Misiones Carne

En diciembre de 2019, recién asumido, Sebastián Oriozabala presentaba uno de sus proyectos más ambiciosos para cambiar la matriz del agro misionero: frenar la sangría de 120 millones de dólares anuales en la compra de carne de Misiones a otras provincias. Menos de un año y medio después, la idea se corporizó en un nuevo -y relevante- jugador en el mercado ganadero misionero. Al frente de un consorcio público privado está Diego Carmona, un economista posadeño de 35 años recién llegado a la ganadería, pero muy entusiasmado en darle vida al negocio ganadero que ya exhibe un primer resultado: los precios del ganado en pie se incrementaron entre cinco y siete por ciento gracias al rol de El Porvenir. La carne del rodeo misionero también está llegando a la mesa de manera directa con el programa Misiones Carne, que ofrece cortes baratos y premiums, a un precio más bajo que el mercado y entregado en casa. 

Carmona es docente y trabajaba en el ministerio de Hacienda hasta que fue convocado por Oriozabala para darle forma a una empresa estatal que estaba por nacer. Para Carmona no es problema. Recibido en la UBA, se define como un economista que cree en la intervención del Estado “cuando sea necesario” y si se dan las circunstancias.

Los números muestran que Misiones de a poco va escalando posiciones en un negocio que miraba de lejos. Entre enero y marzo la compra de hacienda en Misiones fue de 7.599 cabezas, por debajo de Corrientes y Formosa, pero superando a provincias como Chaco y Santiago del Estero. Eso genera una circulación económica de más de 251 millones de pesos. El año pasado Misiones cerró el año con un crecimiento de la faena bovina del 45,18 por ciento, con 129.213 cabezas, muy por encima de los años previos. El 2019 había terminado con una caída de 16,77 por ciento y apenas 89.001 cabezas faenadas.

Con 19,55 por ciento, El Porvenir se quedó en 2020 con la segunda porción del mercado misionero, con 25.262 cabezas.  

En lo que va del año, en cambio, los indicadores marchan al contrario. La faena bovina cayó 6,43 por ciento respecto a igual periodo de 2020 y El Porvenir, cuya participación redujo su participación a la mitad. Frigorífico San Francisco sigue al frente. 

El manejo ganadero está en manos de veterinarios y agrónomos. Carmona y su equipo se encargan de los números del feed lot que funciona en San José, donde se acopia ganado y se los engorda en un proceso que poco se hacía en Misiones. La irrupción de El Porvenir mejoró la competencia y la rentabilidad de los productores: 230 pesos es el valor promedio por kilo en la cría. En algunos casos, dependiendo de la genética, se puede comercializar a 300 pesos el kilo en Misiones.

El Porvenir puso en valor el feed lot que había imaginado Ramón “Nene” Hreñuk. Aunque todavía no desplegó todo su potencial, emplea a 130 personas en la zona sur de Misiones y dinamizó toda la cadena, desde la alimentación hasta el transporte. 

Tenemos 6500 animales, pero hace un año que tenemos eso. El objetivo en un momento era 9 mil, pero lo que hicimos fue reducir el tiempo de permanencia de los animales. Generalmente en la mayoría de los frigoríficos, el ganado suele estar cuatro o cinco meses, nosotros lo tenemos dos o tres meses. A partir de los 50 días el animal ya cambia la composición orgánica, a partir de ahí si lo sacas a los 60, o a los 70, o a los 120, va a tener las mismas características. Nosotros tenemos una buena conversión del animal, es decir, el animal come maíz, soja -para resumir- y, lo transforma en carne. Esa relación que tenemos es muy buena. La ganancia en general por día que tenemos es muy buena, de 1,400 kilos, 1,450, más o menos, de ganancia diaria, siendo que la media está por 1,300 kilos”, explica Carmona en una entrevista con Economis.

¿A qué se debe eso?

Logramos una muy buena dieta. Lo conseguimos con los veterinarios y el ingeniero agrónomo que es especialista en alimentación bovina. En ellos me resguardo.

¿Cuánto lograron mejorar el precio?

Nuestro objetivo es mejorar el precio del producto porque, así como el de los impuestos, el que paga no es realmente el que paga los impuestos, porque muchos dicen que están pagando el IVA, que es mentira porque paga el que compró; de la misma forma el flete no lo paga quien paga el flete, el flete lo paga el productor en realidad, vía precio. Ya mejoramos el precio al bajar el costo del flete. Rompemos el esquema con el ahorro del flete, desde la ida del animal y en la vuelta. 

