Cierre a las exportaciones de la carne: algunos datos para entender el conflicto

“El freno a las exportaciones de carne vacuna no bajarán la inflación. Porque la inflación no se origina en el precio de la carne, se origina en la emisión monetaria. No sólo sube el precio de la carne, suben todos los productos y servicios de la economía. No tenemos un problema de precios, tenemos un problema de moneda, cada vez se necesitan más pesos para comprar la misma cantidad de carne, nafta o tomates”, señaló David Miazzo, economista jefe de la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina.

“Con la suspensión de las exportaciones de carne de vaca ponemos en riesgo miles de empleos. La cadena de la carne de vaca genera más de 400 mil empleos. El cierre de las exportaciones pone en riesgo a más de 100 mil familias, que son los puestos de trabajo relacionados al circuito de exportación. En un contexto donde la pobreza en Argentina alcanza al 42% de la población.” Natalia Ariño – Economista Jefe FADA

Mismos precios con menos empleo y menos inversiones. “La medida de frenar las exportaciones de la carne terminan en un efecto contrario. La inflación y una menor producción de carne harán que los precios terminen subiendo igual”. Las intervenciones sobre las exportaciones pueden bajar los precios de la carne en el corto plazo, pero NO en el mediano plazo. Es decir, vamos a tener los mismos precios, pero menos producción, empleo, inversión y exportaciones. La cadena de carne bovina genera más 3.000 millones de dólares anuales en exportaciones y 400 mil empleos, de los cuales 100 mil se generan en el circuito de exportación. David Miazzo – Economista Jefe de FADA

Aumentos de precios, la mochila de los impuestos: 1 DE CADA 4 PESOS EN UN KILO DE CARNE SON IMPUESTOS. En el kilo de carne pagamos 28% de impuestos. Esto tiene que ver con cómo la carga de los impuestos va pesando a medida que el producto va pasando por los eslabones de la cadena. Tiene que ver con cómo se van conformando los precios a lo largo de la cadena de los productos, en este caso de la carne. Teniendo en cuenta que los impuestos afectan al nivel de precios, pero no afectan la evolución. Es decir, bajando los impuestos ayudamos a bajar el precio de la carne por ejemplo $100, aliviando nuestros bolsillos. Luego en el tiempo por efecto de la inflación, puede que siga subiendo, pero permite ir aliviando nuestros bolsillos.

El cierre de las exportaciones es lo opuesto a lo que necesitamos para salir adelante. El problema de Argentina no es que la carne y otros productos están caros, sino que los argentinos no podemos pagarlos. Venimos perdiendo poder adquisitivo desde el 2018, como consecuencia de la caída de la economía, la inflación y la devaluación. Lo que necesitamos es generar más empleo, actividad económica e inversiones.

“Nos alcanza para abastecernos, y a la vez, exportar. En el contexto de la suspensión de exportaciones a la carne, cabe aclarar que, Argentina no cuenta con un problema de abastecimiento al mercado interno. Consumimos, 48 Kg. carne vacuna por persona, por año, pero a su vez, exportamos el 29% de la producción. El problema es el acceso al consumo de carne vacuna, por falta de generación de empleo e ingresos, con pérdida de poder adquisitivo. Nicolle Pisani Claro- Economista FADA.

¿Qué pasó cuando se cerraron las exportaciones en 2006?

En un principio se habían cerrado por 180 días, pero terminaron intervenidas por 9 años.

El precio igual subió, el kilo de asado pasó de 2,70 dólares en 2006 a 8 dólares en 2012, hoy vale 6,80 dólares.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password