Cunumí, la ternura hecha cupcakes

Compartí esta noticia !

El barrio recién comienza a despertar. Un par de torres nuevas, edificaciones con vista al río y casas elegantes. A pocos metros, la Escuela de Robótica. Es un punto de Posadas que, aunque con mucha historia en la ribera del Paraná, está mutando para convertirse en uno de los más modernos de la ciudad. Con la Costanera a cien metros y el microcentro a unos pocos minutos. En el corazón del nuevo desarrollo urbanístico, abrió sus puertas Cunumí, que se puede traducir como ternura en guaraní o joven, adolescente, en acepciones latinoamericanas. Y hay mucho de ternura en cada detalle de la tienda de cupcakes, hechas con minuciosa dedicación por Soledad Toth, quien es la chef y dueña, junto a su esposo Leandro Aguirre, del nuevo emprendimiento. Hay cupcakes de todos los sabores y con diseños especiales, a pedido del cliente, que compiten en sabores con las tradicionales chipitas y el mbeyú, que a veces está entre los productos más pedidos. 

Soledad y Leandro , padres de Thiago y Bruno,  desde hace tiempo venían planificando lo que hoy es Cunumí, como un necesario paso evolutivo de la pasión por la cocina que empezó a ser un negocio, primero con tortas y delicatessen a pedido. “El producto que buscábamos, que es la pastelería, era muy colorido muy coqueto y en función de eso se fue armando todo el resto. Queremos poder brindar una experiencia, no solo un producto. El mismo nombre significa eso: Tierno. Nos basamos, nos motivamos en función de esa palabra. Tanto el producto, la atención, el local. Todo creo que está motivado por esa esa palabra. Y nosotros también, desde que comenzó ella con su microemprendimiento, en casa, de cositas chicas, cumpleañitos, a tener esto ya un poco más industrializado, la verdad estamos muy contentos”, detalla Leandro, en un paréntesis de la inauguración realizada el jueves por la mañana, con un selecto grupo de invitados, entre los que estuvo Economis.

¿Empezaste en la cocina de la casa?

Empecé haciendo tortas, galletitas para cumpleaños, armando combos. Y después mirando la tele, me gustaban mucho las casas de cupcackes que salen en las películas de Estados Unidos. Entonces ahí nació la idea. Ahora hacemos cupcakes de todos los sabores e incluso temáticos, con algún chichecito. Armamos para cumpleaños. Armamos con personajes, con la Copa América. 

Te puede Interesar  Perú tiene el mejor restaurante del mundo y México la mejor chef

¿Y la gastronomía era tu pasión?

Si. De chiquita. Y estudié en el IGA. 

De la cocina a un rubro distinto. Su esposo, Leandro es arquitecto, de una familia dedicada a la construcción. En la cocina es más tradicional. 

Ambos saben que están apostando por una inversión en un tiempo complejo. Pero tienen todos los detalles estudiados. 

“Estamos puntualmente en una zona que se está proyectando en cuanto a inversión inmobiliaria muy fuerte este estamos rodeados de edificios que están empezando a vivir y otros por arrancar, entonces le apostamos mucho a ese apoyo que vamos a tener, desde los los departamentos de la gente que venga a estar en la zona y también estamos a cien metros de la Costanera, donde la gente viene a pasar un rato. No es un punto de paso. Tenemos mucho beneficio de eso. Ya hay mucha gente que nos pide por teléfono, retira las cosas calentitas y las lleva directamente a comer en la Costanera. O estacionan acá, hacen dos pasos y van a la Costanera. Es casi un punto estratégico sin estar en el centro. Es como un mercado distinto, acompañado de nuestro producto principal, que no es algo que hoy esté mucho en el mercado gastronómico”. 

“Un punto muy favorable para nosotros es el local. Lo tenemos con la empresa particular, entonces tenemos un punto a favor, en un nuevo punto estratégico, así que ya arrancamos con un pie positivo”, explica él. 

“Arrancamos gateando ya”, ríe ella. 

“La apuesta es al al producto y la capacitación continua que tenemos que ir dándole nosotros para hacer que esto sea algo serio y no un producto que pase de moda. No es un momento fácil, pero nosotros nos venimos preparando ya de hace un tiempo, no es una cosa que rompimos el chanchito y salimos, sino planificamos, con inversiones propias, paramos un poco nuestra casa e invertimos en esto viendo a futuro”, detalla Leandro. 

Te puede Interesar  Lanzan un "mate por la paz" para apoyar proyectos educativos de Scholas

Las puertas ya están abiertas. Por la tarde, todos los días de 17 a 20.30. Y martes y jueves, sábados y domingos, por la mañana.

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin