener vómitos y diarrea, aunque esto es más común en los niños que en los adultos.

* Es importante destacar que no todas las personas con gripe tienen fiebre.

 

Prevención – Recomendaciones de vacunación[4],[5]

La forma más eficaz de prevenir la enfermedad y sus consecuencias graves es la vacunación, mientras más personas se vacunen, menos podrá proopagarse el virus a través de esa comunidad. Hace más de 60 años que se vienen utilizando vacunas seguras y eficaces.

El virus de la gripe es sumamente variable y cambia constantemente. Por ese motivo, es necesario aplicar la vacuna anualmente ya que la composición de la vacuna cambia de un año a otro para incluir las cepas más virulentas en reciente circulación. Los virus de la gripe cambian tan rápidamente que hacen que se deban modificar los virus incluidos en la vacuna para que sea efectiva.

La vacuna contiene virus muertos que no pueden causar la enfermedad; induce una respuesta inmunológica de manera que el cuerpo desarrolla los anticuerpos necesarios para defenderse de la gripe.

Las vacunas antigripales son más eficaces cuando hay una buena correspondencia entre los virus circulantes y los presentes en la vacuna. Dada la naturaleza constantemente cambiante de los virus de la gripe, el Sistema Mundial OMS de Vigilancia y Respuesta a la Gripe (GISRS) —una red de Centros Nacionales de la Gripe y Centros Colaboradores de la OMS en todo el mundo— hace un seguimiento constante de los virus gripales circulantes en el ser humano y actualiza la composición de las vacunas antigripales dos veces al año.

Durante muchos años la OMS ha actualizado dos veces al año sus recomendaciones sobre la composición de las vacunas para que cubran los tres tipos (vacunas trivalentes) más representativos de virus en circulación (dos subtipos de virus gripales A y uno de virus gripales B). Desde la estación gripal 2013-2014 en el hemisferio norte se recomienda la incorporación de un cuarto componente a las vacunas. Con esta incorporación de un segundo virus B a los ya presentes en las vacunas trivalentes, se espera obtener una mayor protección contra las infecciones por virus B. Hay varias vacunas antigripales inactivadas y recombinantes inyectables.

 

Recomendaciones del Ministerio de Salud de Argentina [6],[7]

 

Según las recomendaciones del Ministerio de Salud de la Nación, las personas que deberían tener prioridad para recibir la vacuna contra la gripe son:

  • Personal de la salud
  • Embarazadas, en cualquier momento de la gestación.
  • Todos los niños de 6 a 24 meses (deben recibir dos dosis separadas por al menos 4 semanas).
  • Niños y adultos de 2 años a 64 años con enfermedades respiratorias, cardíacas, inmunodeficiencias congénitas o adquiridas, pacientes oncohematológicos y trasplantados, personas obesas con índice de masa corporal mayor a 40, diabéticos, y personas con insuficiencia renal crónica en diálisis.
  • Personas mayores de 65 años.
  • Convivientes de enfermos oncohematológicos.
  • Convivientes de bebés prematuros menores de 1.500 g. entre otros.

 La cepa A H1N1 ahora es estacional, por eso la vacuna antigripal incluye esta cepa (entre otras). Los grupos de riesgo pueden recibirla gratis en hospitales y centros de salud.

 

Complicaciones por la gripe[8]

La mayoría de las personas que contraen la gripe se recuperarán en un período que va desde unos pocos días hasta menos de dos semanas, pero algunas personas desarrollan complicaciones (como la neumonía) como consecuencia de la gripe, algunas de las cuales pueden poner en riesgo la vida y causar la muerte.

La neumonía, la bronquitis, la infección sinusal y del oído son ejemplos de complicaciones por la gripe. Incluso, puede empeorar los problemas de salud crónicos. Por ejemplo, las personas con asma pueden sufrir ataques de asma mientras tienen gripe y las personas con insuficiencia cardíaca congestiva crónica pueden presentar un agravamiento de su condición desencadenado por la gripe.

¿Cuáles son las señales de advertencia de emergencia de la gripe?[9]

En los niños

  • Respiración acelerada o problemas para respirar
  • Coloración azulada de la piel (cianosis)
  • Consumo insuficiente de líquidos
  • Dificultad para despertarse o falta de interacción
  • Estado de irritación tal que el niño no quiere que lo carguen en brazos
  • Síntomas similares a los de la gripe que mejoran pero luego reaparecen con fiebre y agravamiento de la tos
  • Fiebre con sarpullido

 

Además de estos síntomas, busque atención médica de inmediato si algún niño presenta cualquiera de los siguientes signos:

  • No poder comer
  • Dificultad para respirar
  • Llorar sin lágrimas
  • Cantidad significativamente menor de pañales mojados que la normal

 

En los adultos

  • Dificultad para respirar o falta de aire
  • Dolor o presión en el pecho o abdomen
  • Mareos repentinos
  • Confusión
  • Vómitos graves o persistentes
  • Síntomas similares a los de la gripe que mejoran pero luego reaparecen con fiebre y agravamiento de la tos.

