Cumbre de multinacionales pasteras y madereras para analizar inversiones tras 10 años de congelamiento por Botnia

Después de 10 años de congelamiento por el conflicto que causó la instalación de la pastera Botnia, las grandes empresas pasteras y madereras -todas multinacionales- que controlan enormes extensiones en Misiones, Corrientes y Entre Rios, vuelve a analizar inversiones fuertes en la Argentina. Y esta semana será clave para esta nueva etapa.

Hoy y mañana se desarrollará en el hotel Brick de Buenos Aires una cumbre de ejecutivos top del sector, donde por primera vez en más de 10 años van a discutir en un seminario las perspectivas para nuevas inversiones. Una de ellas es una nueva planta de pasta celulósica, posiblemente a instalarse en Corrientes.

Otras son el aprovechamiento de la biomasa para hacer energía (Corrientes y Misiones son la “Arabia Saudita” de la biomasa) y la industria de paneles y tableros de madera, que es la segunda que más factura detrás de la producción de pasta.

El evento es tan importante que hablarán por primera vez en años en un seminario público, los máximos ejecutivos del negocio forestal en la Argentina, encabezados por Douglas Albrecht, presidente de Celulosa Argentina y Pablo Mainardi, CEO de Arauco Argentina.

Otros ejecutivos importantes que disertarán son Manuel Sobrado, del Grupo Insud, y ex directivo de las empresas de Franco Macri; y Agustín Fernández Bonilla, del Grupo Egger, que compró hace unos meses los activos de otro gigante forestal chileno en la Argentina, el Grupo Masisa.

También habrá representantes del gigante brasileño Fibria -una de los tres productores de celulosa más grandes del mundo junto con el chileno Arauco y la brasileña Suzano- y del Grupo Pomera, que reorganizó los activos forestales de Shell en la Argentina y Paraguay.

Francisco Cabrera busca atraer inversiones

El seminario tiene el respaldo del gobierno Nacional. El ministro Francisco Cabrera será uno de los oradores. También tiene el fuerte respaldo del gobierno de Corrientes, cuyo ministro de la Producción, Francisco Vara, explicará todos los proyectos que avala o impulsa su gobierno.

No hay invitados del gobierno de Misiones ni Entre Ríos. Ambas provincias tienen una posición oficial más borrosa respecto a las inversiones forestales, distinta a la de Corrientes, que alienta la instalación de una pastera abiertamente y grandes proyectos de generación eléctrica a partir de la biomasa.

Hay grandes capitales interesados en entrar y otros, quizás, en salir del negocio después de muchos años en la Argentina. Por eso el seminario de dos días se va a completar con una visita de dos días a establecimientos en Corrientes y Misiones.

Con base en Posadas, ejecutivos de grandes compañías de todo el mundo, invitados por la consultora neozelandza Dana, visitarán la planta de Arauco Argentina en Piray, el vivero de Bosques del Plata (de la chilena CMPC), el aserradero de Laharrague y Chodorgue y el de Grupo Tapebicuá (Celulosa Argentina) en Virasoro, entre otros lugares.

Descongelamiento tras 10 años

Hace más de 10 años comenzaba el conflicto por la instalación de Botnia en Uruguay, que enfrentó diplomáticamente a la Argentina y Uruguay por la supuesta contaminación que iba a generar la pastera. Esto tuvo consecuencias en la Argentina, para un sector cuyas inversiones quedaron congeladas o reducidas a su mínima expresión.

Mientras en Uruguay y Brasil los capitales forestales -sobre todo de la producción de pasta celulósica- crecieron y se inauguraron plantas como la brasileña Eldorado, la citada Botnia o más acá en el tiempo Montes del Plata, un joint venture entre Arauco y la finlandesa Stora Enso.

Brasil más que duplicó su producción en 10 años y ahora produce 15 millones de toneladas de pasta celulósica. Fibria, Suzano y Eldorado son las mayores productoras.

Chile es la cuna del negocio forestal en Sudamérica, con Celulosa Arauco y Constitución, la controlante de Arauco Argentina (antes llamada Alto Paraná) y CMPC, que controla Bosques del Plata, con importantes activos en Misiones. Producen conjuntamente casi 6 millones de toneladas.

En Uruguay está Botnia, que arrancó en 2007 y Montes del Plata, que suman una capacidad de 2,5 millones de toneladas.

Mientras tanto, en la Argentina se hicieron leyes que por ejemplo, prohibían el transporte de rollizos, en el caso de Entre Rios. En nuestro país se produce menos de 1 millón de toneladas anuales, la gran mayoría en la planta que Arauco tiene en Puerto Esperanza.

Pero mientras esto pasaba, enormes extensiones de bosques implantados desde los años 90, crecían y crecían. El Gobierno kirchernista pasó y ahora se comenzó un descongelamiento, los capitales mundiales consideran invertir en la Argentina.

El gobierno de Macri lo impulsa, Corrientes -de inmejorable sintonía con la Casa Rosada- lo impulsa. Misiones y Entre Rios, que tienen enormes intereses forestales, no tienen una postura oficial.

Hay madera y toda esa madera pide una gran industria pastera y grandes aprovechamientos de biomasa, que podría mejorar sensiblemente los precios que se pagan actualmente.

Hace un mes, el titular de la Sociedad Rural, en entrerriano Luis Etchevehere, llevó a los representantes de todo el sector a ver a Mauricio Macri a la Casa Rosada, e inauguró una mesa forestal para discutir temas para impulsar al sector y generar más empleo.

En diálogo con Economis, Etchevehere afirmó que la Argentina debe contemplar las invesiones en el negocio de la producción de celulosa, que estaban congeladas.  Macri incluso le pidió al gobernador de Entre Ríos, Gustavo Bordet, que se derogara esa ley que impide el transporte de rollizos de madera.

 

El programa del seminario organizado por la consultora forestal neocelandeza Dana

https://danaevents.co.nz/2017argentina/program

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password