Crisis económica y un factor común: coronavirus

Compartí esta noticia !

Sin dudas el COVID19 marcó fuerte el estilo de vida de todos los países, y se han tomado decisiones importantes, pero no necesariamente tienen que ver con ayudar a la economía. En muchos países se dictó el confinamiento obligatorio, de manera más estricta o no tanto, por periodos más prolongados de tiempo en algunos casos o con mayor flexibilización en otros. 

En esta ocasión busco analizar las medias adoptadas por diferentes países, su impacto en la propagación del virus, pero sobre todo las consecuencias económicas de dichas decisiones, con el fin de aportar algo de información a la discusión respecto a si es preferible acabar cuanto antes con el confinamiento para evitar el colapso económico o priorizar que el contagio se siga propagando.

La crisis presente

En el primer trimestre el PIB de China cayó un 6% y, en un mes, en Estados Unidos se perdieron 23 millones de empleos. Las economías de los países europeos corren con la misma suerte. Si nos acercamos más y miramos a los países de América Latina, los cuales ya venían con sus economías debilitas, donde el periodo entre 2014 y 2019 fue el de menor crecimiento desde la década de 1950, a medida que avanza la propagación del virus la crisis sanitaria, económica y social se hace sentir cada vez más.

Si bien, se vuelve difícil dimensionar la duración y cuantificar los efectos de la crisis económica, se espera que sea la mayor crisis económica y social en décadas, superando la de 2008. Estás expectativas empeoran cuanto más se alarga el confinamiento, ya que obliga a seguir deteniendo la actividad productiva de las empresas y los ingresos siguen cayendo. Esta situación nos obliga a comparar las decisiones que han tomado en diferentes países y ver cómo les fue tanto en materia sanitaria como económica.

Fuente: elaboración propia en base a datos de Johns Hopkins University, 8 de Mayo de 2020.

En el cuadro anterior se presentan las cifras de infectados y muertes por COVID-19 en diferentes países, con el fin de evaluar la efectividad sanitaria de las medidas implementadas.

Te puede Interesar  Analistas anticipan buenas perspectivas para el país en los minerales de la transición energética

Nueva Zelanda

Sin dudas el caso más exitoso, con sólo 1490 infectados y 21 muertos. El secreto de su éxito estuvo en la rapidez con las que se tomaron las medidas para frenar los contagios: con menos de 12 casos cerraron las fronteras, se impuso la cuarentena a quienes llegaban al país, implementó el confinamiento y armó una fuerte operación de testeos y seguimientos de casos. Les tomó un mes declarar el triunfo sobre el coronavirus, ya que si alguien se infecta, sabrán de donde proviene el contagio y controlarlo. Las fronteras siguen cerradas y ahora buscan reactivar la economía y no la vida social.

De este modo, la economía sentirá el impacto negativo pero las medidas implementadas a tiempo hacen que dicho impacto sea transitorio y, además, la economía neozelandesa era fuerte antes de la llegada del virus.

Los países Nórdicos

Estos países tomaron medidas diferentes entre sí. Suecia fue el de las medidas más laxas, ya que decidió priorizar la economía: continuaron abiertas las escuelas, bares, restaurantes y peluquerías. También es el país nórdico con mayor número de contagios y una tasa de mortalidad de 12,56% en relación a los infectados.  

Dinamarca, Noruega y Finlandia tomaron medidas más duras: cerraron colegios, universidades y comercios no esenciales. Sin embargo la población puede seguir saliendo pero evitando aglomeraciones. En cuanto a la economía, los Estados asumieron hasta el 90% de los sueldos de los trabajadores privados, si las empresas se comprometían a no despedirlos. De este modo, busca evitar el desempleo y que las empresas no se endeuden de manera excesiva para cubrir sus gastos.

Estados Unidos, España, Italia y Reino Unido:

Tal vez, el grupo de países que peor hizo las cosas: decidieron priorizar la economía pero todo se salió de control: se dispararon los contagios, colapsaron los sistemas de salud y las muertes se multiplicaron. Esta situación obligó a los gobiernos a tomar medidas más duras para evitar los contagios y, por ende, se afectó la economía. Pero el hecho de que no se haya controlado a tiempo la expansión del virus, hace que no puedan predecir cómo salir del confinamiento y comenzar a regresar a la normalidad. Entonces la industria y el comercio siguen sin funcionar, se multiplica el desempleo y las empresas se endeudan cada vez más para cumplir sus obligaciones. Sobre todo en España e Italia, que no cuentan con un Banco Central que pueda tomar las medidas necesarias para aliviar la economía.

Te puede Interesar  Herrera Ahuad entregó elementos educativos para los hogares de niños

Argentina:

Las medidas sanitarias que se tomaron en el país fueron buenas para frenar la ola de contagios y evitar el colapso del sistema de salud. Sin embargo, la realidad económica del país ya era mucho peor que la de los países mencionados anteriormente. Por ejemplo, en el siguiente gráfico, presentado por la Organización Internacional del Trabajo, se puede observar el crecimiento económico y la tasa de desempleo que han tenido diferentes países del mundo en 2019, escenario previo al covid-19.

Mal de muchos…….

Dice el refrán, pero que al mundo desarrollado le haya afectado igual que al resto no deja de ser una oportunidad de que haya acciones globales que permitan una pronta recuperación de todo el mundo, el mundo desarrollado lo necesita. Sin ir más lejos solo China participa del 20 por ciento de la cadena productiva mundial….y necesita que el mundo se recupere para seguir creciendo. El momento a atender es que cuando esta fase comience, no nos quedemos afuera.

About The Author

Compartí esta noticia !

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin