El presidente Milei y su versión mejorada de “El arte de la guerra”

Compartí esta noticia !

Buenas y santas, queridos lectores.

Antes que nada, un saludo muy especial, desde mis pagos, al hermano del vocero presidencial Manuel Adorni, que consiguió trabajo en el Estado nacional con un sueldo de 2 palos y medio. Claro, pagado por todos los que votamos a la anti casta y a los que viven del Estado. ¡¡Con la tuyaaaaaa!!! 

También al ministro de Justicia de la Nación, que tiene un patrimonio de 33 mil palos. Eso demuestra que hay gente de verdadera vocación y entrega para servir a la comunidad y a la patria, conformándose con dejar el estudio jurídico por un magro sueldo de ministro. 

Ahora sí vamos al grano, el arte de la guerra se basa en el engaño. Por lo tanto, cuando es capaz de atacar, ha de aparentar incapacidad. Cuando las tropas se mueven, aparenta incapacidad. El Javi lo hizo y lo está haciendo con la Ley Ómnibus, demostrando incapacidad absoluta. 

El presi -eso sí- tuvo esta semana que pasó como lema de cabecera “a Dios rezando y con el mazo dando”. Declarando y despotricando por la red social X con más de 500 posteos por día, desde el muro de los lamentos. Si fuera mi hijo le saco el celular por perder el tiempo en eso y no hacer la tarea.

Dice “El arte de la guerra”: cuando las órdenes son razonables, justas, sencillas, claras y consecuentes, existe una satisfacción recíproca entre el líder y el grupo. Bueno, sus ministros no estarían teniéndola fácil porque parece que el vago se pone inestable. 

Pero lo cierto es que el escenario se ilumina con la figura de nuestro líder, el presidente Javier Milei, quién no sólo está cambiando la forma de hacer política, sino que también se aventuró en el mundo de cambiar las obras maestras literarias.

¿Quién dijo que la política no podía ser entretenida? Milei nos demostró que no sólo es un teórico de la economía y un político controversial, sino también un apasionado lector de clásicos. Su última hazaña, luego de tantas que nos cambiaron la vida, fue reescribir “El arte de la guerra” de Sun Tzu. Sí, leyó bien mi amigo lector, Milei tomó la antigua obra maestra de estrategia militar y la reformuló y convirtió en su propio manual político.

Te puede Interesar  Superávit positivo: una radiografía de las cuentas fiscales misioneras

“El Arte de la Guerra”, del general Sun Tzu, desalienta como estrategia pelear en varios frentes. Peeeeeero, en caso de ser ineludible el tema, sugiere que enfrentarse a varios enemigos requiere sabiduría, selección cuidadosa de batallas, conocimientos del terreno, diplomacia y la capacidad de adaptarse a las circunstancias cambiantes. Es decir, la clave es evitar la dispersión de recursos y energía, concentrándolos en los objetivos más importantes.

Por eso, el Javi desde Israel “le declaró la guerra a Hamas”, luego a todos los gobernadores, a algunos aliados suyos, a la UCR, y en 50 días echó a varios funcionarios propios.

En su particular versión del libro, Milei reinterpreta los principios de Sun Tzu en clave argentina. En lugar de “conoce a tu enemigo”, Milei propone “no importa el rival, es suficiente que por Twiter o X tildarlo de comunista, traidor, corrupto, putito, etc.”. Una táctica audaz que, sin dudas, añade un toque de picante a la política tradicional.

Otro de los principios clave que Milei destaca, es la importancia de la economía en la guerra política. En su versión, la famosa frase: “la suprema excelencia consiste en quebrar la resistencia del enemigo sin luchar”, se convierte en: “la suprema excelencia consiste en no mandar dinero para que se fundan los gobernadores…”. Lo que no entiende, o se hace el desentendido por conveniencia típica de casta, es que se está fundiendo la gente que vive en las provincias, y los gobernadores son un simple pretexto para seguir avanzando sobre el bolsillo roto de los argentinos. En pocas palabras propone: “aprobame todo, cagate en la gente que te votó y después veo que te puedo coparticipar”.  

Además, la plata de los impuestos es dinero que se genera en las economías de las provincias, que le dan al Estado Nacional para que administre. Bueno, podemos hacer una excepción con el hermano de Adorni, que ahora tiene trabajo. Eso es administrar el recurso escaso. ¡¡Con la tuya libertario!! 

Te puede Interesar  La oración y las promesas

En medio de toda esta controversia, el Javi se mantiene firme de paseo por Europa con su hermana, entre el descanso y una agenda muy importante. ¿No creen que es muy importante llorar y luego bailar en el muro de los lamentos, en este momento? Está claro que para nuestro líder, tal vez guiado por su fallecido perro Conan desde el más allá, su versión enajenada del arte de la guerra es el secreto para conquistar la arena política. Y no la estamos viendo.

En la guerra hay que ser sutil, discreto y silencioso. Intentar aparecer en los lugares críticos para atacar al adversario donde menos se lo espere. Pero no se estaría dando en Javier, que está todo el día en las redes sociales puteando a todo aquel que no piensa como él.

Dicen que los necios aprenden a fuerza de experiencia, yo prefiero aprovechar las experiencias de los demás y ahorrarnos quilombos. 

En definitiva, el presidente Milei -nuestro mesías- nos demuestra una vez más que la política puede ser impredecible y, en su caso, hasta divertida. ¿Será su versión de El arte de la guerra un bestseller? Sólo el tiempo lo dirá. 

Sun Tzu fue un militar, estratega y filósofo de la antigua China, cuyas victorias en el campo de batalla inspiraron a escribir “El arte de la guerra”. Javier Milei fue panelista de programas de TV -más bien showman en esos paneles- y de ahí saltó a presidente de la Nación.

Como siempre mis amigos, de un lado de la reja está la realidad, del otro lado de la reja también está la realidad. Lo único irreal es la reja. 

Hasta la próxima. Hay mucho pasto todavía para comer.

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin