Posadas celebró el patrono del Amor y del Silencio

En una jornada de fiesta, la ciudad de Posadas celebró al Santo Patrono San José. Desde el día domingo se llevaron a cabo varias  actividades con diferentes misas, el tradicional almuerzo y la serenata al patrono. El día lunes también fue un día con muchas  actividades, desde temprano con varias misas por la mañana, adoración al santísimo a la tarde, la tradicional procesión por las calles de la ciudad y la misa central que fue presidida por Monseñor Carlos Viera, acompañado por varios sacerdotes de la ciudad, en especial el párroco dela catedral Monseñor José Luis Fernández y el vicario de catedral el presbítero Miguel Ángel Moura.

Durante la celebración de la misa en la Iglesia Catedral, Monseñor Carlos Viera remarco la importancia del amor, del acompañamiento de José a María y la grandeza de sus actos, además llamo ser más misericordiosos, a tener paciencia y a vivir la vida con amor todos los días.

Durante su homilía habló de la presencia de José en la obra salvadora de Dios, compartimos algunas frases del Padre Carlos Viera:

*Estamos celebrando la fiesta de san José, esposo de la Virgen María, patrono de la Iglesia Universal, Patrono de la ciudad de Posadas y escuchábamos en las lecturas sobre la construcción del templo, que era el orgullo del pueblo. Dios nos va a decir donde quiere construir verdaderamente el templo, quiere construir el corazón por eso habla de su descendencia, porque el templo es el hombre y en la revelación Jesucristo lo manifiesta también.

* El hombre de fe, esperando contra toda esperanza creyó y espero. Eso es la fe, tener confianza, tener esperanza. Eso es la verdadera fe. Confiar en la providencia de Dios que nos acompaña y nos guía en la historia.

*La actitud de José: hombre de silencio, pero hombre confiado, sencillo. Esa fe que se manifiesta a través de él, con confianza. Hombre de confianza en una sociedad machista, con un gran amor a María. El deja que intervenga Dios, y él confía. Lo interesante es que no habla José, tiene un silencio fecundo, saber confiar para tener esperanza.

*Tener esperanza en Dios es entender que Dios es una persona, no es un concepto abstracto, es una persona que entabla un dialogo con el corazón del hombre, donde quiere que el hombre construya su interior para poder habitar en él. Para que se sienta hijo y para que se anime a decirle a Dios padre. La fe nos despierta la esperanza, virtud teologal de los cristianos.

*Cuando el hombre quiere construir bajo conceptos de raciocinios, se falta el respeto a si mismo, se falta el respeto a su dignidad y atenta a la vida misma, porque es allí donde no se siente hijo, entonces reacciona violentamente.

*La fe nos invita a caminar con esperanza. Nosotros debemos aprender a manifestar la fe y dejar que dios construya en la vida interior un hombre nuevo.

*Nos falta madurar, para poder dialogar, para poder entender que los otros hombres piensan distinto, y que no es mi enemigo ni mi adversario, que podemos sentarnos a discutir. La Fe nos tiene que mover aun compromiso, firme de la vida, convencido de que Dios es nuestro camino, que siempre va a estar con nosotros y que con su providencia nunca nos abandona. Para que cultivemos la amistad, la humildad, para que no seamos soberbios. Porque el soberbio cree que es el dueño de la verdad y el soberbio en el poder cree que es dueño de someter a cualquiera.

*Aprender a cultivar la sencillez, aprender a cultivar el amor de dios en nuestra vida, con el esfuerzo, con el trabajo cotidiano, con la entrega de nuestra vida, sin mezquindades, sin negociados que nos llevan a corrompernos, vivir la fuerza de Dios, es vivir manejados para movilizarnos con esperanzas.

*no podemos creernos que somos los dueños de la vida, la soberbia te hace creer que sos omnipotente y que tenés decisiones sobre todo. Porque tenemos miedo de vivir como hijos, porque tenemos miedo de ser obedientes a Dios, aunque seamos frágiles, aunque seamos pecadores, a pesar de eso no debemos perder la mirada de Dios en nuestras vidas, y recordar de que estamos llamados a vivir nuestra y tener la convicción de que Dios es amor. Y que el amor nos libera, el amor nos da vida, el amor nos lleva a verle al otro como hermano y no como un adversario.

*La esperanza nos despierta a cada uno de nosotros el sentido del amor, amar y aprender a amar, cuantas heridas llevamos en nuestro corazón que no nos animamos a dejar sanar, y las proyectamos en actitudes frente a los demás, que son en el fondo dolores guardados en el fondo de nuestro corazón, lleno de oscuridad, lleno de odio y lleno de indiferencia.

*Es un desafío ser cristiano, confiar como José, no tengamos miedo de vivir nuestra fe como hijos, de sentirle a Dios como padre, no tengamos miedo de la infinita misericordia de Dios que nos ama y nos hizo libres.

Al finalizar la misa el padre José Luis Fernández, hizo un agradecimiento especial a toda la comunidad que se acercó a la fiesta de San José, recordando el lema de la fiesta y haciendo un llamado a ser como San José, hombres justos, ejemplos para la familia y la comunidad.

Este año, Monseñor Juan Rubén Martínez, después de mucho tiempo no pudo estar presente en la fiesta patronal de la Iglesia Catedral, pero envió un mensaje que fue leído por el vicario episcopal de medios y vicario de la Iglesia Catedral Presbítero Miguel Ángel Moura.

Compartimos el texto del saludo: Queridos hermanos y hermanas: Les confieso que siento extraño no celebrar a San José en
nuestra querida Catedral, desde el 2001 lo hago. Hoy en Madrid con el Padre Alejandro Cañete que está estudiando acá, para luego servir en nuestra Diócesis.

En pocos días estoy volviendo al pago, fueron días intensos de varias reuniones, pero la más importante fue con nuestro querido Papa Francisco. Desde acá me uno a la celebración con ustedes, rezó para que como San José seamos sencillos, humildes y testigos de la Fe.

Hoy estoy cumpliendo 24 años de obispo, de los cuales 17 pase con ustedes, les pido una oración, para que sea fiel a la misión que Dios me confió. Bendiciones y un abrazo como hermano, padre y pastor!!! Monseñor Juan Rubén Martínez.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password