Millennial y con ideas de centro derecha sería el próximo Canciller de Austria

Sebastian Kurz con 31 años, podría convertirse en el jefe de Estado más joven del mundo

El 15/10 hay elecciones en Austria y todo apunta a que los votantes elegirán a este millennial de 31 años con cara de bebé como próximo Canciller. Representante de la centro-derecha, la clave de Sebastian Kurz es saber venderse como una novedad siendo un producto del status quo, al mismo tiempo que intenta recapturar a los votantes jóvenes perdidos a manos de la extrema derecha, mediante una agenda que adopta parte de sus posturas y las transforma en algo más democráticamente digerible.

Tiene 31 años, una intención de voto del 33%, y podría pronto convertirse en el líder más joven del mundosi el resultado de las elecciones legislativas del domingo 15/10 en Austria arroja lo que las encuestas predicen: que Sebastian Kurz sería el próximo jefe de gobierno.

¿A quién reempleazaría Kurz, en caso de ganar tal como predicen las encuestas, como líder más joven del mundo?

Ese honor lo tuvo Vanessa D’Ambrosio, de 29 años -quien lideraba la pequeña república de San Marino (que está rodeada por Italia)-, hasta el 1/10, explica Boris Groenndahl de Bloomberg.

Kurz, quien nació el 27/9/1986, es más joven que:
> El príncipe saudita, Mohammed bin Salman (32)
> El líder norcoreano, Kim Jong-un (33 años)
> El emir de Qatar, Tamim bin Hamad Al Thani (37)
> El rey de Bután, Jigme Khesar Namgyel Wangchuck (37)
> El Primer Ministro de Estonia, Juri Ratas (38)
> El presidente de Francia, Emmanul Macron (39)

Con su cara de bebé, Kurz, del Partido Popular Austríaco, u OVP, de centro-derecha, demostró desde el comienzo de su carrera, cuando se dedicaba a intentar ganar adeptos jovenes a su agrupación, “ser más eficiente que sus colegas de partido en combatir el malestar austríaco -escribió Bethany Allen-Ebrahimian de la revista Foreign Policy-, en parte porque, para mejor o para peor, siempre se ha se ntido menos atado a las tradiciones políticas del país, y más dispuesto a ajustar su pragmatismo a los cambiantes vientos políticos del país.”

Y, ¿de qué se tratan esos vientos? Sucede que en Austria hay un creciente descreimiento en los partidos tradicionales -el país no es la excepción: el fenómeno se replica en otras partes de Europa-. Pero esto es especialmente notable en la franja etárea a la que el mismo Kurz pertenece: los millennials. Hubo un corrimiento importante hacia un partido de extrema derecha con un programa fuertemente anti-inmigración y contra lo que consideran la “islamización” de la sociedad, el Partido de la Libertad (FPO). En la última elección presidencial en 2016, el 58% de los hombres de 29 años o menos, votaron por el candidato del FPO (que terminó perdiendo en ballotage contra el candidato verde). El objetivo de Kurz es, precisamente, recuperar a esos votantes a la deriva. FP explica que Kurz ofrece una versión más“democráticamente digerible” de las posiciones de la extrema derecha.

Sucede que durante gran parte de la posguerra, Austria fue gobernada por coaliciones entre el OVP y el Partido Socialdemócrata (SPO), de centro-izquierda. Pero el estancamiento económico, la caída en la calidad de vida y la paralización política han alienado a los votantes de estos 2 partidos en los últimos años.La tasa de desempleo en Austria está en 7,5%, con 11,6% de los desempleados siendo jovenes de menos de 25 años.

Kurz nació en Viena en 1986 y creció en el barrio de Meidling, explica Wikipedia. Estudió en el Bundesgymnasium und Bundesrealgymnasium Erlgasse desde el año 1996 y después del examen final que realizó en 2004, completó el servicio militar. En 2009 fue elegido presidente del ala joven del OVP y entre 2010 y 2011 fue miembro del consejo de la c iudad de Viena. En las elecciones generales de Austria en 2013 fue elegido miembro del Consejo Nacional (Cámara Baja), y en diciembre de ese año se convirtió en ministro de Asuntos Exteriores, cargo que ocupa hasta la fecha. Al momento de asumir tenía 27 años, convirtiéndose en el ministro más joven de la historia de Austria y el ministro de menor edad de toda la Unión Europea. Desde ese puesto, se opuso a la decisión de la canciller alemana, Angela Merkel, de abrir la puerta del continente a refugiados e inmigrantes.

En mayo de 2017, Kurz se convirtió en líder de su partido tras la renuncia de su antecesor, Reinhold Mitterlehner.

“Kurz es exitoso en venderse como un hombre de cambio – a pesar de ser un producto del estatus quo”, dijo Anton Pelinka, profesor de ciencia política de la Universidad Europea Central en Budapest, según Foreign Policy. “Su juventud lo ha ayudado a sobreponerse a la contradicción de ser un hombre de a dentro jugando al innovador.”

Kurz propone limitar la cantidad de solicitantes de asilo que acepta Austria, y obligar a los recién llegados a adaptarse a las costumbres locales más rápido.

El apoyo al OVP pegó un salto de más de 10 puntos porcentuales cuando él se convirtió en su líder este año, explica Bloomberg.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password