Arauco Argentina: Un directivo explicó cómo soporta la crisis y qué falta para que invierta en un nuevo proyecto la empresa más grande de Misiones

¿Cómo le impactó la crisis a la empresa más importante de la provincia? ¿Qué medidas tomó para sobrellevar estos momentos delicados de la economía? ¿Qué falta para que se decida a invertir en nuevos proyectos con gran impacto en nuevos puestos de trabajo?
Como gerente de Asuntos Corporativos y Comerciales de Arauco Argentina, Pablo Ruival es uno de los principales directivos de la empresa más grande de Misiones. En una entrevista exlusiva con Economis, Ruival respondió a estas preguntas y dejó varias definiciones.
El directivo explicó que los grandes capitales de este sector no llegan aún a la Argentina porque hace falta modificar la ley de tierras que restringe la compra por parte de extranjeros.
Sobre la crisis, contó que impactó especialmente en la línea de negocios de tableros, más volcada a mercado interno. En tanto el negocio de la exportación compensó un poco esa caída. Además, volcaron más producción de su aserradero (el más grande del país) también al negocio externo.
Ley de tierras
“La ley de tierras inhabilita a capitales extranjeros a la compra de tierras, cuando uno hace un proyecto de celulosa invierte 2.000 o 2.500 millones de dólares de los cuáles básicamente 2.000 millones de dólares son en fierros adheridos al piso, que uno no puede llevarse a otro lado, y unos 500 millones de dólares son para asegurarse el abastecimiento (mediante la compra de bosques) por lo menos de una porción del consumo de madera que necesita esa planta”, explicó Ruival, licenciado en Administración de Empresas por la UCA.
“Uno no puede concebir invertir sin tener asegurado una porción del abastecimiento, si no estpan habilitados a comprar tierras, (los capitales extranjeros) difícilmente puedan invertir”, explicó el directivo, que empezó a trabajar en Arauco Argentina en el 2002.
Ruival también señaló un segundo escollo para la llegada de inversiones en proyectos nuevos. “Para recibir inversiones en gran escala, el negocio forestal tiene que verse como un negocio integral, uno no puede analizar peuqueñas explotaciones o la generación de electricidad solas, o un aserradero sólo, o tableros solos. Uno tiene que hacer un uso integral del árbol, con lo cual hay que considerar celulsa, tablero, aserradero y energía en su conjunto. Eso nos da ventajas competitivas para poder salir al mundo, para eso se requiere reglas claras y estables”, explicó.
Ruival dialogó con Economis en el Campo de Polo la semana pasada, donde la Asociación Forestal Argentina (AFOA) celebró su cocktail de fin de año inmediatamente después de la sexta reunión de la Mesa Forestal con el presidente Mauricio Macri. En esa reunión Osvaldo Vasallo, el titular de AFOA, dejó en claro que celebran el diálogo con la Casa Rosada, pero que el sector no logró en estos tres años de la gestión de Cambiemos que llegaran mega-proyectos de inversión, como los que requiere la instalación de una planta de pasta celulosa.
Sin embargo, Ruival destacó las inversiones que año a año realiza la empresa en el país, aunque para fortalecer los proyectos ya en marcha. “Nosotros igual seguimos invirtiendo siempre, concretamente en Arauco Argentina tenemos inversiones de entre 30 y 50 millones de dólares todos los años, Arauco como grupo sigue apostando en la Argentina”, dijo Ruival.
-¿Qué balance hacen del año?
-Fue un año difícil desde ya, especialmente para todo el negocio de tableros. Desde hace muchos años este negocio se ha convertido como un producto de venta local y regional, por la gran cantidad de plantas que se han instalado en el mundo. Es muy difícil exportar en grandes cantidades. Cuando se retrae el mercado interno, ese mercado (tableros) sufre la caída. En el aserradero la crisis la hemos paliado porque tomamos una decisión a tiempo de volcarnos más fuertemente al mercado externo. En líneas generales el aserradero nuestro exporta desde siempre el 50 por ciento de su producción. Ahora incrementamos esa participación y actualmente entre el 75 y el 80 por ciento de la producción la destinamos a exportación.
-¿Y en el negocio de la pasta celulósica?
-En celulosa seguimos con la misma participación entre el mercado interno y externo, la devaluación mejoró costos operativos que estaban en pesos. El resto, como los costos logísitco que están en dolares, siguen igual. Fue un año de valores de celulosa relativamente buenos y eso nos ayudó a poder enfrentar esta crisis en una situación un poco más ventajosa.
-¿Qué importancia tiene la renovación de la Ley 25.080 (que ayer se prorrogó por 10 años)?
-La ley 25.080 tiene varias facetas, desde aportes no reintegrables que son importantes para los pequeños forestadores, hasta otras facetas que para nosotros son más importantes.
-¿Cómo cuáles?
-Como el tema de la estabilidad fiscal. Uno planta árboles para cosechar a partir de 15 o 20 años, la ley 25.080 con la estabilidad fiscal no otorga beneficios impositivos, lo que dice es: que su foto impositiva cuando coseches esos árboles dentro de 15 o 20 años no va a ser  distinta del momento en que tomaste la decisión, eso no es menor en la Argentina.
-¿Qué balance hacen de la sexta reunión de la Mesa Forestal con Macri?
-Desde ya que fue una reunión muy productiva, es un proceso muy bueno, esta es la sexta reunión con el Presidente y el hecho de que haya puesto de su agenda desarrollar la foresto industria es una señal muy buena que no habíamos tenido antes en la Argentina, estamos recorriendo un camino constructivo. Lentamente van habiendo avances en los distintos temas, de logística, legales, temas de Medio Ambiente, lentamente, pero avanzamos.
Ruival, en diálogo con Economis en el Campo de Polo la semana pasada. Detrás, las tribunas de la cancha más importante del mundo, donde en pocos días se define el 125° certamen.

Por Fiorella Lotti (Especial para Economis)

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password