Impresoras 3D: La nueva revolución industrial

Compartí esta noticia !

Por Claudio Aguilar (*) – En las últimas décadas se han producido en el mundo grandes avances científicos, tecnológicos, en el campo de la medicina y en los procesos de producción, pero sin lugar a dudas hay un invento que producirá una ruptura de paradigmas en el modelo de producción actual: las impresoras 3D.
Estos equipos fueron desarrollados en los 80 por Chuck Hull, un inventor de EEUU destacado en el campo de la óptica iónica, que ideó el primer método de impresión 3D (la estereolitografía), y creó en el año 1986 la empresa 3D System que se dedica a la producción de estas impresoras y software para las mismas. Esta nueva tecnología ha saltado a la fama en el 2013, luego de un discurso de Barack Obama sobre los nuevos desafíos de la industria norteamericana, en el que expresó: “Hay cosas que podemos hacer, justo ahora, para acelerar esta tendencia. El año pasado creamos nuestro primer Instituto de Innovación en Youngston, Ohio.
Lo que una vez fue una bodega de almacenamiento es un laboratorio donde nuevos trabajadores están profesionalizando la impresión 3D que tiene el potencial para revolucionar la forma como hacemos casi todo”. Si bien en un principio su costo era inalcanzable y por lo tanto sólo podían acceder a esta tecnología las grandes industrias, en los últimos años algunas empresas han logrado fabricar impresoras 3D para escritorios, las cuales cuestan U$S 1300.
Si bien actualmente en nuestro país no se encuentra muy difundida esta nueva herramienta tecnológica, no hay dudas de que en un futuro cercano estarán disponibles y cambiarán rotundamente las formas de producción. Muchos son los informes y economistas que vaticinan que estas impresoras generarán una nueva revolución industrial comparable a la máquina a vapor, que va a cambiar toda la forma de producción, y los métodos que inventamos y producimos.
La producción personalizada en impresoras 3D va a sustituir a la producción manufacturera, la gente podrá producir su ropa y diferentes elementos de uso personal, las clínicas podrán producir sus prótesis a medida, podremos producir los repuestos que necesitemos para nuestros vehículos y equipos del hogar. Lo que impactará fuertemente también en los comercios, la logística y transporte regional e internacional. Estamos frente a un verdadero cambio de paradigma, lo que hasta hoy se daba por sentado como una realidad absoluta va a cambiar en pocos años, el negocio pasará por comprar y vender diseños por internet y materiales para las impresoras 3D, y en cada empresa o familia se producirá parte de las cosas que consumen.
IMPRESORAS 3D EN LAS ESCUELAS TECNICAS
Según los registros oficiales elaborados en los últimos años, la provincia de Misiones posee una de las poblaciones más jóvenes del país y este es un importante indicador que debe ser tenido en cuenta para implementar nuevas estrategias que lo conviertan en una ventaja competitiva. Si bien en nuestra provincia existen muchas cuestiones prioritarias por solucionar, lo cierto es que el compromiso con las generaciones venideras nos obliga a dotar a nuestros jóvenes de aquellos conocimientos que los preparen para los desafíos que se avecinan.
En este sentido, muchas medidas podrían implementarse como resultado de una alianza estratégica de cada Municipio con las organizaciones vinculadas a la producción y el sector del conocimiento, la UGD con su carrera de Ingeniería en Informática, la UNAM a través de facultad de diseño e Ingeniería y las escuelas técnicas de la provincia con formación sobre la materia. Incluso se podría crear un centro de capacitación y entrenamiento en el uso de nuevas tecnologías vinculado a un futuro Parque Industrial o disponer de un espacio en algunas instituciones para que esto se pueda concretar a la brevedad, si existe sinergia y trabajo en conjunto de las instituciones las herramientas de financiación seguramente estarán al alcance a través de proyectos de innovación del Ministerio de Industria y Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación o de otros organismos nacionales o provinciales.
No cabe duda que en las nuevas teorías del desarrollo, los territorios y sus instituciones son los actores indiscutibles de la construcción de su destino y que la única forma de lograrlo es potenciando el capital social, que es la capacidad que confiar, cooperar y trabajar en conjunto en pos de objetivos que trasciendan los intereses económicos y personales.
(*) Profesor Universitario, especialista en temas de Desarrollo Económico Local y microcrédito, miembro de la Fundación Misiones en Desarrollo

Te puede Interesar  Cinco tecnologías innovadoras para la educación

About The Author

Compartí esta noticia !

1 thought on “Impresoras 3D: La nueva revolución industrial

Comments are closed.

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin