Los consejos del JP Morgan para los inversores

Compartí esta noticia !

La expectativa del cuarto trimestre, luce desafiante y complicada, sumado al aumento del precio del petróleo.

Jamie Dimon, CEO del JP Morgan, hace pocos días salió a advertir que quizás iba a ser necesario aumentar más las tasas de interés para combatir la inflación, pero que el mundo no está preparado para que la Fed las eleve hasta el 7%.

Pero, desde el sector de análisis del banco de inversión norteamericano, consideraron que el panorama financiero para el resto del año luce desafiante y preocupante para las acciones, bajo un contexto de una macro que no acompaña, que incluye la suba del petróleo y el dólar. Desde el punto de vista de la macro, ni la actividad manufacturera ni los servicios se recuperan y dan señales de debilidad.

“Encima, la suba de las tasas reales está presionando a los múltiplos, lo que incluso está afectando a la tecnología”, señala el banco que recuerda que históricamente, el fortalecimiento del dólar casi siempre ha ido acompañado de una versión al riesgo en la renta variable.

El JPM cree que las compañías podrían tener dificultades para absorber el aumento de los costos de los insumos como en 2021 y 2022. Por ende, considera que las caídas de beneficios podrían acelerarse en la temporada de presentación de resultados del segundo semestre.

Con respecto a la reciente suba de los rendimientos de los bonos del Tesoro de EE.UU. podría interpretarse como una señal de que el mercado está empezando a valorar que la Fed está yendo demasiado lejos y que su mensaje de tasas “más altas durante más tiempo” provocará dolor.

Te puede Interesar  Cáncer de Mama Metastásico: una droga alcanzó sobrevida récord

Los consejos del JPM para inversores

En principio, los inversores deben tomar en cuenta al Reino Unido que sigue cotizando con un descuento récord frente a otras regiones y ofrece la mayor rentabilidad por dividendo a escala mundial. El Índice Dólar (DXY) seguirá al alza y los exportadores británicos se beneficiarán de una libra más débil. Como se trata de un mercado de baja “beta” (volatilidad) podría resistir mejor durante posibles periodos de volatilidad.

Por otro lado, recomiendan tomar una postura neutral y cauta en mercados emergentes frente a los desarrollados, en un contexto de una Fed que busca tasas más altas durante más tiempo, lo que propicia la fortaleza del dólar.

A mediano plazo, preocupa China donde las perspectivas estructurales del mercado inmobiliario son difíciles, con claras similitudes a las de Japón en 1990. Pero como las acciones chinas ya han bajado un 20% desde enero, podría haber un pequeño respiro táctico a corto plazo.

Así también recomiendan considerar un poco menos a la eurozona, aunque sostienen que está a un precio bajo, también creen que la UE está muy condicionada por el “valor” y podría encontrarse con dificultades en un entorno de picos en los índices de producción y caídas de los beneficios empresariales.

En cuarto lugar, tomar en cuenta que Japón que se está beneficiando de la salida de la deflación y de la mejora de la gobernanza y los múltiplos. Más de la mitad de empresas tiene liquidez neta y las recompras se están acelerando.

Un quinto consejo, relacionado con los EE.UU., tiene que ver con que a pesar de que se beneficie de una mayor inclinación hacia el crecimiento, está cotizando en máximos relativos de PER (en cuántos años se recupera la inversión) y de beneficio por acción y podría seguir deshaciendo parte de la fuerte racha de los últimos 10 años.

Te puede Interesar  Webinar sobre Turismo LGBT como una oportunidad para la reapertura

La financista señala que los inversores deben tener una mirada abierta al resto del mundo, en especial a Suiza, que tiene una asignación defensiva y una “beta” claramente inferior a 1 con respecto a la renta variable mundial, lo que podría ser útil.

Los sectores recomendados son: los bancos, que parecen baratos con algunas reservas, en ese caso prefieren las entidades japonesas a las europeas y las estadounidenses; también el sector asegurador y la energía. Las tecnológicas no serán inmunes a una posible desaceleración del consumo. El orden jerárquico es el siguiente: alcistas en Energía, Productos Básicos, Servicios Públicos, Telecomunicaciones, Sanidad y Seguros; neutrales en Bancos y en Minería e Inmobiliario y bajistas en Cíclicos, tanto de consumo como corporativos: Automóviles, Minoristas, Bienes de Capital, Aerolíneas, Materiales de construcción, Semis y Productos químicos.

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin