Francia: El nuevo rey del fútbol mundial

“Les Blues” respetaron a rajatabla el libreto que implementó Didier Deschamps a lo largo del Mundial y se coronó rey del Mundo. Con la pelota parada como arma letal, abrió un nuevo partido gracias al infortunio de Mario Mandzukic, Antoine Griezmann rompió el 1-1 con un penal; Paul Pogba y Kylian Mbappé mostraron su categoría en el complemento para sacar diferencia de tres. Los croatas se pusieron a tiro a través de Ivan Perisic y cuando el juego era totalmente cuesta arriba, el astuto Mandzukic redondeó la cifra definitiva. El misionero Néstor Pitana, de buena labor, fue el encargado de impartir justicia. Luka Modric fue considerado el mejor jugador del Mundial.

Francia bajó la persiana en Rusia y se llevó, por segunda vez en la historia, la Copa del Mundo. Ante un estadio colmado no solo por fanáticos franceses y croatas, sino también de diferentes latitudes, dibujaban un marco imponente en Luzhnikí, Moscú. Emocionante, cambiante y vibrante partido final entre Francia y Croacia. Los de Zlatko Dalic, asumieron el rol protagónico desde los primero minutos, obviamente tomando los recaudos necesarios ante cualquier probable arremetida francesa a través del velocista Mbappé. Rakitic y Modric se hicieron ejes del juego, buscando amplitud en el terreno de juego para vulnerar la solidez defensiva de los “galos”.

Pero los hombres dirigidos por Didier Deschamps cumplieron al pie de la letra lo estudiado a lo largo de los siete partidos. Reducción de espacios entre la línea de defensa y mediocampo para que en el momento oportuno rompa el juego con la velocidad de Mbappé o bien con la pelota parada. Y el marcador se rompió por intermedio de la especialidad francesa. Griezmann fabricó una falta cerca del área rival. Él mismo se encargó de ejecutar el tiro libre que Mario Mandzukic, en su afán por rechazar, desconcertó a Subasic para abrir el marcador a los 18 minutos. El gol no traspapeló el plan de partido de los “Balcánicos” y prácticamente con la misma moneda pagó la igualdad.

Pelota trabajada. Preparada. Tiro libre frontal de Modric, Vrsaljko de cabeza la puso al corazón del área para la aparición de Perisic, que con un potente zurdazo estampó el 1-1 a los 28’ de juego. Cada uno movía sus fichas y sacaba a relucir una constante de esta Copa del Mundo, la pelota detenida: 48 sobre los 169 que se convirtieron en total.

Pero aún quedaba uno más para redondear esa cifra. La tecnología se descargó por completo en Rusia y la final no fue la excepción. Quizás fue el punto de quiebre del partido cuando recién transcurría el tercer cuarto de hora. El VAR visualizó mano de Perisic tras un córner, avisó al oriundo de Corpus, Néstor Pitana, y el árbitro revisó, dudó, volvió a la pantalla y sancionó penal. Después Griezmann hizo el resto del trabajo para pasar al frente una vez más.
 
En el complemento, los croatas quemaron las naves buscando la igualdad dejando espacios peligrosos de mitad de cancha para atrás. Con un pase profundo Pogba puso a correr a Mbappé para que a pura gambeta se meta al área, asista a Griezmann, este a Pogba que en segunda instancia, con gran categoría ponga el balón junto al palo para aplicar un verdadero mazazo a la ilusión de los “Blacánicos” y comenzar a acariciar la Copa del Mundo.

Y en un nuevo avance, a los 65’, apenas cinco minutos después del tercer gol, llegaría el turno del “niño maravilla”, Kylian Mbappé que apuntó y sorprendió a Subasic para el 4-1. Con el resultado amplió a favor, Francia mostró mayor aplomo y seriedad desde el orden. Griezmann, con luz propia,  mostró gran solidaridad para hacer brillar al equipo conduciendo los tiempos de acelere y pausa junto a sus socios predilectos: Matuidi y Pogba.

Lejos de bajar los brazos, Croacia, con esfuerzo, sacrificio y un gran espíritu continuó buscando reducir el marcador. Así lo demostró Mandzukic, que a los 69, presionó a Lloris y provocó el error del arquero de “Le Blues” para condecorar el resultado final.

Segunda estrella en el pecho para la selección que conduce Didier Deschamps, quien se suma en el selecto grupo de obtener la Copa del Mundo como jugador y director técnico. Lo esperaban Mario Zagallo (Brasil) y Franz Beckenbauer (Alemania). Además Kylian Mbappé se llevó el premio al “Mejor Jugador Joven del Mundial”, en tanto que Luka Modric fue designado merecidamente como “Mejor Jugador del Mundial”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password