Hay más plata para el productor…

Exacto, el productor se ve beneficiado con esa mejora. Al mismo tiempo, también con la inducción de una demanda muy fuerte y muy sostenida. Entonces el productor se ve beneficiado en esas dos vías. También mejoramos por la compra constante. 

¿Están comprando en toda la provincia?

Sí, en toda la provincia. Por supuesto nosotros tenemos que ser muy cuidadosos con los otros frigoríficos, que también están pagando más por la hacienda misionera. Al mismo tiempo hay un mercado para la carne, tenemos que ser muy cuidadosos porque no vamos avasallar el negocio de los locales. Para nada, al contrario. Respetamos los clientes de cada uno. 

¿Cuántos kilos de carne están empezando a vender?

Sacando el programa Misiones Carne, vendemos un poco más de 500 animales por semana, son 2.200 animales por mes. A un promedio de 200 kilos por faena, son 450 mil kilos, mas o menos por mes. Eso como producción, al mismo tiempo, también a otros frigoríficos de la provincia les proveemos de engorde, pero eso no es algo constante, es algo eventual.

¿Cualquier frigorífico puede acceder?

Depende. Algunos compran la hacienda, la ponen en algún lugar, compran el alimento, el mantenimiento, después se lo llevan. Si no, nosotros hacemos la incorporación como propia, después cuando está terminado el animal, se lo llevan a precio de mercado. 

Técnicamente, el primer logro es haber mejorado el precio para el productor…

Si, elevar el precio del productor. Y ahora, con Misiones Carne, también ofrecer un precio más accesible, en momentos en que la inflación golpea.

¿En cuanto?

Tiene que ser entre 5 y 7% más o menos.  Vos decís: “No es mucho”, pero en realidad es un montón. Nosotros estamos acostumbrados con la lógica de los consumidores, pero en la industria cuando hablamos de 2, 3, o 5 por ciento, es un montón porque impacta en todos los eslabones. En ese sentido, yo creo que se están viendo los beneficios de ese porcentaje. Igual necesitamos ampliar con un montón de cosas. Lo que tenemos que empezar a desarrollar, es transmitirle al productor, la necesidad de un manejo más racional de su ganado. Porque la ganadería de Misiones parece muy incipiente, parece muy nueva, pero en realidad no es nueva, no es que de la noche a la mañana vos decís hay ganadería en Misiones. Siempre hubo, pero siempre hubo así, salpicado, tenían 15, 20, 30, 50 cabezas, no le ponían una inyección, no veían cuánto ganaban en kilos, nada. Era, necesito comprar un insumo, o un fertilizante para la yerba, vendo la vaquita, era un poco ese el manejo. Entonces, podes bajar con ayuda técnica, al manejo más racional de ese eslabón, lo mismo que con alimentación. Nosotros tenemos los silos de Bernardo Irigoyen del IFAI, ahí hay una planta de alimentos, que se puede potenciar. Pensamos armar el alimento y en invierno llegar al productor, porque es el tiempo de menor producción, donde el animal pasa cuatro meses sin ganar un kilo, desarrollando una estructura ósea más o menos. Con el suplemento va a tener un mayor beneficio, va a ganar peso, además no es solo la alimentación, sino la etapa de recría, no es solamente ganar kilos, sino ganar calidad.

Estandarizar la calidad también…

El animal, como nosotros también depende de lo que comemos, para el desarrollo que vamos a tener después. Si el chiquitito come mal, quizás va a salir más petizo, sin capacidad de generar músculo, al animal le pasa lo mismo. Si nosotros tempranamente llegamos con suplementos, con alimentos, vamos a ganar tiempo en engorde, para eso tardan un montón. Imagínate que hoy tardan 2 años, promedio año y medio y tres años, en llegar al plato. Nosotros tuvimos una prueba con terneros propios y bajamos ese tiempo a 11 meses. Once meses con un peso excepcional y la carne de primera, con grasa y fibra muscular. Imagínate vos tenés un año o dos, y lo achicas a uno. Haces dos vueltas, realmente es muy enriquecedor. 

Ahí se convierte en un negocio…

Claro, realmente cambia la visión del ganado, llena realmente el negocio y al mismo tiempo vamos empezando a mejorar la producción, que en el producto final se nota. Hubo mucha mejora y eso cambia absolutamente la calidad. Realmente te digo, que te ponen al mejor novillito de La Pampa y el mejor de estos y va a haber una diferencia, pero no hay nada que envidiarle. Cualquiera que haya comprado con el programa Misiones Carne, accedió a carne de primera calidad.

