Las drogas, la violencia y los medios, el análisis sobre la mirada de clase social

Compartí esta noticia !

La revocatoria de la prisión domiciliaria de Elián Valenzuela, (L-Gante), generó un debate sobre la moral social y de las instituciones a la hora de juzgar a una persona que hace público su consumo de drogas y protagonizó un escándalo. La opinión de los especialistas.

Una médica, Mariana Lestelle tuiteó en su red social, una reflexión sobre la situación de Elian Valenzuela. “A propósito de unos casos. Un adicto cantante quiso secuestrar a una persona armado. Un adicto cantante quiso matar a la madre y a un policía no le quedó otra que disparar. Un adicto viene de la villa. El otro es un adicto paquete. Uno está en cana, el otro da recitales”, expresó.

Ambas situaciones, con sus diferencias especificadas por especialistas consultados por la agencia Télam, abre el debate de cómo se construye la mirada social con respecto de una persona adicta, que protagoniza un incidente público que afecta a terceros de acuerdo a la clase social a la que pertenezca.

La agencia de noticias describe ambos casos de dos personas que son del medio público, ambos con consumo problemático de drogas, ambos con problemas en la justicia por violencia.

“En el año 2021, Chano -quien reconoció su consumo problemático de drogas y estuvo internado varias veces- recibió en el abdomen el disparo de un policía que llegó a su casa porque la madre del artista había llamado para que lo contuvieran en medio de un episodio psicótico. El agente se sintió amenazado porque Chano esgrimía un cuchillo y usó su arma para repeler el ataque. El líder de Tan Biónica hoy está bien, volvió a dar recitales mientras que el policía fue absuelto”.

“El 6 de junio de 2023, L-Gante, que admite públicamente el consumo de marihuana y se siente parte de la “cultura cannábica”, fue detenido acusado de privar de la libertad y amenazar a dos de sus vecinos”.

Te puede Interesar  El test serológico Farmacov IgM fue aprobado por la ANMAT

Mariana Lestelle, afirmó: “Yo llamo a la reflexión. Respeto a Chano, cuya música escucho por un tema generacional. Entiendo su enfermedad. Las dos situaciones en relación al consumo de droga son públicas. Pero a Chano le hicieron pericias toxicológicas cuando atacó al policía y eso fue un atenuante. L-Gante consume marihuana y alcohol, y las drogas psicoactivas te pueden inhibir el control de impulsos. Yo me pregunto, ¿le hicieron pericias toxicológicas y psicológicas para saber cómo estaba en ese momento? Se podría pensar que tiene un consumo problemático de drogas y está recontra probada la relación del consumo de drogas con la infracción de la ley. La mirada médica y social en ambos casos no son parejas”.

En tanto, el médico toxicológico Carlos Damin, director de Fundartox y jefe de toxicología del Hospital Fernández, coincidió con Lestelle. “La sociedad hace mucha diferencia hasta en la denominación. Es raro que se le diga ´drogadicto´a una persona de clase media o alta que consume. Al pobre se lo llama drogadicto, el que no es pobre tiene problemas con una sustancia”, describió.

Uso, abuso y dependencia

Damin explicó, “El universo de los consumidores de sustancias psicoactivas se divide entre usuarios, abusadores y dependientes. Hace ‘uso´ de sustancias el 70 por ciento del universo de consumidores, entre un 20 y un 23 comete abuso de sustancias y entre un 3 y un 5 por ciento son dependientes. Dependiente es que el que no puede parar de consumir y si lo hace le aparece un problema”.

En esa línea, Emilio Ruchansky, periodista y autor del libro “Un mundo con drogas”, afirmó: “Es cierto que cuando tenés plata y tenés un problema de consumo tenés más probabilidades de que te atienda un profesional de la salud y no la policía”, dijo a Télam.

Te puede Interesar  Passalacqua anunció la prórroga del Ahora Pan hasta el 30 de junio

Pero dijo que no acuerda con que L-Gante tenga un problema de consumo problemático de drogas. “Lo que molesta de él es que promueve la cultura cannábica, lo que hizo no tiene nada que ver con su consumo”, opinó. “En Argentina, aún criminaliza el consumo y el grado de criminalización depende de la clase social a la que se pertenece”.

Julieta Calmels, subsecretaria de Salud Mental, Consumos Problemáticos y Violencias de Género del Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires, habló en términos generales de cómo el consumo está atravesado por distintas variables. “Están los determinantes morales y la clase social. A algunas sustancias las llamamos drogas y a otras no. A alguien que toma tranquilizantes o alcohol no lo identificamos como consumidor de droga. Llamamos droga a lo que no está legalizado”, explicó.

Y añadió: “En términos de consumos problemáticos, el alcohol encabeza en todas las edades y en todas las clases sociales. Es la droga que forma parte de rituales de iniciación y la que empieza su consumo a una edad más temprana”, explicó.

Por otro lado, sostuvo: “sea legal o ilegal la sustancia, lo que define el tipo de consumo es la relación del consumidor con la sustancia, si hay una afectación a alguna esfera de la vida”.

Calmels sumó que están trabajando para que, dentro del sistema de salud, no se juzgue a aquellos que tienen un consumo problemático cuando se acercan a pedir ayuda. “En los sistemas de salud también hay morales sociales. Estamos trabajando para que cuando llega alguien con un consumo problemático se lo entienda como un tema de salud y no se lo juzgue”.

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin