“El mapa y la ruta” de la marihuana en el Paraguay

La Secretaria Nacional Antidrogas (SENAD) de Paraguay elaboró un informe denominado “Orígenes y destinos de la marihuana” donde detallan los puntos de elaboración y los mercados que abastecen.

Tras varios años de investigación, la Senad determinó desde donde y cómo se mueve la droga en el vecino país, hacia mercados como el Brasil, la Argentina y Chile.

Mediante las incursiones, investigaciones y procedimientos de la última década, la Senad elaboró un diagnóstico sobre la producción de marihuana en Paraguay. Es así que se elaboró la ruta de la marihuana que grafica características singulares relacionadas directamente entre el origen y el destino final de la droga. 

El informe detalla que para el narcotráfico la producción de marihuana a escala internacional, tuvo que adecuarse a la geografía nacional, de tal modo a surtir los mercados de consumo de al menos 5 países. De esta forma, las remesas de cannabis a Bolivia y principalmente Brasil emergen desde norte de la región oriental, mientras que traficantes de  Argentina, Chile y Uruguay se abastecen de plantaciones  del sur del país, donde utilizan al rio Paraná como vía de escape y circulación.

Anteriormente, la marihuana producida en nuestro país se concentraba con mayor impulso en los departamentos de Amambay, Canindeyú y San Pedro. Estos tres departamentos acaparaban el mercado fronterizo con el Brasil por décadas. Si bien Argentina ya se constituía como el segundo país de destino, los envíos a dicho país no alcanzaban el ritmo necesario para cubrir la demanda.

A este escenario se les fueron sumando nuevos departamentos como; Caaguazú, Itapúa, Alto Paraná, Ñeembucú y Misiones. Aunque estos dos últimos no cuentan con plantaciones considerables, cumplen un rol fundamental para el ingreso de toneladas de la droga a través de la hidrovía Paraguay-Paraná y localidades limítrofes con la Argentina. 

Así la región oriental se fue configurando en una zona norte de exclusivo destino brasileño y una zona sur con una producción preparada para Argentina y Uruguay.

En el caso de Chile, más allá de las complicaciones que pueden representar para los narcotraficantes sacar cargas del departamento de Itapúa, atravesar la geografía Argentina y finalmente adentrarse en territorio chileno, los riesgos ofrecen la cotización más alta de la región. 

Ante este contexto, la SENAD en el 2019 desarrolló alrededor de 8 grandes operativos que requirieron de la colaboración de los gobiernos del Brasil y la Argentina. Estas operaciones de gran envergadura alcanzaron la destrucción de alrededor de 4 MIL 576 TONELADAS. Estas intervenciones golpearon de manera significativa al narcotráfico, ocasionando pérdidas de al menos 137 MILLONES DE DÓLARES.

La “operación Integración”, concretada con la Argentina en la Reserva Natural San Rafael, Itapúa, sumó una nueva misión, conformar equipo interinstitucional junto con el MADES y otros entes, para hacer frente a los daños causados por el narcotráfico en áreas protegidas del país. Estos esfuerzos de conservación concluyen que los narcotraficantes buscan cada vez más paisajes boscosos, a menudo en parques nacionales.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password