Los Panamá Papers se convertirían en una serie de Netflix

Compartí esta noticia !

A un año de la filtración informativa de los documentos de la firma Mossack Fonseca, poco ha avanzado la investigación. Pero el abordaje periodistico se convertirá en una serie para Netflix. La periodista mendocina Marina Walker que trabaja en Washington y Gerard Ryle, director de la investigación, fueron invitados a involucrarse en el armado del guión que pretende mostrar el detrás de escena de los sucesos.

Panama Papers es la expresión dada por los medios de comunicación a una filtración informativa de documentos confidenciales de la firma de abogados panameña Mossack Fonseca, a través de una entrega de 2,6 terabytes de información por parte de una fuente no identificada al periódico alemán Süddeutsche Zeitung, que posteriormente compartió con el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus iniciales en inglés), revelando el ocultamiento de propiedades de empresas, activos, ganancias y evasión tributaria de jefes de Estado y de gobierno, líderes de la política mundial, personas políticamente expuestas y personalidades de las finanzas, negocios, deportes y arte.

¿Qué hubo detrás de esto? Aún es un misterio. Probablemente los rostros públicos de la investigación tampoco lo sepan.

Los primeros resultados de la investigación periodística fueron presentados simultáneamente el 03/04/2016 por 109 medios de comunicación (periódicos, canales de televisión y plataformas digitales noticiosas) en 76 países. El 9 de mayo de 2016 el ICIJ publicó la base de datos completa, que funciona bajo licencia Open Database License (ODbL, v1.0) y sus contenidos fueron liberados bajo licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 3.0 Unported (CC BY-SA 3.0).

El producto va rumbo a la pantalla chica, la de masas.

Marina Walker, la mendocina que ganó un Pulitzer por estar al frente de la investigación periodística de los Panamá Papers tendrá su propia serie de Netflix.

Marina Walker trabajando en los Panama Papers.

La periodista, que vive en Washington DC, aunque estudió en Mendoza, y se inició en el diario Los Andes, llamó la atención de Netflix, que le propuso a ella y a Gerard Ryle, director de la investigación, involucrarse en el armado del guión que pretende mostrar el detrás de escena de los sucesos.

Te puede Interesar  El Radicalismo Popular misionero ratificó su apoyo a Alberto Fernández

La serie es producida por John Wells, conocido por ser el realizador de series como The West Wing y ER.

Ryle ofreció una conferencia TED en la que dijo:

> “Una persona anónima, bajo el seudónimo de John Doe, ha logrado copiar con éxito casi 40 años de registros de la firma panameña de abogados Mossack Fonseca. Esta es una de las muchas empresas en el mundo especializada en la creación de cuentas en paraísos fiscales como las Islas Vírgenes Británicas para gente rica y poderosa a quién le gusta mantener secretos.”

> “John Doe logró copiar cada hoja de cálculo de esta firma, los archivos de cada cliente y cada correo electrónico desde 1977 hasta la fecha. Representó la mayor base de datos de información interna privilegiada acerca de los paraísos fiscales de la historia, y también un desafío enorme para el periodismo de investigación. Piénsenlo: 11,5 millones de documentos, con secretos de gente de más de 200 países. ¿Por dónde empezar con semejante recurso? ¿Por dónde empezar a contar una historia que puede llevarte a todos los rincones del mundo y que puede afectar a casi cualquier persona en cualquier idioma, a veces de maneras que aún ni siquiera se conocen las consecuencias?”

“John Doe cedió la información a dos periodistas del diario alemán Süddeutsche Zeitung. Dijo que fue motivado por, y cito, “El alcance de la injusticia desenmascarada en estos documentos”. Sin embargo, un único usuario nunca puede comprender tal cantidad de información. Por eso, el Süddeutsche Zeitung contactó con mi organización en Washington, DC, el Consorcio Internacional de los Periodistas de Investigación. Decidimos hacer algo que era todo lo contrario de lo que nos habían enseñado a hacer como periodistas: compartir.”

“Por naturaleza, los periodistas de investigación somos lobos solitarios. Guardamos muy bien nuestros secretos —a veces, incluso de nuestros editores— porque sabemos que en el momento en el que les decimos lo que tenemos, querrán la historia de inmediato. Y, para ser franco, cuando uno tiene una buena historia, uno quiere quedarse con la gloria.”

Jürgen Mossack y Ramón Fonseca con funcionarios de las Islas Vírgenes. Foto: www.finance.gov.vg

> “Pero no cabe duda que vivimos en un mundo cada vez más pequeño y a los medios hacen frente a esta realidad a un ritmo muy lento. Los temas que informamos son cada vez más transnacionales. Las grandes corporaciones operan a nivel mundial. Las crisis ambiental y sanitaria son globales. Y también lo son los flujos de dinero y las crisis financieros. Parece asombroso que el periodismo haya llegado tan tarde a cubrir historias de una manera verdaderamente global. Y también parece asombroso que el periodismo se haya demorado tanto en explotar las posibilidades que ofrece la tecnología, en vez de temerlas. Los periodistas le temen a la tecnología por esto: las principales instituciones de la profesión pasan tiempos difíciles debido al continuo cambio del patrón del consumo de los contenidos informativos. El modelo del antiguo sistema publicitario se ha deteriorado. Lo que ha precipitado la crisis periodística y obligando a las instituciones a reexaminar su funcionamiento.”

“Pero donde hay crisis, también hay oportunidad. El desafío del primer caso que llegó a conocerse como los Documentos de Panamá fue hacer que los documentos sean de fácil acceso. Se trataba de cerca de cinco millones de correos electrónicos, dos millones de archivos PDF por escanear e indexar y millones más de archivos y otros tipos de documentos. Todos necesitaban archivarse en un lugar seguro y protegido en la nube. Luego invitamos a los periodistas a echar un vistazo a los documentos. En total, periodistas de más de 100 organizaciones de 76 países desde la BBC en Gran Bretaña o el diario Le Monde en Francia hasta el Asahi Shimbun en Japón. (…) Solo había dos reglas para todos los invitados: Todos estuvimos de acuerdo en compartir lo que encontramos con todos los demás, y todos estuvimos de acuerdo con publicarlo juntos el mismo día. (…)”

Te puede Interesar  En una carta dirigida a Macri, renunció la procuradora Gils Carbó

About The Author

Compartí esta noticia !

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin