ECONOMIA, EN FOCO, Ultimas Noticias

Primarización versus industrialización ¿qué exporta Misiones?

Primarización versus industrialización ¿qué exporta Misiones?
Compartí este articulo en:

A simple vista los datos muestran que Misiones está perdiendo el primer puesto del podio en la carrera exportadora que ostentó durante muchos años. Escarbando un poco más, los números revelan también el avance de la frontera granera en las provincias vecinas y el costo de custodiar la biodiversidad, que asume Misiones. 

En el primer semestre de 2020, Misiones exportó por 188 millones de dólares, que significa un descenso del 11,3% respecto al mismo período del año anterior, pese a que en volumen hubo un ligero incremento. El descenso se explica sobre todo por la caída en las exportaciones de manufacturas (tanto de origen agropecuario como industrial), dos de los grandes rubros donde Misiones lidera en la región.

banner-intra

Los 188 millones de dólares exportados por Misiones en el primer semestre 2020 son un 11,3% menores a los USD 211 millones del primer semestre 2019. Dentro de la región se ubica segunda, con una participación del 33,3% sobre el total de las exportaciones del NEA, detrás de Chaco que concentra el 43,6% de las mismas con USD 246 millones. 

El Chaco se subió al primer puesto de las provincias exportadoras del NEA, pero de la mano de una fuerte primarización: el 58,9% de sus ventas al exterior son cereales (con fuerte presencia del maíz) y exportó por 142 millones, incrementándose un 17% respecto al período anterior. 

Además, las semillas y frutas oleaginosas (con la soja como protagonista)  tuvieron ventas por USD 59 millones (+51% interanual).

Pero si se desgrana el cómo de las exportaciones, se puede apreciar con nitidez el peso de las políticas públicas: en el Chaco se permitió el avance indiscriminado de la frontera agraria, con un impacto directo en sus recursos naturales, como el Impenetrable, cada vez más acosado por las extensiones de soja. 

En Misiones se apuesta a la biodiversidad y se frenó el avance del plan Maizar, que impulsaba Cambiemos para “conquistar” una nueva frontera con el maíz con destino de exportación. 

Aunque perdió el primer lugar en el podio, Misiones es por lejos líder en la exportación de manufacturas, tanto de origen agropecuario (62,3% del total del NEA) como industrial (87,5% de la región). 

Los principales productos de exportación de Misiones corresponden a Manufacturas de Origen Agropecuario (MOA), y fueron el té y la yerba mate, que  entre ambos concentraron el 35% del total exportado por la provincia (65,8 millones de dólares), pero las mismas fueron menores a las del primer semestre 2019, cuando totalizaron USD 75 millones. El resto de las MOA cayeron un 8,3% (medidos en dólares). 

En cuanto a las Manufacturas de Origen Industrial (MOI) el principal producto misionero exportable es la pasta para papel, que lo hizo por poco más de USD 60 millones, pero cayó un 10,5%, y no exportó papel ni cartón. 

En resumen, de los cinco principales productos de exportación de Misiones, cuatro tuvieron descensos: solo creció el tabaco sin elaborar (+20,5%). 

Pero lejos de la tentación de los dólares frescos de la soja o el maíz, Misiones apuesta a “industrializar la ruralidad”, como define el ministro del Agro, Sebastián Oriozabala

“No es prioridad para Misiones producir soja, sí maíz, pero no para exportar, sino para generar valor agregado, producir carne. Con lo que tenemos no alcanza. Traemos de afuera y tenemos que seguir ampliando. Pero también se debe analizar qué tipo de maíz y con qué horizonte. Hoy sale 2500 pesos la bolsa de maíz criollo. Con eso, el productor saca semillas para la próxima siembra o ampliar superficie. No tiene tanto volumen para grano, pero sí para materia verde, para alimentación animal y el paquete tecnológico es más barato. Es mucho más rentable”, explicó Oriozabala en una entrevista con FM Capital. 

Aumentar la producción de maíz para engorde de ganados permitiría ir achicando en el mediano plazo una migración que hoy está estimada en 120 millones de dólares anuales en compra de carne. El objetivo es achicar al mínimo esa fuga en por lo menos diez años. Para eso hay que sostener políticas. 

Oriozabala insiste en el concepto de agregar valor a la chacra y pone como ejemplo a un emprendimiento tealero que encontró una veta. Mientras el té se vende a 1,40 dólares el kilo en el mercado internacional, con packaging ingenioso y una producción casi artesanal de té en hebras, lograron captar la atención del mercado interno de infusiones gourmet, que paga 60 dólares el kilo. “Si eso toma volumen, se generan ventas y se posiciona el producto en el país, que es lo que queremos, porque es muy bajo el consumo y puede competir con el café”, sostiene el ministro. 

En el Agro visualizan un fenómeno producto de la pandemia: una nueva migración hacia la chacra, de jóvenes que se quedaron sin clases presenciales y se ahorran el alquiler, pero también de familias que volvieron a producir desde una huerta orgánica hasta yerba mate. “Hay mucho desarrollo en ese sentido. Estamos viendo un retorno a la chacra y con producción orgánica, hacia la certificación, con un diferencial rentable”.

Esa vuelta a la chacra y el cuidado del medioambiente son activos invaluables para Misiones. “Los organismos internacionales destacan la conservación natural de Misiones”, destacó Patricio Lombardi, representante oficial ante el extranjero. Esta semana hubo una reunión con el embajador argentino en China y el medioambiente fue uno de los temas analizados para potenciales inversores, que se mostraron interesados en el Silicon Misiones.

Misiones invierte en el cuidado ambiental y deja de recaudar por no extender la frontera agrícola, como pretendió hace no demasiado tiempo el gobierno de Cambiemos en alianza con la corporación Maizar. 

Si 25 mil familias de productores misioneros se dedicaran a producir soja, tendrían una renta potencial anual por 79.000 millones, equivalente a casi un 80% del presupuesto provincial con una rentabilidad de casi 23.000 millones. 

En paralelo, Misiones deja de percibir todos los años 10,400 millones de pesos en concepto de impuestos a los Ingresos Brutos por actividades comerciales e industriales que podrían llevarse adelante en las 1,6 millones de hectáreas protegidas.  

Por eso es fundamental potenciar la producción de la chacra sin alterar lo que queda de la biodiversidad. Y ponerle valor al verde.

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

2 Comentarios

  1. Misiones tiene mucho para industrializar aun y aunque estuvo primera en exportaciones, claramente va a perder protagonismo respecto al resto del NEA, si no cambia sus politicas tributarias.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*