Homenaje a Pedro Orestes Peczak y luchadores agrarios

Compartí esta noticia !

Por Graciela Franzen, secretaria de Derechos Humanos CTA Autónoma Misiones, en el acto por el XX aniversario de los Tractorazos (9 de julio 2022, plaza 9 de julio, Posadas). La lucha de los agricultores misioneros comenzó con la injusta distribución de las riquezas.

En 1936, organizados, con sus familias, niños adelante, mujeres y más atrás los hombres, decidieron pacíficamente marchar desde las colonias del centro de Misiones hacia Oberá, para reclamar mejores precios a sus productos. Fueron brutalmente reprimidos en una Masacre de la que se hablaba en voz baja y se trató de olvidar, no solo las víctimas, también los victimarios, cuyos hijos aparecieron, 40 años después, reprimiendo en la última dictadura.

En 1970, en la misma zona, los pequeños y medianos productores  se vuelven a organizar en el Movimiento Agrario de Misiones, MAM, que movilizaba más de 5000 agricultores marchando a Posadas, cortando  rutas.

Muchas veces fueron escuchados, consiguieron algunos logros, otras veces reprimidos.

También en las provincias vecinas de Corrientes, Chaco, Formosa y norte de Santa Fe, se formaron, en esa época, las Ligas Agrarias.

Llegaron a tener un alto grado de discusión política ideológica, organización, conciencia de clase, solidaridad. Por eso fueron brutalmente reprimidos, como todos los luchadores sociales, políticos, gremiales, estudiantiles y religiosos en el país y en los países vecinos durante el Operativo Cóndor durante la última dictadura cívico militar. 

Nos pidieron que hoy (9 de julio de 2022) en este acto por los 20 años de los Tractorazos sea recordado uno de sus máximos dirigentes y fundador del MAM, Pedro Orestes Peczak.

Te puede Interesar  Juntos por el Cambio cerró su campaña con la caravana de la esperanza

Cabe recordar que toda esa organización y lucha fue posible gracias al acompañamiento de grandes mujeres como Cecilia Feltan, gran oradora en los actos; de Susana Benedetti, escribiendo sobre el trabajo y la lucha de las mujeres agricultoras en el “Amanecer Agrario”, Revista oficial del MAM; de la docente Susana Beatriz Ferreyra y la licenciada en Trabajo Social, Estela Urdaniz, que daban claridad y fortaleza a la lucha; de Lourdes Lange de Hippler y tantas agricultoras que participaban de las reuniones, marchas y actos. Todas ellas y muchas otras, pusieron su tiempo, claridad, fortaleza, acompañamiento en cada reunión, en cada acto, en cada reclamo. Fueron perseguidas, secuestradas, torturadas, asesinadas, desaparecidas.

Pedro Orestes Peczak, junto a Anselmo y Valdimiro Hippler, de Puerto Rico y Leoni, fueron fundadores del MAM; junto a muchos otros, les costó convencer a los agricultores, que aún tenían en la Memoria la Masacre de 1936. Con Juan Figueredo, hijo de colonos de Campo Viera, recorrían la provincia, viendo la situación de cada lugar. Juan, como docente de alma, mientras hablaban, sentaba a niñitas y niñitos en su regazo y los enseñaba a leer y escribir desde los cuatro años. 

Como secretario Adjunto de ATE, junto a José Ramos, Secretario General, cedía nuestras instalaciones para que se reunieran todos aquellos que querían organizarse.

En 1975, como Diputado provincial, en pocos meses hasta que llegó el golpe, presento más proyecto que cualquier otro con mandato cumplido. 

En cada municipio, el MAM organizaba Unidades de Base. Julio Benítez, en  Bonpland; Esteban Titus, Juan Peczak, Epifanio Acevedo y Pedro Tarasiuk, en Jardín América; Gerardo de Olivera, Adan Holot, Savino Mendoza y Adelino Ferreyra, en Aristóbulo del Valle; Rosa y Eliseo Baidoski, Pedro y Mario Andrujovich, Juan Chiplinski, Luis Benke, en Campo Grande; Argentino Almeida y Amadeo Ceferino Ramírez “Toto” Duarte, en Campo Viera; Eduardo Zurakoski, en Panambí, por nombrar algunos.

Te puede Interesar  “Estamos ante el retorno a la neofilantropía en políticas sociales”

Todos ellos y muchos más fueron perseguidos durante la dictadura cívico militar. Podrían  haberse ido del país, como le ofrecieron a Pedro Peczak, pero decían: “¿Cómo vamos a abandonar a nuestros compañeros?”

De los más de 600 presos políticos en Misiones, la mayoría eran obreros rurales o agricultores organizados.

Al recuperar la democracia, sentimos la falta de nuestros compañeros detenidos y desaparecidos como Juan Figueredo, Luis Benke, Anselmo y Valdimiro Hippler, Estela Urdaniz; asesinados como Pedro Orestes Peczak, Susana Ferreyra y Julio Benítez.

La mayoría de los sobrevivientes, quedaron tan mal por las torturas físicas y psíquicas que murieron al poco tiempo de salir en libertad. Otros ya no se sentían con fuerzas para seguir luchando cuando se reorganizó el MAM. Cuando llegamos a los Tractorazos, en los años 2001 y 2002, únicamente  Argentino Almeida, Rosa y Eliseo Baidoski, de Campo Viera y Campo Grande, estaban presentes con sus viejos tractores; y en la Asociación de Pequeños y medianos madereros, AMAYADAP, el hijo de Pedro Andrujovich.

Por ello decimos: Memoria, Verdad y Justicia para todos los luchadores que nos organizamos para cumplir ese sueño, la utopía de “Un mundo mejor para todas y todos”.

30.000 compañeras y compañeros detenidos desaparecidos. ¡Presente!

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin