El futuro presente: 1500 jóvenes misioneros se preparan como programadores del Silicon Misiones

Se repite que en el futuro los jóvenes trabajarán en empleos que aún no se han creado. Se replica que para un mejor futuro, la única alternativa es emigrar. Pero muchas veces los costos hacen inaccesibles esos sueños que, sin embargo, pueden comenzar a cumplirse en terreno propio. El Silicon Misiones, la gran apuesta para el desarrollo tecnológico de la Provincia, comenzó a brindar una serie de cursos de formación en el que se anotaron 1.500 jóvenes de distintos puntos de la provincia, para convertirse en futuros programadores, una mano de obra altamente calificada y muy requerida por empresas globales. 

“Con el tiempo veremos los resultados sobre la efectividad del curso virtual, pero en el caso de la programación, como es del área, es más efectivo. El curso tiene un ida y vuelta, a través de videos grabados que responden a las inquietudes. Antes de largar el curso de programación, hay uno que es de junior, que es introducción a la programación. Si estás flojo en matemática, lógica, podés recurrir al material grabado con tu profesor de manera virtual”, explica Lucas Romero Spinelli, diputado y uno de los referentes del Silicon. 

Los cursos de formación suman clases presenciales de electrónica, de reparación de celulares, de robótica y de automatización industrial, que va a ser virtual la teoría y la práctica, presencial.

El Silicon se prepara de este modo para atraer empresas, pero al mismo tiempo, formar el capital humano que las nutra. “Desde el año pasado son mini carreras, de 6 y 8 meses, que al terminar podés hacer una pasantía en una empresa grande. No hay título, es formación, es como pagarle a alguien los cursos que hay en Buenos Aires, que salen 100, 120 mil pesos”, señala el diputado provincial.

El último curso contó con un récord de participación. Más de ocho mil jóvenes de todo el país. Y 1.500 de Misiones, con un 30 por ciento de mujeres, un número también en alza. 

El salto cuantitativo es enorme. Las primeras ediciones de los cursos atrajeron a poco más de 300 jóvenes. El año pasado fueron 500. Ahora 1.500 y de numerosos municipios misioneros..

Spinelli reveló que los que se destacan en los cursos reciben después un intensivo de tres meses. “A esos, las empresas te los sacan de las manos”. 

Es mano de obra calificada que antes no existía y que puede llegar a cobrar hasta 1.500 pesos la hora. Y un dato marca el contraste de la velocidad de la demanda con la escasa oferta existente: las universidades sacan menos de diez ingenieros por año. Muchos no terminan el cursado o se quedan sin la tesis.

Las empresas tecnológicas no buscan títulos, sino que haya conocimientos. “De todos modos, certificamos que hayan superado los cursos. Por blockchain, ningún papel más. Código QR. Estamos testeando el propio, si no usaremos una blockchain federal, que se puede usar por el Estado o los estados, las universidades de manera gratuita”, explica Spinelli.

El desarrollo del blockchain propio es un trabajo en conjunto con Hacienda, el Fondo de Crédito y la Agencia Tributaria. “El objetivo final, que es más difícil de materializar, es el bono verde, con el resultado de las criptomonedas, pero puede haber tantas variantes en el proceso, puede salir con una criptomoneda, que de repente no tengas el bono verde y cuando salga el bono verde, lo enganchas con la criptomoneda, estamos trabajando las opciones.

Spinelli desgrana ideas a alta velocidad. Vuelve sobre sus pasos y retoma el hilo de la formación para el Silicon. “Es para que las empresas se tienten y vengan. Y que las locales crezcan, que es otro punto que hay que reforzar mucho, porque ellos llevan su bandera al lado nuestro, ahora vamos a hacer un relevamiento de empresas de software, que suena a algo viejo, pero vamos a ver qué beneficios ofrecemos y podremos saber cuántas empresas activas hay. Porque tenés desde el emprendedor que trabaja solo en su casa a pymes de desarrollo que no están en la vidriera. Deben haber muchos que tienen actividad informática, pero es uno solo, o son cinco, en informalidad asociativa, eso es imposible contabilizar cuando acá tenemos tantas empresas”.

Actualmente hay 80 empresas activas dedicadas a la informática en Misiones.  “Gracias al Polo Tecnológico empezamos a conocer a la gente que hace sistemas, una app. Los que están instalados son uno o dos, que tienen mucho laburo, pero después hay muchos más. Hay mucho celo profesional entre ellos también”, describe.Entre los beneficios de identificarse, Spinelli apunta al respaldo para conformar Sociedades o transformarlos en autónomos para formalizar también los canales de ingresos y tributarios. “Está bien jueguen con Paypal todavía, 1.500 la hora, ese el promedio, el que te hace algo y sabe, cobra 1500 la hora. Hay que ir trabajando sin descuidar al emprendedor que no es tan tecnológico, pero también entra en el Silicon. En el Parque Industrial desarrollamos el Proyectate, con una aceleradora de ideas. Es una incubadora de proyectos, en la que un jurado va a seleccionar ideas y después competirán por un crédito y mientras tanto contarán con un plan de marketing, la tienda e-comerce y el posicionamiento.  El éxito va a ser que fulanito que vendía 10, ahora venda 1000. Este grupo de gente que se armó va a estar para venderle el producto al ganador seleccionado”.

0 Comentarios

Dejanos tu comentario

[bws_google_captcha]

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password