Pim-Pollo: el autoservicio que suma franquicias en Posadas

Compartí esta noticia !

En la mayoría de las ocasiones, el emprendimiento busca, además de generar una unidad productiva familiar, para el sustento diario, responder a una necesidad del sector. Ya sea una ferretería en una zona de talleres, una librería cerca de escuelas o una fotocopiadora en un centro cívico donde se realizan trámites cotidianamente, por nombrar algunos.

Tal es el caso de Pim- Pollo, una cadena de autoservicios que nació como una pequeña propuesta en la Terminal de Transferencia UNaM, en el barrio de Miguel Lanús y hoy cuenta con cinco sucursales en la ciudad de Posadas. La propuesta, ideada e impulsada por Ernesto Gauvry, es un emprendimiento familiar donde cada integrante está comprometido en continuar con la visión de su fundador.

Pim-Pollo debe su nombre a que la primera idea fue instalar una tienda de productos derivados del pollo, como indica su nombre y su imagotipo, un pollo blanco con una flor en el pico sobre un fondo amarillo, no obstante los planes cambiaron con el correr del tiempo. “Se empezó con muy poco y al principio no funcionaba, hasta que empezamos a entender el tipo de gente que pasaba y el tipo de consumidor que había allá”, explicó a Economis, Nicole Gauvry, hija de Ernesto y que trabaja en la empresa familiar administrando redes, inspeccionando que todas las sucursales cuenten con la mercadería que ofrecen y se mantenga el estilo que buscan.

Nicole explicó que, para que funcionara el emprendimiento que poner la visión en sus clientes, en el ciudadano que utiliza diariamente la terminal para ir a trabajar y no cuenta con mucho tiempo para planificar, por lo que busca productos para el día a día, busca precios en los productos, por lo que tuvieron que trabajar, no solamente qué vender, sino cómo y a qué precios.

Una vez que identificaron este público, avanzaron en la implementación de una librería con fotocopiadora, algo que fue bien recibido por todos los estudiantes que cursan materias en las facultades de Ingeniería Química y Economía en el Campus Universitario de la Universidad Nacional de Misiones (UNaM), como aquellos que estudian en el centro, pero deben usar el transporte público y tienen la parada obligatoria en el lugar.

Te puede Interesar  La Ministra Vigo entregó matrículas habilitantes a Cooperativas Escolares

Dicen los que saben que, para evaluar el éxito económico de un emprendimiento, es necesario que pasen los primeros cinco años, que es el tiempo en que se terminan de amortizar los gastos primarios y el emprendedor puede tener una idea clara de que realmente será rentable su proyecto productivo. Esa cantidad de años fueron suficientes para que Pim-Pollo se expandiera de Transferencia y abriera su primera sucursal en el centro de la ciudad, más específicamente en la esquina entre las calles Rivadavia y Córdoba de Posadas.

A diferencia del primer local, esta no tiene servicio de carnicería, pero si cuenta con productos congelados, pero mantiene la filosofía de trabajo que su antecesor del barrio Miguel Lanús, que es estar orientado a una clientela obrera, que busca precios y productos para el día a día.

Ya finalizando el año 2.022, pudieron abrir Pim- Pollo 4 y Pim- Pollo 5, ambos dentro de las cuatro avenidas céntricas de Posadas. El primero es una librería con fotocopiadoras e impresoras profesionales, con computadoras para realizar diferentes tipo de trabajo y un pequeño kiosco, mientras que la última sucursal es un amplio local de autoservicio ubicado donde antes funcionara una tienda de dulces, por lo que mantiene parte del mobiliario, la estética y los productos que el comercio anterior.

“El plan de expansión no fue estudiado, ni evaluado para que se diera de la manera que se dio, simplemente aparecieron las oportunidades y las aprovechamos”, advirtió Nicole que, entiende, estas últimas sucursales se encuentran todavía en período de adaptación.

“La gente de la zona aún no conoce, no sabe qué se vende y por eso el movimiento acá es más tranquilo que en Transferencia, donde el local es mucho más chico, pero el movimiento de clientes es mucho mayor”, agregó.

Te puede Interesar  Casio presenta el nuevo modelo edición limitada de Edifice en colaboración con Honda Racing Limited

A pesar de las diferentes ofertas y características de cada local, que se acomodaron al contexto geográfico, todas mantienen la misma filosofía, trabajan en el mismo horario corrido de 6 de la mañana a 10 de la noche. Para mantener el ritmo de trabajo, cuentan con cuatro trabajadores por local, en dos turnos, salvo el Pim- Pollo de Transferencia que cuenta con más empleados.

“A pesar de este crecimiento, sigue siendo un negocio familiar, aunque mi papá (Ernesto) está más a cargo de la parte administrativa y legal, lidiando con los bancos, mi hermano Gerónimo es quien también dirige todo, mientras que yo me encargo de recorrer los locales para controlar que todo esté en orden y mis hermanas y cuñados trabajan en diferentes sucursales, estamos todos involucrados”, expresó.

Pim- Pollo, como lo definiría Nicole, es “un autoservicio pensado para el trabajador, para el que no busca una compra del mes, sino prepararse la cena, algo rápido o al paso”. Una respuesta sencilla ante las necesidades, en tiempos donde todo se hace más complicado.

Locales:
Pim- Pollo 1: Autoservicio en Terminal de Transferencia UNaM.
Pintopo (Pim pollo 2) Librería en Terminal de Transferencia UNaM.
Pim- Pollo 3: Minimercado autoservicio en la esquina Rivadavia y Córdoba.
Pim- Pollo 4: Librería, fotocopiadora y kiosco en la esquina de San Martín y Ayacucho.
Pim- Pollo 5: Autoservicio en la esquina de San Luis y Córdoba.

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin