El nombre de la Rosa

Compartí esta noticia !

En la Colonia Alemana, Olegario Victor Andrade, localidad que se encuentra en el centro sur de Misiones, Ruben Da Rosa y Fausto Wakita, amigos y socios, iniciaron un emprendimiento de floricultura hace aproximadamente dos años, con un vivero dedicado exclusivamente al cultivo de Gerbera y Lisianthus. Hoy ese vivero es tomado como ejemplo para replicar la producción en las serranías cercanas y convertir a Misiones en una provincia también productora de flores. 

Todo inició como una idea de incorporar un cultivo nuevo a Misiones, ya que estas especies estaban fuera, en la localidad de Santa Rosa, Corrientes. “Fue algo que lo hablamos con mi socio, probar cómo funcionaban en Misiones estas variedades y ver una alternativa de adquirir los cultivos sin la necesidad de trasladarse hasta la ciudad correntina”, contó Da Rosa en una entrevista con Economis

La idea se consolidó y decidieron alquilar un espacio físico en el municipio de Olegario Victor Andrade, y plasmar así su emprendimiento, con las primeras plantaciones de Gerbera, que tuvieron una aceptación inmediata (se la conoce como “margarita africana” y es usada típicamente para adornar el jardín o los ramos de flores y crecen en roseta) Esto los llevó a intensificar la producción e incorporar otras especies como el Lisianthus, que también “funcionó muy bien”. Un ramo de Gerberas vale entre 9 y quince mil pesos. 

El lisianthus o Eustoma grandiflorum es una planta originaria de América del Norte, donde crece de forma silvestre. También se da en ciertas zonas de América Central. Posee una belleza especial, gracias a sus flores grandes que se parecen mucho a las rosas. Son de color blanco, azul, rosa o morado y se convierten en su mayor atractivo. Un ramo cotiza entre tres y cinco mil pesos. 

“El impacto que ha tenido el cultivo de estas especies nos sorprendió muchísimo, en ningún momento pensamos que iba a generar tanto en tan poco tiempo, el emprendimiento es muy nuevo, el 19 de marzo se van a cumplir dos años de que pusimos el primer plantín en la tierra roja”

Al ver el alcance que fue teniendo la propuesta de un cultivo “novedoso” para la provincia, Da Rosa junto a su socio, empezaron a ver la posibilidad de sumar otros productores para abastecer la gran demanda. “No se trata solo de abastecer al mercado misionero, sino que hay un mercado muy interesante que son los países limítrofes a la provincia, quienes adquieren cultivos de más lejos, entonces con este proyecto estaríamos abaratando casi un 80% de los costos de la logística que les implica a ellos traer desde otros centros productivos lejanos, esto quiere decir que el costo del producto final, también sería más económico”. 

Te puede Interesar  Cómo producir cerveza artesanal de manera segura

“Es un trabajo muy a pulmón el que hicimos y venimos haciendo para lograr una expansión dentro de Misiones, arrancamos  con lo que teníamos, y la demanda ha sido de un constante crecimiento por lo que empezamos a tener otra visión, pasó de ser un emprendimiento de dos personas, a proyectar una expansión en gran escala y esto podría radicarse como una nueva especie en el rubro de cultivo en la tierra colorada”, expresó Ruben. 

Contó además que para lograr ampliar la capacidad de producción, todo lo que ingresa al emprendimiento se reinvierte. Esta estrategia permite hacerle frente a todo lo que implica el cultivo de las especies, y sustentar la idea de expansión trabajando en proyectos como el de la Cuenca del Valle de las Flores. “Es un proyecto que además de buscar ampliar la producción, debe mantener la calidad de los plantines para poder entregar a los productores que quieran sumarse, brindando capacitaciones y formaciones, visualizando a Misiones como una provincia productora de flores, una gran posibilidad de diversificar más el cultivo, y de lo que sea que se haga”. 

“Es un gran desafío, pero nos apasiona la floricultura y vamos a seguir adelante”

Da Rosa resaltó la importancia de tener una base sólida y de calidad, manteniendo el objetivo y la visión que desprenden desde los inicios de su emprendimiento en el cultivo. “Arrancamos con 350 plantines de Gerbera y hoy tenemos alrededor de diez mil plantaciones, puede parecer un número grande pero son flores, las cuales cuestan juntar y necesitan mucho cuidado porque son muy delicadas, la ventaja es que tiene un plan de duración de cinco a seis años, por su parte el cultivo del Lisianthus se va cambiando cada temporada ya que es una planta de un solo corte o a lo sumo dos”.  

En la producción del vivero en Andrade, se encuentran trabajando Rubén, Fausto y por el momento dos productores más, teniendo como objetivo a corto plazo, “abastecer a todas las florerías de Misiones y después ver si podemos cruzar el charco paranaense”.

Te puede Interesar  Dejó la fotografía para instalar un hospedaje para motociclistas que recorran las rutas misioneras

“Hoy día estamos produciendo muy poco por el abastecimiento que hacemos que son a localidades cercanas, ya que no tenemos la capacidad de producción para salir y comprometernos con otras florerías, tenemos mucha demanda pero lamentablemente no podemos comprometernos con una producción escasa, este fue el motivo que despertó el interés de los entes provinciales ya que se dieron cuenta que nosotros solos no podemos abastecer toda la demanda del mercado”, afirmó el emprendedor.  

En cuanto al contexto actual del país, Rubén dijo que “la realidad no es muy positiva, pero Argentina siempre ha sido así, tiene sus altas y bajas, cuando repunte nuevamente, nosotros ya vamos a estar muy bien parados y vamos a salir más seguros al mercado de lo que queremos hacer, pero la visión del proyecto nunca la hemos cambiado a pesar de las circunstancias”. 

“Si bien hay representantes de la provincia que están interesados en aportar al crecimiento del emprendimiento, este es un trabajo que venimos haciendo con mi socio con mucha dedicación, y a lo que apuntamos como factor más importante es mantener la calidad del producto e implementar nuevas técnicas de cultivo, es decir que todo lo que se desarrolle  tenga el mismo concepto y resultado, tanto en la incorporación de productores, en la floricultura, como en otros productos que vamos a incorporar”, sostuvo Rubén.   

“Estamos formando una base sólida, con escalones sólidos, porque queremos una estructura y resultado de calidad, no apuntamos solamente a producir para el ámbito económico propio, esto también va a generar beneficios para los productores, como así también promover el turismo, de aquellos que quieran ver las plantaciones de flores que es algo muy vistoso, como es el caso de Holanda que es una belleza, es un plan de atractivo turístico a explotar  muy interesante y que embellece la zona, espero pueda suceder en algún momento”. 

Con esa idea de fomentar el turismo y la producción, desde el vivero realizan pequeños recorridos, por las plantaciones los fines de semanas y feriados, con una visita programada.

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin