COLUMNISTAS, POLITICA, Ultimas Noticias

La paradoja de la cuarentena

Compartí este articulo en:

Si nos encontramos con la misma enfermedad, con exactamente lo que sabemos hoy, creo que aterrizaríamos a medio camino entre lo que hizo Suecia y lo que hizo el resto del mundo”, admitió Anders Tegnell, el jefe epidemiólogo de Suecia, país que resuena en la Argentina por la comparación que hizo hace algunos días el presidente Alberto Fernández. Tegnell no recomendó una cuarentena a la Argentina, y todo parecía ir bien los primeros días. Hoy Suecia tiene 43.887 contagios y 4.656 muertes. 

La muerte es el destino de todo el mundo”, disparó, displicente, Jair Bolsonaro cuando le pidieron unas palabras por los muertos de Brasil, que desde hace días es el segundo país con más contagios -acumula 659,114- y el tercero con más muertes, con 35,456 muertes, apenas por debajo de Estados Unidos y el Reino de Inglaterra. En las tierras del carnaval hubo en las últimas horas un muerto por minuto por coronavirus. Bolsonaro optó por dejar de divulgar los datos. 

En la Argentina, un sector de la sociedad mira desde hace tiempo con añoranza el “modelo chileno” de crecimiento económico. Pero el modelo trasandino muestra, en plena pandemia, su peor rostro. El país gobernado por Sebastián Piñera es Chile, el hoy el decimotercer país del mundo con más contagios con 127.745 infectados y acumula 1.541 muertes. Los hospitales en Chile se colapsan y habilitan pasillos, patios y hasta calles. La capacidad de camas críticas está ocupada en el 96 por ciento de manera continua. ¿Por qué tantos contagios?  Hay un 20% de los chilenos que no tienen trabajo estable y necesitan salir cada día a ganarse el pan sin asistencia del Estado. Según los datos de la Universidad Nacional de Chile, la tasa de cesanteados es la más alta de los últimos 30 años. Llega casi al 15% en Santiago y a nivel nacional está a un 9%. 

Aún en el auge económico, la desigualdad y el acceso a servicios esenciales como educación y salud, es enorme. En todo Chile, con una población de 18.7 millones de personas hay apenas 813 camas de terapia intensiva. Por eso, el colapso fue inevitable, con hospitales al tope y pacientes asistidos en pasillos o hasta en la calle. 

Un simple dato permite dimensionar el resultado de las políticas y modelos. Misiones, con una población de de 1.3 millones hay 311 camas de terapia intensiva, entre recursos públicos y privados. El sistema de salud cuenta con 184 respiradores y 382 camas con gases (tubos de oxígeno). En los últimos años el sector público amplió su capacidad a 2.385 camas entre (críticas, moderadas y leves), mientras que el sector privado tiene 1749 camas. En total, hay 4.134 camas.

Cuando se habla de modelos se tiende a pensar que los de afuera son mejores. Y no lo son necesariamente. Nueva Zelanda, con buena parte de sus problemas económicos resueltos, comenzará a distribuir elementos menstruales en forma gratuita en las escuelas. En Misiones también. Y será la primera provincia del país en alzar esa bandera de igualdad que hace tiempo agitan los colectivos femeninos.

¿Por qué Misiones puede pensar en ese lujo en plena pandemia? Desde hace tiempo los recursos se enfocan en la educación, la salud y el desarrollo económico. La inversión en esos ejes se hace visible en estos momentos. Misiones fue la primera en poner en marcha las clases virtuales para los chicos en cuarentena, el sistema de salud está sólido y se diseñó un esquema de camas complementarias que ojalá nunca sea necesario usar para evitar un colapso como el que sacude a Chile y causó miles de muertes en todo el planeta.

En plena pandemia el gobernador Oscar Herrera Ahuad relanzó los programas Ahora, diseñados para fortalecer el consumo en medio de la recesión que asomaba en el último tramo de la alianza Cambiemos. Ese paquete de estímulo es hoy un hálito de vida para el sector empresarial que está, literalmente, paralizado. Los distintos programas generaron ventas en el último año por más de mil millones de pesos y ahora, con una inversión del Estado que rondará los 25 millones de pesos mensuales, se sumaron incentivos para el consumo formalizado a través de tarjetas de débito y crédito.

Los combos incluyen compras de hasta cien mil pesos y en 20 cuotas y descuentos especiales pensados para reencontrarse con los sabores misioneros en restaurantes locales.

Al mismo tiempo, Herrera Ahuad presentó un bono de cinco mil pesos para los trabajadores de la salud que están en la primera línea de la batalla. Será en dos etapas, entre junio y julio, similar al que reciben los policías y compatible con algún aporte que haga la Nación. 

La mesa de presentación, en la Residencia Oficial, marca el símbolo del momento. Junto al anfitrión se sentaron el ministro de Hacienda, Adolfo Safrán y el de Turismo, José María Arrúa -se prepara paquete para pymes del sector-, junto al intendente de Posadas, Leonardo Stelatto. Entre los invitados, el presidente de la Confederación Económica, Alejandro Haene, el gerente regional del Banco Macro, Miguel Ayala, el titular de la Cámara de Comercio de Posadas, Sergio Bresiski y de la Asociación Misionera de Bares, Restaurantes, Hoteles y Afines, Gustavo Alvarenga, entre otros representantes de distintos sectores económicos. Safrán hizo notar la paradoja de que en plena cuarentena, la recuperación pueda darse de manera rápida si se aprovecha el momento de tener fronteras cerradas y una enorme inyección de recursos del Estado provincial y nacional. Solo el Banco Macro volcó dos mil millones de pesos en créditos a empresas, a los que se suman los millones que aporta Nación a través de 270 mil IFE (Ingreso Familiar de Emergencia) y 2.900 créditos a empresas y autónomos. 

