La oración y las promesas

Dios premia en forma especial a los que le buscan en oración, y la fe está basada en creer las maravillosas promesas del Señor. Veamos qué nos dice la Palabra de Dios al respecto.

 

Hebreos 11:6 “Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan”.

Dios premia en forma especial a los que le buscan en oración, y la fe está basada en creer las maravillosas promesas del Señor. Nunca nos olvidemos que el disgusto de Dios con Israel fue precisamente que no pudieron creer en la promesa de tierra de bendición, de prosperidad y de abundancia. Muchas personas no creen en las promesas de Dios y por eso no agradan a Dios y no reciben la plena bendición del Señor, y de esa manera vivirán una parte del evangelio pero no el evangelio completo.

Pero veamos algunas de las grandes promesas que Dios nos hace en su Palabra:

LA PROMESA DE ESTAR CON NOSOTROS.

La presencia de Dios es fundamental, es vital para la Iglesia y para cada cristiano.

Éxodo 33:15 “Y Moisés respondió: Si tu presencia no ha de ir conmigo, no nos saques de aquí”.

Cuán importante es esta maravillosa promesa. Es fundamental para poder avanzar con certeza y tener éxito en el mundo espiritual. Dijo Jesús: “Separado de mi nada podéis hacer”, esto es una de las afirmaciones de Jesús más olvidadas. Hay una tendencia a la auto-suficiencia y a ponernos en automático, haciendo la acción, sin relación con Jesús, sin comunión con el Señor.

Es lo que llamamos un religioso. Que hace cosas por costumbre y porque la “ley” lo manda, por “el qué dirán” pero no se mueve por amor y en comunión con Dios.

Pero separado de Jesús no podemos hacer nada significativo, nada que verdaderamente trascienda en el reino espiritual.

Esta es una de las promesas más extraordinarias echa por Jesús: Mateo 28:20 “enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén”.

Este versículo afirma que para los que hacen la tarea de hacer discípulos es la promesa ¡y el Señor estará  cada día! No nos descuidará, nos escuchará y hará saber su perfecta voluntad.

Y con respecto a la oración esto es fantástico, ¡lo tenemos al lado! qué maravillosa comunión que podemos tener con Él. Por otro lado debemos pedir y anhelar fervientemente esta presencia maravillosa del nuestro Señor!

 

LA GRAN PROMESA PARA NUESTRA VIDA SOBRENATURAL.

Hechos 4:29 “Ahora, Señor, toma en cuenta sus amenazas y concede a tus siervos el proclamar tu palabra sin temor alguno.

Hechos 4:30  Por eso, extiende tu mano para sanar y hacer señales y prodigios mediante el nombre de tu santo siervo Jesús.»

Hechos 4:31  Después de haber orado, tembló el lugar en que estaban reunidos; todos fueron llenos del Espíritu Santo, y proclamaban la palabra de Dios sin temor alguno”.

Esta es la oración que la iglesia debe hacer siempre, que puedan predicar la Palabra y que haya siempre milagros, sanidades, señales y prodigios. No es algo opcional debe haber milagros como parte esencial del evangelio.

Porque así predicaban los verdaderos cristianos y así debemos predicar nosotros.  Porque dijo el apóstol Pablo que el Reino de Dios no es solo palabras sino poder. Y la Palabra de Dios era confirmada con manifestaciones sobrenaturales. Marcos 16:20 

Si predicamos, hablamos y no hay señales que le siguen a la Palabra entonces somos pura Palabra, solo palabra y no hay poder del Espíritu Santo manifiesto. Y así no es el Reino de Dios, porque según la Biblia, el Reino de Dios es sobrenatural.

Pero quiero darle la Promesa para la vida sobrenatural de milagros en el Centro Familiar Cristiano, está en Juan 14:12 “De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también; y aún mayores hará, porque yo voy al Padre”.

Y las obras son importantísimas pues revelan lo que hay más profundamente en el espíritu, y las obras hablan, las obras tienen un mensaje que trasmitir, así lo veía Cristo y así la iglesia del Señor lo tiene que hacer notar.

Juan 10:25 “Jesús les respondió: Os lo he dicho, y no creéis; las obras que yo hago en nombre de mi Padre, ellas dan testimonio de mí”

Lo apóstoles lo tenían totalmente asumido, había señales que debían seguir a los discípulos de Cristo, las señales era los milagros, y los milagros eran la marca de un verdadero cristiano.

 

LA GRAN PROMESA DE LA VIDA ETERNA.

La mayor oración que podemos hacer es la oración de pedir la vida eterna. Y la mayor promesa es que nos ofrece Dios es la promesa de vida eterna.  Aunque la Biblia habla de un castigo eterno para aquellos que rechazan el mensaje de Jesucristo, también ofrece vida eterna para aquellos que se deciden por seguirle. Dios te ofrece una vida nueva, llena de gozo, vigor y juventud.

Un versículo de la Biblia muy conocido es Juan 3:16, y dice así: “Porque de tal manera amo Dios al mundo, que dió a su único hijo, para que todo aquel que en Él cree, no se pierda más tenga vida eterna”.

Y el versículo 17 dice: “porque no envió Dios a su hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo fuese salvo por El”.

Otros versículos bíblicos que nos dan promesa de Vida Eterna:

“De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida”. (Juan 5:24)

“Y esta es la voluntad del que me ha enviado: Que todo aquel que ve al hijo y cree en él, tenga vida eterna, y yo lo resucitaré en el día postrero”. (Juan 6:40)

Cualquier promesa tiene una duración terrenal, y por algunos años, pero ésta es una promesa para  toda la eternidad. Cristo nos asegura la vida eterna, claro que si bien es por fe, la fe verdadera sin obras es muerta. A través de las promesas de vida eterna nos estimula a ser distintos y a cambiar de rumbo, por más que sea difícil.

Que Dios te bendiga y tengas una semana de victoria!

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password