Misiones refuerza la seguridad en las fronteras con dos poderosas lanchas de Prefectura

“Ningunas lanchitas”, espetó enojada la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich a un dirigente de la alianza Cambiemos que quiso bromear sobre la incorporación de las embarcaciones Guaraní y Mataco, que estarán destinadas a combatir el narcotráfico, bajo el comando de la Prefectura Naval Argentina. Las “lanchitas” fueron destinadas a custodiar la hidrovía que comienza en Puerto Iguazú por el río Paraná hasta Corrientes y el río Paraguay en Formosa, además del río Uruguay, bordeando la frontera con Brasil.
El diminutivo va en contra de la idea que quiere dejar la ministra: Bullrich reforzó el concepto de militarizar la lucha contra el narcotráfico y lamentó “tener la desgracia de tener países vecinos que son productores de droga”, en relación a Paraguay, Brasil y Bolivia. Sin embargo, la ministra ratificó que no vendrán contingentes de las Fuerzas Armadas, tal como había anticipado el ministro de Gobierno, Marcelo Pérez. Ejército y Fuerza Aérea si serán destinados a la frontera “seca” del norte argentina y parte de Formosa, mientras que en Misiones se mantendrá el equipo de tareas conjunta de Prefectura, Gendarmería, Policía Federal, Aeroportuaria y de Misiones, aunque la Brigada de Monte XII del Ejército estará sometida a sus órdenes como apoyo logístico, según la resolución del ministro de Defensa, Oscar Aguad. La ministra también descartó que haya una base de la DEA en Misiones, ya que, insistió, la fuerza antidrogas de Estados Unidos solo brindará “capacitación” a los efectivos locales. 
Bullrich advirtió que las lanchas custodiarán los ríos para frenar el ingreso de drogas, pero recordó que también los cielos están, desde la asunción de Mauricio Macri, “blindados”, ya que el Presidente firmó el decreto que permite el derribo de aviones no identificados.
Por su parte, Pérez , ratificó el fuerte compromiso contra el crimen organizado y la continuidad de la cruzada contra las drogas con el trabajo de la Policía de Misiones, que logró secuestrar en el último año más de 16 toneladas de marihuana y desarticular varias bandas.

Las lanchas presentadas por la ministra de Seguridad, fueron compradas a la marina israelí por 49,5 millones de dólares y adaptadas para la operatividad en los ríos argentinos. Tienen 25,5 metros de eslora, seis de manga y uno de calado. Su desplazamiento es de 58 toneladas y se pueden desplazar a una velocidad de casi cien kilómetros por hora. Serán tripuladas por diez efectivos especialmente adiestrados. Están fuertemente artilladas, con la torreta versión Mini-Typhoon, con ametralladoras Browning 12,70mm, con un alcance de tiro de más de mil metros y marcas de mira láser.
Después de las presentaciones formales, la ministra y Pérez presenciaron un simulacro de la Prefectura con la acción de las dos lanchas rápidas, dos helicópteros y lanchas más pequeñas, que abordaron un carguero lleno de contrabandistas. En el simulacro también fueron presentados los drones, radares móviles y aviones no tripulados de la fuerza que serán destinados a la Triple Frontera, para ser ocupados en forma conjunta con la Gendarmería.

Los radares serán instalados en Iguazú, Wanda, Puerto Libertad y Puerto Esperanza, mientras que habrá un detector de patentes en el puesto de Gendarmería a metros de la represa de Urugua-í. La custodia de la hidrovía es clave para la seguridad, pero es una extensa serpiente porosa de 1840 kilómetros solo de agua argentina: se calcula que el transporte legal mueve por el Paraná más de 3.500 millones de dólares. No hay número aproximado de los valores de la droga que se mueve por la zona. 
 
 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password