En una conferencia con abogados misioneros, Barra cuestionó la teoría del derrame y la supresión de regulaciones estatales.

En una conferencia con abogados misioneros, Barra cuestionó la teoría del derrame y la supresión de regulaciones estatales.

El día que un alfil de Milei defendió el rol del Estado y destrozó la teoría del derrame

Compartí esta noticia !

El liberal extremo, si no matiza su doctrina, termina siendo anarquista”. La frase no es de ningún crítico del presidente Javier Milei ni de ningún opositor. Pertenece al actual Procurador del Tesoro, Rodolfo Barra. Fue dicha hace dos años, en una disertación organizada por la Asociación Misionera de Derecho Administrativo (AMDA). No es la única frase llamativa, sino que forma parte de una secuencia en la que el especialista parece criticar al modelo de Gobierno que actualmente integra. De hecho, a diferencia de su rol en el Estado, en varios pasajes Barra destaca el rol del Estado como equilibrador del bien común y descree del concepto de “derrame”, muy utilizado por la economía liberal, que propone reducir los impuestos a las empresas y a los ricos de la sociedad como medio para estimular la inversión empresarial a corto plazo y beneficiar a la sociedad en general a largo plazo. 

“Toda externalidad positiva es infraestructura, generada por el sector público del ordenamiento. no se trata de otra cosa que del efecto expansivo del bien común, por mera presencia, por difusión automática. Es Infraestructura pública, es una externalidad positiva, la mera existencia del Estado y de sus instituciones en contra de lo que piensan los anarquistas, los anarquistas que en un sentido extremo, son también los liberales extremos. También el liberal extremo al final, si no matiza su doctrina, llega al anarquismo”, explicó Barra en su disertación a abogados misioneros. 

“Estas prestaciones estatales, las rutas, la conectividad en internet, generan una externalidad positiva, por la mera existencia, puedo llegar al pueblo por ruta asfaltada, energía eléctrica, más o menos cercano al aeropuerto, allí voy a establecer domicilio e inversiones. La segunda es cuando la externalidad incide sobre el sujeto. 

Te puede Interesar  Diputados trata hoy el proyecto de Presupuesto 2021

La segunda es distributiva”, detalló el ex ministro de Justicia de Carlos Menem. 

“Lo primero que tiene que tener en cuenta el gobernante es la acción en beneficio del bien común, que es el efecto benéfico sobre el todo. No se explica por benevolencia, sino por la automaticidad de los efectos positivos de los actos individuales en la vida social”, remarcó. 

En otro punto que parece contradecir los primeros días de la gestión de Milei, Barra asegura que “las cargas no deben pasar el punto de tolerancia”. 

“El punto de quiebre. Se debe medir en modos cuantitativo y cualitativo. Cuantitativo es si significa un sacrificio, pero hay buena educación, seguridad, salud. Son eficaces por resultados concretos, como una ruta, o la generación de energía. Pero las cargas no deben sobrepasar el punto de tolerancia. Lo cuantitativo es el valor en dinero, si es muy alto pasa el punto de tolerancia”, puntualizó. 

“ Si la carga genera externalidad positiva, son cosas concretas que me ayuden a actuar. Pasado este punto de tolerancia, viene la huida del inversor”, advirtió. 

Barra también coincidió con la mirada con el Papa Francisco, crítico del capitalismo extremo que se impone en buena parte del planeta. “No todo es automático, al derrame hay que ayudarlo. La teoría del derrame no se produce o no como debiera. La teoría dice que cuando el recipiente se llena, comienza a derramar, pero si a medida que vierto el líquido, crece el recipiente, el derrame es menor. No va a haber derrame o va a haber muy poco. Si crece el recipiente más que el líquido, nunca hay derrame. El recipiente lo acapara un sector de la población, se lo apropia y lo hace crecer demasiado, mientras vuelca menos líquido. La tarea del Estado es hacer con su regulación, con su legislación, con la Justicia, hacer que la proporción entre el líquido que se vierte, y capacidad del recipiente, sea proporcionada, para que siempre haya vuelco. Esto sin hacer que el recipiente quede estático, porque no habría inversión. Y que siempre haya líquido”, sentenció el ahora funcionario. Todo lo contrario al DNU de desregulación de la economía que presentó el presidente Javier Milei y que le quita al Estado todas las facultades de regulación de las relaciones económicas, incluso, por caso, las del Instituto Nacional de la Yerba Mate en Misiones.

Te puede Interesar  En plenario federal, organizaciones elevaron una serie de propuestas al Gobierno provincial

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin