Exclusivo Economis: la calificadora Moody’s pronostica que Misiones va a volver al superávit operativo en 2017

En un informe sobre la provincia aprobado el viernes pasado al que accedió en exclusiva Economis, la agencia Moody’s vaticina que Misiones volverá al superávit operativo en el 2017, tras incurrir momentáneamente en déficit en el año 2016 producto de  las mayores erogaciones que significaron los gastos en personal.

Este análisis independiente sobre la salud fiscal de la provincia, destaca varias fortalezas que diferencia a Misiones de sus pares de la región y de varios otros distritos del país: bajo endeudamiento, mayor producto bruto per cápita que otros distritos, y sobre todo, historial reciente de resultados operativos superavitarios (antes de pagar intereses de la deuda).

Para Moody’s, Misiones está bastante bien dentro de un país en el cual los números no mejoran, los déficit suelen crecer y los endeudamientos también se agrandan. ¿Cómo se logra en plena recesión y asimetrías que impactan en la actividad? En el Gobierno de Hugo Passalacqua afirman que la administración austera es una de las claves, la otra es la importancia de la recaudación propia que juega un rol fundamental para poder exhibir números bastante más sólidos que otros distritos.

De todas formas, la parte negativa es el creciente deterioro que experimentó Misiones -en linea con el resto del país- en sus cuentas desde el 2012 y que la llevó a incurrir en 2016 en un rojo operativo por primera vez en varios años.

Esto es que después de pagar sueldos, gastos de mantenimiento y funcionamiento de la administración e inversiones propias, la provincia venía demostrando un sobrante de caja. El año pasado ese sobrante desapareció y Misiones registró un rojo de $2.700 millones.

Antes, Misiones había tenido superávits operativos en 2012 ($15.800 millones); 2013 ($9.000 millones), 2014 ($13.300 millones) y 2015 ($6.800 millones).

Pero la buena noticia es que la provincia ya logró revertir ese rojo en el comienzo de este año. “Exhibiendo un superávit operativo de $761 millones en el primer trimestre”, dice el reporte de la calificadora.

En la línea quizás más importante del reporte de 8 páginas, Moody’s dice que “espera para el ejercicio en curso un desempeño como el de ejercicios recientes, con un superavit operativo (bajo)”.

Una de cal y una de arena

Para ponerlo en contexto. El Estado Nacional no tiene superavit operativo hace varios años, al contrario, tiene un deficit operativo creciente. Por supuesto, también muestra deficit financiero (tras pagar intereses de la deuda).

Y la administración Macri tiene como gran objetivo intentar alcanzar el equilibrio en 2019, al final del mandato, algo que todos los analistas dudan. A buena parte de las provincias les sucede lo mismo.

Incluso la administración de Cambiemos no pudo achicar el rojo operativo en su primer año. Y en este segundo año completo de mandato, 2017, quizás logre achicar un poco el rojo operativo solamente por los ingresos extraordinarios provenientes del blanqueo de capitales.

La mala noticia para Misiones es el déficit financiero. Que es el cálculo una vez que se pagan los intereses de la deuda. Y Misiones viene ostentando –como el resto de las provincias y la Nación- un déficit financiero desde el 2012.

Para atender este déficit financiero, la provincia lo que hizo fue refinanciar la deuda y estirar los plazos de vencimiento, de manera de no necesitar emitir nueva deuda, como hicieron una docena de provincias.

¿Quién es Moody’s y por qué califica a Misiones?

El análisis corresponde al informe que la calificadora Moody’s aprobó el 28 de julio pasado. Se trata de un informe de calificación crediticia de Misiones y Economis accedió en exclusiva a ese reporte que detalla el verdadero estado de las cuentas del Estado provincial.

Se trata de una evaluación independiente, realizada por una de las tres calificadoras más prestigiosas a nivel internacional (las otras son Standard & Poor’s y Fitch), que se debe realizar –obligatoriamente- a partir de los bonos que la provincia emitió para renegociar la deuda con la Anses.  Cuando la provincia emite deuda, debe contratar alguna de estas calificadoras para que auditen los números y emitan informes independientes para decirle a los inversores, cuál es, en su opinión, la capacidad de repago que tiene el emisor de esa deuda. En este caso, la provincia de Misiones.

Destaca varias fortalezas

En general, el reporte de Moody’s destaca varias fortalezas de la provincia respecto a otras jurisdicciones. Es por eso que en el reporte, Moody’s le ratifica la calificación crediticia a Misiones, que es de Baa3 con la perspectiva de “Estable”.

Entre otras fortalezas que destaca la calificadora de las cuentas fiscales de Misiones, están:

-El bajo nivel de endeudamiento de la provincia

-Su reciente historial de superávits operativos (antes del pago de intereses de la deuda)

-Producto Geografico per cápita levemente superior al promedio nacional

-Misiones es la principal provincia de la región nordesdte con un PBG que supera el 30% de dicha región, dice la consultora.

-La provincia no depende tanto como otras de las transferencias de la Nación (Coparticipación y otras). Apenas el 57% del total de sus ingresos.

-El presupuesto aprobado para 2017 “proyecta un satisfactorio superavit corriente de $1.904 millones”.

 

-Misiones bajó el stock de deuda de 41% de sus ingresos en 2011 hasta el 14% en 2016. Es decir, Misiones prácticamente puede pagar su deuda con el equivalente a dos meses de ingresos.

¿Y las malas noticias?

Si bien el tono del reporte es en líneas generales positivos, como toda calificadora debe remarcar los puntos negativos o las complicaciones que podría tener la provincia en el futuro para pagar su deuda, que actualmente es de unos $3000 millones de pesos. La gran mayoría está en poder del Estado Nacional y una muy pequeña porción está nominada en dólares.

En ese sentido, Moody’s destaca:

-Los constantes resultados financieros negativos (es decir, tras computar los intereses de la deuda)

-Presiones en el gasto en personal

– Una parte de su deuda todavía pendiente de resolución (se refiere a los bonos CEMIS, que todavía no han sido renegociados).

¿Es bueno o malo tener los números en orden?

El interrogante que surge, tras observar las consideraciones de una calificadora de estas, es el siguiente:

¿Cuánto le juega a favor y cuánto le juega en contra a la provincia, en sus negociaciones con Nación, el tener una salud financiera y una adminsitración más sana que otros distritos? Si bien el gobierno de Mauricio Macri llegó con un discurso de privilegiar a los distritos que hacen las cosas bien. En los hechos, la Argentina parece ser un país donde “el que no llora no mama”, y siempre se termina asistiendo al que lo necesita.

 

Martin Boerr

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password