Carne de laboratorio: “No tenemos que criar al animal entero”

Compartí esta noticia !

La revolucionaria práctica de la carne cultivada en un laboratorio, que no tiene origen animal, es parte del proyecto de la empresa británica Ivy Farm Technologies.

Próximamente en el mundo se podría tener acceso a esta producción de carne, que no tiene origen animal sacrificado en mataderos y es producto de la revolución en los laboratorios. En este caso contaremos el ejemplo del desarrollo de la empresa británica Ivy Farm Technologies. ¿La probarías?

A simple vista, es evidente que no es una granja convencional. Generalmente uno espera que en un laboratorio se desarrollen medicamentos, no albóndigas, pero no solo en esta “granja tecnológica” se pone en juego el futuro de la carne animal.

Uno de los expertos Rowan Rimington, expresa: “No tenemos que hacer crecer al animal entero, podemos cultivar las partes que queramos, que sean nutritivas y deliciosas”.

El experto la comparó con una fábrica de cerveza. “Es como una pequeña fábrica de cerveza artesanal, pero en lugar de elaborar alcohol, elaboramos carne.

Se están invirtiendo millones de dólares en esta carne que se cultiva en laboratorio. La misma es producida a partir de células animales, en lugar de alternativas vegetales. El gran objetivo de estos lugares es producir sin criar, ni matar animales, con el fin de erradicar las preocupaciones éticas, además de mitigar las consecuencias ambientales del proceso.

La empresa ubicada en el Reino Unido, no es la única que está invirtiendo en este desarrollo.

Un paso muy importante para estos laboratorios, es que los organismos reguladores están de acuerdo con el desarrollo de estos productos. Esto puede significar que la carne de ternera, cerdo, o pollo, podrían estar muy pronto en la mesa de los consumidores.

Te puede Interesar  Brasil y EEUU aseguran que Maduro dejará el gobierno de Venezuela, pero no saben cuándo

¿Cómo se crea esta carne de laboratorio?

Rowan Rimington, jefe de ciencia celular de Ivy Farm Technologies, explica: “Todo empieza con una muestra de tejido, que se descompone para obtener las células. Estas células son muy puras, es músculo puro, grasa pura. Una vez que hemos tomado esas células, se trata de hacerlas crecer. Les damos una alimentación líquida, al igual que los animales, las células necesitan una variedad de nutrientes: carbohidratos, vitaminas, minerales, grasas, proteínas…”

El equipo de expertos desarrolla la mejor mezcla de nutrientes para que las células crezcan con rapidez y eficacia. Cuando están listas para la producción, el proceso continúa en grandes tanques de fermentación.

Ivy Farm Technologies, tiene un biorreactor llamado Betty, un tanque de 600 litros que puede producir hasta 2720 kilos de carne cultivada al año.

Uno de los grandes avances de la empresa es un producto de picadillo de carne de cerdo, pero a su vez trabaja con células de pollo y carne de ternera.

El proceso de las células hasta llegar al picadillo de carne de cerdo, dura alrededor de 3 semanas.

¿Qué sabor tiene esta carne cultivada?

La fábrica cuenta con un chef encargado del desarrollo del producto, cuyo nombre es Mark Schomberg, quien detalla al proponer una comida realizada con esta carne cultivada.

“Para unas albóndigas de cerdo cultivado, con una rica salsa de tomate y espaguetis, tienen un 65% de carne cultivada, salsa y los espaguetis. Esto es probar el futuro. Va a saber a carne, porque es carne”.

¿Cuánto es el costo?

Uno de los temas de discusión, más allá del sabor es cuánto pagarían por consumir alguno de estos productos. En 2013, el precio superaba los U$S 300000 dólares. Que fue lo que costó la primera hamburguesa de carne cultivada en un laboratorio, en el mundo.

Te puede Interesar  Transformar nuestros sistemas alimentarios para tener personas, un medio ambiente y economías saludables

Rowan Rimington , afirmó: “Podemos producir algo parecido, en nuestra planta piloto, por menos de U$S50. Aún es demasiado para comercializarlo, así que queremos llegar a U$S5 y luego a menos de U$S1”.

Para lograr este objetivo, la industria de la carne cultivada necesita encontrar una forma de obtener materiales más baratos, para cultivar su carne. En la actualidad Ivy Farm alimenta sus células con nutrientes comunes de la industria biofarmacéutica, en pequeñas cantidades y a precios elevados. Pero en el futuro esperan obtenerlos de materias primas y alimentos. Esto podría abaratar el proceso y el costo del producto final.

¿Qué se espera en el futuro?

Rimington es positivo en cuanto a la aceptación y al futuro de la carne cultivada en laboratorios. “Creo que toda la industria de la carne cultivada se volverá híbrida primero. Podría ser un híbrido con alternativas vegetales, o una mezcla con carne tradicional”.

Estas empresas, tienen que demostrar que pueden crecer, satisfacer a los reguladores y atraer consumidores. Al menos en el Reino Unido, un tercio de los consumidores están dispuestos a probar carne cultivada en laboratorios, de acuerdo a la Agencia de estándares alimenticios en 2022.

Rimington ante este desafío opina: “Una vez que la gente entienda el proceso y los beneficios, superarán algunas de sus dudas. Si es nutritivo, sabroso y tiene el precio adecuado, creo que lo aceptarán”.

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin