Misiones comienza el año con una millonaria inversión: glamping de lujo en Posada Puerto Bemberg

El turismo es una de las principales industrias de Misiones. La pandemia transformó a la selva en un activo aún más atractivo que antes. Desde hace varios años Juan Manuel Zorraquín está convencido de que el turismo de naturaleza es un diamante que todavía no es aprovechado con todo su potencial en Misiones. La crisis sanitaria no hizo más que darle la razón, ya que el turista se volcó al contacto con el monte y los espacios abiertos y tomó distancia de los destinos masivos. 

Posada Puerto Bemberg, en el monte de Puerto Libertad, a orillas del río Paraná y el Virgin Lodge en San Pedro, a escasos metros de los Saltos del Moconá, los dos destinos de naturaleza que lidera Zorraquin, cerraron el año con una alta demanda y las proyecciones para los primeros meses de 2022 anticipan que la tendencia se consolidará. 

El empresario busca potenciar ese escenario en el momento justo. Ahora, en sociedad con la empresa Pristine Camps, diseña un exclusivo resort en la misma reserva donde está el casco de la casona Puerto Bemberg, aunque metido más en la selva, cerca de la barranca del río Paraná. La inversión es superior al millón y medio de dólares en una propuesta de glamping, que busca darle al visitante una experiencia única. Las obras comenzarán a mitad de enero.

“Teníamos en cartera un plan maestro de desarrollo para generar algo con relación al área buffer -una zona que se utiliza a menudo para proteger el medio ambiente- de la reserva de Puerto Bemberg. Este año estamos con una inversión grande, con Prestige Town, que son glamping de lujo. La inversión de 1,5 millones de dólares incluye la compra de un hotel para transformarlo en hotel escuela y hacer un centro de capacitación práctica que no tiene la provincia”, enumera.

“Es en esa búsqueda de generar mano de obra calificada, que no hay, que hace falta. Esto puede ser un cambio, que el hotel haga un teórico, práctico, que capacite. Eso viene para Puerto Libertad y es parte de lo nuevo, de la nueva dinámica de la pospandemia. Hay un nuevo consumidor que busca otro tipo de producto, que no sea tan masivo, más en contacto con la naturaleza. Cataratas es el atractivo, pero es parte de un sistema. Nosotros ofrecemos otras cosas”, define. 

Zorraquin también busca que el turismo sea algo más que una fuente de ingresos y se transforme en una vía de cambio e inclusión en Misiones. “El problema es que tenemos una gran concentración y no hay una generación de empleo genuina. Nosotros generamos 1,8 millones de visitas al año y tenemos una densidad de contratación directa de 12 mil personas. Costa Rica, que tiene ochocientos mil visitantes al año, tiene 200 mil personas viviendo del turismo. Ahí podemos ver cómo puede cambiar la escala, cómo nosotros administramos mal, creo que eso es una oportunidad muy interesante”, aseveró en su participación en el Debate Economis.

Puerto Bemberg y Virgin Lodge tuvieron un cierre de año en alza. “Hubo una reacción del público misionero y argentino, que apostaron un poco a los destinos alternativos a Iguazú. Nosotros estamos muy cerca de las Cataratas, pero al mismo tiempo, lejos, vivimos esa dualidad. Muy lejos de las Cataratas para estar dentro del circuito y muy cerca para estar lejos”, grafica. 

Ahora cambió un poco el paradigma y la gente está buscando este tipo de destinos y sentimos esa elección, porque vemos los números como fue Iguazú durante todo el año y nuestro porcentaje de ocupación estuvo siempre por encima de la media. O era el que mejor ocupación tuvo de este año y eso fue un diferencial. Hacia el futuro se va a mantener. Iguazú volvió a esos números extraordinarios del 90 por ciento de ocupación y nosotros nos vamos a mantener en el 70 promedio, que es un muy buen número para el 2022 para un hotel chico”, explicó.

Los números le marcan el pulso a la actividad. “Estamos completos desde el 20 de diciembre y enero y febrero vienen muy bien. La demanda cambió, porque es más inmediato, de último momento”, detalla. 

Zorraquin no esconde de una de las claves para sostener esa demanda. Durante la pandemia, bajó los precios para ser más accesibles y ahora se mantienen a diferencia de Cataratas, donde los precios volvieron a la “normalidad” pre pandemia. “Nosotros queremos que el público misionero sea nuestro cliente, porque es parte de la historia del lugar. Mantenemos las tarifas, aunque en este proceso inflacionario es difícil. Tenemos una muy buena ocupación, queremos mantener lo que hay y ganar lo que va a venir”, sintetiza Zorraquin.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password