Defensa: Argentina recibirá el cuarto Patrullero Oceánico Multipropósito y avanza la opción de comprar submarinos a Francia

El último patrullero adquirido por Argentina a Naval Group zarpó rumbo a Mar del Plata. Además durante la reciente reunión del presidente Alberto Fernández con su par francés, Emmanuel Macron se avanzó en las negociaciones por la compra de cuatro submarinos tipo Scorpenes.

El patrullero oceánico ARA Contraalmirante Cordero (P-54), el último de las cuatro buques adquiridos por la Armada Argentina a la firma francesa Naval Group, zarpó desde Concarneau, Francia, con rumbo a su nuevo apostadero, la Base Naval Mar del Plata, donde desempeñará funciones en el Comando de la División Patrullado Marítimo.

De acuerdo al sitio Marine Traffic, la pasada noche el Contraalmirante Cordero ya había pasado por la península ibérica. La Armada Argentina estima que el buque arribará al país los primeros días de junio.

El astillero francés Naval Group había entregado el patrullero oceánico a la Fuerza hace un mes, en su momento. En aquella oportunidad, con autoridades argentinas y francesas, se había realizado la ceremonia de afirmación del pabellón nacional del buque.

La OPV ARA Contraalmirante Cordero (P-54)

Este navío pertenece a la nueva generación de OPV diseñadas por la compañía de defensa naval francesa Naval Group. Es una corbeta monocasco de 87 metros de eslora, 13,6 metros de manga y 3,8 metros de calado.

Este tipo de nave es propulsada por dos motores V16 diésel que le brindan una autonomía de 7.500 millas náuticas (13.890 kilómetros) navegando a 12 nudos y puede alcanzar una velocidad máxima de 21 nudos (aproximadamente 38 kilómetros por hora), con un casco especialmente reformado para la navegación en aguas próximas a la Antártida.

Su armamento es el propio para esta clase de embarcaciones: Un cañón de 30 mm marca Leonardo y dos ametralladoras M2 de 12,7 mm. Además, cuenta con una serie de sensores, radares y sistemas de guerra electrónica.

El buque cuenta con dos semirrígidos Zodiac Hurricane, uno de nueve metros y otro de 7,5 metros de largo; y uno extra de rescate, además tiene la capacidad de transportar un helicóptero de hasta diez toneladas.

Los submarinos Scorpenes

Argentina avanza en su plan de reconstruir su fuerza de submarinos adquiriendo 4 unidades en Francia. El contrato superaría los US$3.000 millones incluyendo logística, entrenamiento y sistemas de armas.

Recordemos que la Argentina se le perdió trágicamente en el océano el último submarino disponible. El ARA San Juan, con 44 submarinistas adentro. Además reparar el inutilizado ARA Santa Cruz, en Tandanor, nunca costaría menos de 200 millones de dólares.

Argentina cuenta curiosamente con excelentes submarinistas pero no tiene ningún submarino. Chile tiene 2, Brasil 4, Colombia 2 y Perú 6. En en Perú donde actualmente se forman los nuevos submarinistas argentinos.

“Todos sabemos que no hay un control real del espacio marítimo si no tienes un submarino. El submarino es una necesidad para que la Argentina haga valer sus derechos sobre su propio territorio”, dijo el ministro de Defensa Jorge Taiana en diciembre del año pasado. Por ello se avanza en esta compra de submarinos a Francia.

Se trata de proyecto de largo plazo que buscaría conformar una fuerza de cuatro submarinos convencionales clase Scorpene, desarrollados por la francesa Naval Group pero en la variante que actualmente fabrica Brasil en sus astilleros en Río de Janeiro.

Los clase Scorpène son submarinos de quinta generación empleados por las Armadas de Chile, Brasil, India y Malasia y cuentan con una potencia de maquinaria de 2.3 MW y una velocidad máxima de 21 nudos. En cuanto a sus dimensiones posee 66,4 m de eslora, 6,2 m de manga, 14,5 m de puntal, y 5,2 m de calado. A su vez cuenta con seis tubos lanzatorpedos de 21 pulgadas.

El costo de un submarino de estas características alcanzaría los 700 millones de dólares (US$ 2.800 millones por las 4 unidades, a lo que habría que sumar adicionalmente todo el aparataje anexo logístico, entrenamiento y sistemas de armas) por lo cual, y pese a que las Fuerzas Armadas cuentan con el Fondo Nacional para la Defensa (Fondef), una operación de esta envergadura requeriría de financiamiento internacional.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password