Siempre está la definición de la Pampa húmeda, Corrientes ganadera y Misiones que nunca llega. ¿Esto falta para ser una provincia ganadera?

Nosotros no tenemos geográficamente el campo, el pasto básicamente, la ganadería siempre fue de pasturas, por eso nunca pudimos desarrollar ese sector, ahora cuando tenés la mejora genética con trabajo de varios años, entonces podés tener una buena conversión del animal en el lugar. El drama que hay es el lugar, las vacas de la zona tienen una conversión que no llega a un kilo. Nosotros ya tenemos 1,3. Al mismo tiempo, cuando vos las llevas al frigorífico y la convertís en carne, hoy nosotros tenemos un rinde de 58% promedio. En el resto, da 50, 52 por ciento. La mejora genética hace que el animal sea más productivo en el engorde, y en el ciclo productivo acá.  Básicamente lo que menos necesitas es el pasto, vos traes el alimento de otros lados. Con el corrimiento de la frontera agrícola empezamos a crear provisión de alimentos en el norte, entonces te da la posibilidad de manejar eso.

¿Alcanza el alimento misionero?

Nosotros empezamos a plantar maíz, porque el 35% de la carne es fibra, la fibra es maíz. La planta entera molida, en tipos de palitos de uno o dos centímetros que ellos rumen. Después tenemos el maíz en grano, que es el alimento más potente y soja.

¿La soja la compran de afuera?

Harina de soja concentrada, es sin el líquido, sin la parte grasosa, el aceite. 

¿Exportación no, por el momento?

Por el momento  solo para el pueblo misionero. Es uno de los objetivos abrir las esferas hacia la exportación, pero por ahora solo para el mercado misionero. Sería muy bueno, porque cuando se tienen esos permisos, todos los otros empiezan a ganar mercado. 

Entran al mercado interno.

Claro, por ejemplo, hoy no se pueden comercializar achuras, partes de las vacas que hoy se tiran, que pasan a ser desechos, que si obviamente podés vender en exportación, ampliás muchísimo, ya que eso, en definitiva, es bajar el precio de la carne. El cuero no valía, ni siquiera para que alguien venga, junte y se lo lleve gratis. Hoy en día, el cuero ya vale, vos te dedicas al cuero y está 1200 pesos. Entonces, eso automáticamente se traslada al precio de la carne.

Cómo tomaron los competidores la aparición de El Porvenir…

Al principio, como todo.. Mirándonos como competidores que íbamos a romper el mercado completamente, que íbamos a vender carne barata. Pero fuimos muy cuidadosos con eso, mantuvimos precios, si bien tenemos carne barata, pero no vamos a romper los mercados de los locales. Tenemos mucha carne que viene de afuera, así que no tiene mucho sentido que corramos a un local. Para nada. Nosotros vamos, preguntamos ¿a quién le compras? Le compran a Vicentin, a Cooperativa Paraná, bueno ahí caemos. Si bien, por supuesto en todo el quilombo, en todo el volumen, puede haber algún tipo de corrimiento, pero mínimos, marginales y sin querer.

O sea, el objetivo sería hipotéticamente, Misiones deje de comprar carne de afuera.

Sí, falta mucho, pero ese sería el objetivo, al mismo tiempo poder tener desarrollo en la zona. Hay varios en Misiones que tienen muy buen producto, que venden afuera inclusive. Pero vender un engorde a Chaco, monetariamente no conviene, conviene que se faene acá, que se venda acá. Pero quien te dice el día de mañana tenemos una producción local, que inclusive se pueda vender afuera. Hoy para abastecer al mercado, la mitad de la carne, más o menos, viene de afuera. Así que hay para crecer hay montón.

En cuanto a cabezas de ganado siempre se dijo que medio millón de cabezas. ¿Es ese el número?

Nosotros los números que tenemos son 400 mil.

¿Y qué sería lo ideal? ¿100 mil más?

Depende. Corrientes es ganadera, pero Corrientes no engorda. Ellos hacen cría, los tienen de jovencitos, a la hora de ser adolescentes los mandan para otro lado. Nosotros le compramos a Corrientes, porque no alcanza la producción, entonces, yo creo que sí, el objetivo es que vaya creciendo, lo real es que hay para mucho más, inclusive hay frigoríficos de la zona que funcionan a un 20%. No por que no quieren, en Andresito hicieron la inversión pensando en años, pero tienen la inversión en la zona, desde la cría hasta el engorde y la faena, incluso de especies menores.

0 Comentarios

Dejanos tu comentario

[bws_google_captcha]

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password