“Tenemos que acostumbrarnos a las fronteras cerradas”, coincidió un empresario gastronómico, aunque eso implica al mismo tiempo que el turismo seguirá sufriendo la ausencia de visitantes. De todos modos, sector público y privado se encuentran diseñando acciones para enfrentar la cuarentena y reactivar lo antes posible. No será sencillo, pero la coincidencia es explotar el verde naturaleza como bálsamo contra el caos de la pandemia. Experiencias, es el hilo conductor, incluso con ofertas a dos años. 

Después de las presentaciones, el Gobernador reveló detalles de lo charlado con el presidente Alberto Fernández durante su visita a Posadas. Cuando lo despidió, esa misma noche, había dejado claro que Misiones no modificó un ápice sus reclamos. “Seguimos con el compromiso de la gestión inclaudicable en la reparación histórica para la provincia de Misiones en el marco de un País Federal”, describió.
Ahora contó algunos de los temas tratados en la cena reservada con Carlos Rovira. A los tradicionales pedidos, como la extensión del gasoducto del NEA, gas a granel por el río o la autopista por la ruta 14, desde Paso de los Libres a San José, Herrera Ahuad le puso su impronta: combustible más barato para bajar el costo logístico de las empresas misioneras y una matriz fiscal distinta para toda la provincia para hacer frente al brote de lojas tax free en las ciudades fronterizas de Brasil que, por ahora no son un problema, por la frontera cerrada, pero que serán una competencia desigual para las pequeñas ciudades de la tierra colorada. 

El planteo formal del Gobernador recibió el inmediato respaldo de la CEM. “En coincidencia con su postura, nuestra entidad viene manifestando hace años esta necesidad ante los diferentes estamentos nacionales, con el fin de atenuar las desventajas con las que deben trabajar las empresas misioneras en el escenario regional, debido a que con el particular esquema tributario vigente en el Paraguay y a la expansión económica del sur de Brasil que ahora avanza con la apertura de Comercios Libres de Impuestos (Lojas Francas), se les hace imposible ser competitivas. En aras de consolidar la sinergia pública – privada que caracteriza su gestión, sepa que cuenta con el acompañamiento del empresariado misionero y ponemos a disposición nuestros equipos técnicos para gestionar ante quienes corresponda una estrategia en conjunto”, señala el documento entregado por la entidad que lidera Alejandro Haene. 

Uno de las demandas más fuertes es un fondo de compensación, que llega a 126 mil millones de pesos. Fernández agrega la promesa de una reforma de la ley de coparticipación para compensar a las provincias más postergadas. Sin embargo, ese debate puede llegar a ser fútil. La ley de coparticipación no sirvió para corregir asimetrías entre regiones, sino para profundizarlas y obligar a las provincias a un nivel de dependencia de la Nación que no se condice con las autonomías. Por eso, simplemente “actualizar” porcentajes puede ser una estrategia que choque con la realidad misma. Ninguna provincia va a tolerar ceder su participación. Parece mucho más práctico un fondo de convergencia o compensación como el que propone Misiones. 

Sutil, Herrera Ahuad marca distancia. Se mantiene el no alineamiento inconducente con la Nación, pero se fortalece el acompañamiento al Gobierno nacional y la coincidencia con algunas miradas. La autonomía no se negocia. 

El jueves por la noche el Presidente incluyó a Misiones entre las provincias que “pasaban a una nueva etapa”, la del distanciamiento social, en lugar del aislamiento. El Gobernador misionero se desmarcó. “Nosotros no entramos a ninguna nueva etapa”, respondió, lacónico, ratificando que las decisiones se toman en Misiones. La crisis de Brasil es una amenaza que no entiende de fronteras y que en Buenos Aires parecen no tener del todo presente. “La pandemia es una película, no es una foto. Es una película que se ve día a día. El movimiento epidemiológico de Misiones no es el mismo de otras provincias”, agregó el Gobernador. La aparición de los nuevos casos le da la razón. Misiones tiene 36 casos confirmados. Sin embargo, en comparación, la Provincia ya flexibilizó un sinnúmero de actividades y en la práctica, el 90 por ciento de la actividad económica ya volvió al trabajo. La cuarentena más larga del mundo, está lejos. 

La visita de Alberto Fernández a Misiones dejó, llamativamente, a muchos pichados en la tropa propia. “El Frente de Todos no existe más”, definió una dirigente del espacio. El descontento obedece a que no hay diálogo ni consultas con los que bancaron la campaña y que no participaron de la recepción presidencial, salvo la diputada nacional Cristina Britez. 

Por supuesto, entienden como una “traición” la segura designación de Ignacio Barrios Arrechea como reemplazante de Martín Goerling en Yacyretá. El apellido radical causa escozor en el ala más dura de quienes se alinearon con la convocatoria política de la vicepresidenta Cristina Fernández. Es el segundo desplante que soporta el diputado nacional Héctor “Cacho” Bárbaro, desplazado de la toma de decisiones y perdidoso en el reparto de dividendos que debería otorgar el triunfo.

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*