El ajuste salarial docente en Buenos Aires fue el quinto más alto del país

Los docentes de la provincia de Buenos Aires lograron el quinto ajuste salarial más elevado – 27,4% – de los 21 distritos del país donde ya se firmaron acuerdos anuales. Además, es el aumento más alto de las cinco provincias más pobladas del país. Por otro lado, con 17 días, Buenos Aires también ocupa el quinto lugar en la tabla de provincias en las que más días de clase se perdieron. La concreción de la paritaria bonaerense lleva el promedio nacional de ajuste salarial docente a 23,1%. Ahora, Santa Cruz y Chaco son las únicas provincias en las que continúan las negociaciones y las medidas de fuerza. 

Un informe de la de la Escuela de Educación de la Universidad Austral compara los paros docentes con las paritarias alcanzadas en cada provincia.

Luego de 17 días de paros entre marzo y julio, los docentes de la provincia de Buenos Aires aceptaron un ajuste salarial de 27,4 por ciento. En las ocho jornadas de paro nacional docente realizadas durante esos cuatro meses, se observó un acatamiento alto por parte de los maestros bonaerenses en seis ocasiones, mientras que la adhesión fue dispar en las restantes dos.

Solo los docentes de las provincias de Santa Cruz (84), Chaco (36), Neuquén (23) y Río Negro (23) llevaron a cabo más jornadas de huelga que los bonaerenses (17), contabilizando tanto las medidas de fuerza provinciales como las nacionales.

Ya concretado el acuerdo bonaerense, en los 21 distritos del país donde las paritarias docentes cerraron por el año – sin considerar cláusulas gatillo por inflación futura – el ajuste salarial promedio fue de 23,1 por ciento*, seis por ciento por encima de la meta inflacionaria del Banco Central de la República Argentina para el 2017.

En las nueve provincias donde hubo menos de ocho días de paro, el acuerdo promedio fue de 24 por ciento, mientras que en las 12 donde las medidas de fuerza se realizaron en más de ocho jornadas, el ajuste promedio fue de 22,45 por ciento.  

Así lo demuestra un informe de la Escuela de Educación de la Universidad Austral. Se trata de una investigación, regularmente actualizada, que analiza la relación entre la cantidad de días de paro y algunos datos como: nivel de acuerdo salarial, acatamiento a los paros nacionales, influencia en la cantidad de días de clase perdidos, etc.

*No incluye a la provincia de Salta, donde el sindicalismo docente acordó un 16 por ciento solo para el primer semestre del año.

Acatamiento de las provincias a los paros nacionales

Con respecto a los ocho paros nacionales de este año, además de en la provincia de Buenos Aires, casi siempre se vio una alta adhesión por parte de los gremios de CABA, Catamarca, Entre Ríos, Chaco y Santa Fe. En cambio, el acatamiento generalmente fue bajo o nulo en Chubut, Corrientes, Santiago del Estero y Mendoza. (Ver slide 11 del informe)

Por otro lado, el nivel de adhesión de los docentes a los paros nacionales ha tendido a la baja. Esta tendencia se reflejó en el grupo de los primeros tres paros de 48 horas del mes de marzo (6-7, 15-16 y 21-22): A medida que se avanzó en el tiempo, menos gremios provinciales se adhirieron y, en las que no lo hicieron, hubo menos acatamiento.

La misma tendencia se observó entre los paros de 24 horas de del 6 y 11 de abril. Si bien el primero fue un paro general de la CGT y el segundo exclusivo de los docentes, se destacó una clara disminución del acatamiento. 

CANTIDAD DE PROVINCIAS DE ACUERDO AL NIVEL DE ACATAMIENTO  

Impacto de los paros en el aumento de las paritarias

Los datos recolectados en el estudio ponen en tela de juicio la efectividad de los paros, incluso contando las medidas de fuerza provinciales. De hecho, en las nueve provincias donde los docentes pararon por menos de ocho días se alcanzó un ajuste salarial levemente mayor (24 por ciento) al logrado en las doce provincias que tuvieron ocho o más días de paro (22,45 por ciento). (Ver slide 9 del informe)

“La relación entre el ajuste salarial obtenido y la cantidad de días de paro demuestra una escasa diferencia en el resultado final promedio, lo cual abonaría la conveniencia de que los gremios cambien su estrategia de conflicto permanente, que ha deteriorado su imagen pública por la percepción del carácter ‘extorsivo’ de estas medidas”, afirmó sobre los resultados del informe el Decano de la Escuela de Educación de la Austral, Julio Durand.

Influencia del tiempo de resolución del conflicto en los días de clase

Contando tanto las medidas de fuerza provinciales como las nacionales, las provincias que cerraron sus paritarias en el mes de marzo tuvieron en promedio 7,7 días menos días de paro que las que cerraron en abril, 3,9 días menos que las tres que cerraron en mayo y 10,9 días menos que la provincia de Buenos Aires, que cerró en julio. (Ver slide 8 del informe)

Por otro lado, la utilización del decreto para aumentar los salarios no siempre se trató de un recurso de última instancia ante una negociación trabada. Por lo pronto, se empleó en San Luis para otorgar el aumento salarial más alto del país (50 por ciento promedio). 

Sin contemplar esta provincia, por su carácter de outlier, el promedio de aumento en las otras cuatro provincias que aumentaron por decreto – San Juan, Mendoza, Santiago del Estero y Tierra del Fuego – fue de 18,25 por ciento, casi cinco puntos por debajo del promedio nacional. 

Para Durand, “brillan por su ausencia las propuestas sobre la recuperación de los días de clases perdidos. Todo conspira para que el principal perjudicado, el gran perdedor de esta pérfida dinámica que cada año aprisiona a las escuelas, sea el alumno y su familia, especialmente quienes se encuentran en los estratos sociales más bajos, y más indefensos ante la pérdida de días de clase”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password