Arborización de yerbales, la práctica sustentable al que apuntan productores y promueven desde el INYM

Desde la incorporación de especies nativas en los yerbales, hasta envases más amigables con el ambiente, el Establecimiento Don Leandro S.R.L. atraviesa un proceso de implementación de prácticas sustentables en diferentes puntos de la cadena productiva. Estas políticas empresariales tienen origen hace ya unos años, desde la implementación con buenas prácticas en plantaciones propias y compartiendo el sistema de trabajo que le resulta eficiente con los productores que les proveen de yerba mate verde.

Marcelo Ruzak, administrador del establecimiento explicó que hace varios años incorporan paulatinamente, plantines de árboles nativos que compraron a viveros de diferentes partes de la provincia a sus tierras. “En el Año 2021 comenzamos con la instalación de un vivero para producir plantines de yerba mate y en este momento estamos trabajando para comenzar a producir también plantines de árboles nativos para incrementar la cantidad de ejemplares, tanto en nuestras chacras como en las de nuestros productores que comparten la visión de que es necesario ir restaurando poco a poco el terruño de la yerba mate que, vale aclarar, es el de nuestra provincia y norte de Corrientes”, señaló.

Ruzak explicó también que, originalmente, la yerba mate se encontraba en un entorno selvático, donde es posible hallarla aun hoy. Con el paso del tiempo, se fueron realizando las plantaciones de yerba mate como hoy se conocen, a los efectos de poder abastecer la demanda creciente de este noble producto.

“Si vemos imágenes aéreas de la mayoría de los yerbales, sobre todo los de alta densidad, veremos solamente plantas de yerba mate, cuando en verdad y de acuerdo a la opinión de especialistas en el tema, vemos en la actualidad que hay mucho consenso en la incorporación de especies nativas a los yerbales”, reflexionó y remarcó que estas mejoran la capacidad de infiltración de agua proveniente de las lluvias, brindan sombra, atenuando la temperatura ambiente en verano, mitigan los efectos de las bajas temperaturas en invierno, contribuyen a la fertilidad de la tierra y a la biodiversidad ya que se proveen de hogar y alimento sobre todo a las aves que son muy abundantes en la provincia.

Desde el Establecimiento Don Leandro comenzaron con cortinas en las orillas de los cuadros de yerbales adultos, fundamentalmente con plantines de lapacho negro y otras especies de follaje fino. “Estamos estudiando con ingenieros agrónomos cuales son las especies que mejor se adaptan y conviven con la yerba mate para comenzar a producirlas en nuestro vivero”, aseguró.

La idea de la empresa es incorporar las nativas paulatinamente dentro de los yerbales donde la densidad dependerá de cada yerbal en lo que respecta a edad y cantidad de ejemplares por hectárea. “Estamos estudiando la posibilidad de comenzar a incorporar nativas desde el momento en que se realizan nuevos yerbales”, manifestó.

Uno de los inconvenientes a sortear, es que los plantines de especies nativas son muy atacados por las hormigas, por lo que no se trata solo de plantar, sino también de cuidar la planta hasta que alcanza una altura considerable para que pueda sobrevivir.

Con respecto al control de insectos, Ruzak asegura que se pueden utilizar distintos métodos que no perjudican el medio ambiente y que lo fundamental es el seguimiento que se le da al plantín que se coloca en la tierra. Por ello, como mencionara antes, no se trata solo de plantar sino de dar el seguimiento por varios meses, sino que realmente implica un compromiso de parte del propietario de las chacras.

Esto lleva a un segundo punto, que es la de incentivar a los productores con quienes trabajan, a que realicen prácticas sustentables en sus terrenos y en sus producciones, algo que está empezando a suceder, ya que cada vez más son los interesados en sumarse. “En la actualidad contamos con más de 50 productores que nos proveen y de los cuales varios están muy avanzados en el tema. De hecho, dos de ellos han recibido reconocimientos por el manejo de los yerbales por parte del Instituto Nacional de Yerba Mate (INYM) en los últimos años, como premio al manejo sustentable de los mismos”, reconoció.

A pesar de haber iniciado con estas prácticas hace varios años en diferentes yerbales, no le es posible precisar la densidad de especies que puedan lograr de manera definitiva, sin que afecte la producción yerbatera. “Para nosotros es una actividad nueva, por lo que veremos en la práctica los resultados a medida que ocurran”.

Envases ecológicos

Conservar la biodiversidad y el ecosistema nativo es sólo una de las prácticas sustentables por parte del establecimiento. Otro aspecto al que prestan especial atención es al packaging de sus productos, ya que el proveedor de sus envases cuenta con certificiación FSC (de las siglas de Forest Stewardship Council, Consejo de Administración Forestal). Esta certificación garantiza que no se usan árboles nativos como materia prima, para la elaboración de los paquetes.

Por otra parte, desarrollaron una línea especial con un eco envase que no contiene laminas plásticas y por tanto es amigable con el medio ambiente. “Estamos atentos a las nuevas innovaciones en materia de packaging para implementar las que mejor se adaptan a nuestra visión sustentable y, aunque este envase ahora quedará para esta línea, evaluamos otras opciones para futuro”, explicó.

Este envase tiene un costo menor al tradicional por no contener láminas plásticas, pero conserva menos el producto de la humedad y de los olores fuertes, por lo que hay que tener más cuidado durante su tratamiento. No obstante, eso no influye en la calidad de la yerba, ya que todos sus productos tienen el mismo proceso productivo, cambia el estacionamiento que puede ser natural, en cámaras de estacionamiento acelerado o un mix. “Este producto en particular, tiene 18 meses de estacionamiento natural”.

Trabajo con el INYM

“El camino que debemos llevar de acá en adelante es de la mano con la naturaleza”, sostuvo el presidente del directorio del INYM, Juan José Szychowski, en el VIII Congreso Argentino de Derecho Ambiental que se desarrolló el 5 y 6 de mayo en la Facultad de Derecho de la UBA. Es que, desde el instituto, tienen también como objetivo promover una actividad yerbatera sustentable y con prácticas que valoricen los recursos naturales como el suelo y el agua.

Ruzak señaló que, desde su empresa, ya se encuentran con tratativas para trabajar en políticas de común acuerdo, en base a los mismos objetivos. “Sabemos que desde el INYM están trabajando en líneas similares a las nuestras y en breve comenzaremos buscaremos reunirnos para realizar trabajos conjuntos”, manifestó.

Tanto desde el Establecimiento Don Leandro, los productores asociados a su cadena productiva y el INYM, coinciden en que el desarrollo económico del sector yerbatero no tiene por qué estar desvinculado de una relación armónica con el medio ambiente.

Es por esto que, en el congreso organizado por la Fundación Expoterra, Szychowski hizo referencia a las iniciativas que promueve el INYM en la actividad yerbatera, con programas que fomentan la producción lo más cercana posible al hábitat original de la planta de yerba mate. “Tenemos en marcha convenios para que los productores puedan incorporar árboles nativos en los yerbales, que no solo den sombra, sino que también hagan que vuelvan las aves que combaten aquellos insectos dañinos para las plantas”, recordó.

“Estamos acá para conocer cómo va el mundo en los temas de Derecho Ambiental, para aprender y ver qué normas debemos adoptar nosotros”, concluyó el presidente del INYM.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password