 

¿Cuáles son los beneficios de la vacunación contra la gripe?[10]

A pesar de que la efectividad de la vacuna contra la gripe puede variar, existen muchos motivos para vacunarse todos los años.

  • La vacunación contra la gripepuede evitar que contraiga la enfermedad.
  • La vacunación contra la gripe puede reducir los riesgos de hospitalización asociados a la gripe, tanto en niños como en adultos mayores.
  • La vacunación contra la gripe es una herramienta de prevención importante para las personas con afecciones de salud crónicas.
  • La vacunación ayuda a proteger a las mujeres durante y después del embarazo. Vacunarse también puede ayudar a proteger a su bebé de la gripe luego del nacimiento. (La madre transmite anticuerpos al bebé en gestación durante el embarazo).
  • La vacunación contra la gripe también puede hacer que la enfermedad sea más leve en caso de que la contraiga.
  • La vacunación también protege a los que lo rodean, incluidas las personas que tienen una mayor vulnerabilidad a sufrir una enfermedad grave a causa de la gripe, como los bebés y los niños pequeños, los adultos mayores y las personas con afecciones crónicas.

 

¿Cómo evitar contagiarse las infecciones gripales?[11]

La mejor medida aislada para prevenir la gripe estacional es vacunarse cada año, pero los buenos hábitos de higiene, como cubrirse la boca al toser y lavarse las manos, pueden ayudar a detener la propagación de los microbios y prevenir la gripe, al igual que otras enfermedades respiratorias. También hay medicamentos antivirales para tratar y prevenir la gripe.

Las medidas adecuadas son las siguientes:

  • Evitar el contacto estrecho con las personas enfermas
  • Quedarse en casa cuando uno esté enfermo
  • Cubrirse la boca y la nariz con un pañuelo desechable al toser o estornudar
  • Mantener las manos limpias. Si no se tiene agua y jabón, usar un desinfectante para las manos a base de alcohol
  • No tocarse los ojos, la nariz o la boca

Adoptar otros hábitos para una buena salud, como limpiar y desinfectar las superficies que se tocan con frecuencia en la casa, el trabajo o la escuela, en especial cuando alguien esté enfermo, dormir lo suficiente, mantenerse activo físicamente, controlar el estrés, beber líquidos en abundancia y comer alimentos nutritivos.

GRIPE EN ARGENTINA EN 2016[12]

El mayor número de notificaciones de gripe se dio en la semana Epidemiológica 22 de 2016 con 1016 casos notificados, lo que la hace la semana con mayor notificaciones luego del año pandémico 2009.

Tanto las cepas de gripe A y la mayoría de las B identificadas se encuentran relacionadas con las cepas incluidas en la fórmula de la vacuna antigripal aplicada en 2016 en nuestro país, cuyos componentes fueron: A/California/7/2009(H1N1) pdm, A/Hong Kong/4801/2014 (H3N2) y B/Brisbane/60/2008.

Respecto a los casos fallecidos con diagnóstico de gripe, hasta la SE52 se registraron 290 casos en 20 provincias. En todos los casos menos en dos se identificó el virus de la gripe A y casi exclusivamente del subtipo AH1N1. Más del 70% de los casos notificados correspondieron a personas entre 2 y 64 años.

[1]http://www.who.int/influenza/vaccines/virus/recommendations/201609_recommendation.pdf?ua=1

[2]http://www.who.int/topics/influenza/es/

[3]

[4]http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs211/es/

[5]https://espanol.cdc.gov/enes/flu/protect/keyfacts.htm

[6]http://www.msal.gob.ar/index.php/component/content/article/48-temas-de-salud-de-la-a-a-la-z/259-vacuna-gripe-

[7]http://www.msal.gob.ar/index.php/0-800-salud-responde/184-calendario-nacional-de-vacunacion-2016

[8]https://espanol.cdc.gov/enes/flu/about/disease/complications.htm#complications

[9]https://espanol.cdc.gov/enes/flu/takingcare.htm

[10]https://espanol.cdc.gov/enes/flu/about/qa/misconceptions.htm#misconception-consent

[11]http://www.paho.org/hq/index.php?option=com_content&view=article&id=10378%3A2015-questions-and-answers-on-seasonal-influenza&catid=1443%3Aweb-bulletins&Itemid=135&lang=es

[12]http://www.msal.gob.ar/images/stories/boletines/Boletin-Integrado-De-Vigilancia-N343-SE2.pdf

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password