Provocando el caos y la pobreza energética

Compartí esta noticia !

Es insólito y una verdadera falta de respeto, que la banquera puesta a canciller, con una actitud que pareció una burla a todos los argentinos, haya dicho, sonriendo socarronamente “van a tener que comprar grupos electrógenos”, al referirse a las limitaciones del Sector Eléctrico para abastecer la demanda en este verano. 

Los gobiernos coherentes y con claro sentido de defensa de Lo Nacional, actúan con presteza, para implementar soluciones, y a nadie antes se le ocurrió reírse del preocupante cuadro de situación, que evidencia que estamos al filo de la pobreza energética, para peor por doble efecto negativo. 

En efecto, la pobreza energética de un país, se puede dar por dos motivos: 

a) por deficiencias graves en el servicio, como los cortes no programados, por falta de Potencia Instalada Efectiva, o por falta de inversiones en Transmisión (Alta y Media Tensión) y Distribución (Baja Tensión); 

b) por muy altos precios de los energéticos básicos, que los vuelven bienes o servicios prohibitivos, como si fuesen de lujo, siendo que son necesidades elementales. 

Respecto a la pobreza energética, por deficiencias técnicas -intencionales en los casos del macrismo y del “libertarismo”- (al cancelar inversiones en marcha y al no concretar otras inversiones en la magnitud y calidad necesarias), además de escasas o nulas inversiones en Mantenimiento; se provocó un peligroso achicamiento de las reservas de la Potencia Instalada Disponible, situación que se agrava en forma intencional, al cortar abruptamente todas las obras públicas, entre ellas varias importantes centrales eléctricas en construcción, así como necesarias ampliaciones, mantenimientos y mejoras en las redes eléctricas, tanto de Baja, Media y Alta Tensión. Cabe recordar, que sin motivo valedero alguno, apenas asumido el gobierno neoliberal del macrismo, suspendió abruptamente las ya comenzadas obras de la Central Nuclear de Atucha 3, que iba a ser la cuarta nuclear argentina, la cual contaba con respaldo técnico y financiación blanda, ofrecido todo ello en ventajosas condiciones para Argentina, por parte de China. 

De haberse continuado dicha obra, estaría cerca de terminarse, aportando en corto plazo una considerable Potencia y una Generación de gran magnitud, eficiente, confiable, apta para reforzar la Energía de Base del Sistema Interconectado Nacional. 

Por otra parte, concretar la Cuarta Central Nuclear hubiese tenido enorme importancia estratégica, con claras connotaciones de soberanía efectiva … pero claro, tanto neoliberales como sus “socios” libertarios, se mofan abierta y desvergonzadamente, de toda noción de soberanía. 

Y entre los apoyos más firmes a esos sectores políticos marcadamente antinacionales, se encuentra el grueso de los uniformados, atiborrados de ideología procesera, la cual predica el patrioterismo de bandera, que grita supuesto “patriotismo” mientras apoya políticas destructivas y claramente antinacionales. Pero este ya es otro tema. 

El gobierno neoliberal del macrismo frenó otras obras energéticas de importancia que, si se hubiesen apoyado, hoy aportarían importantes volúmenes de Potencia Instalada Firme, apta para producir Generación de Base del Sistema Interconectado. 

Entre ellas, el macrismo puso trabas a los avances de las dos grandes hidroeléctricas en construcción en Santa Cruz; la Central Carbonífera de Río Turbio; proyectos hidroeléctricos muy factibles, en la región de Cuyo; la obra de Añacuá, esta como ampliación de Yacyretá; y tampoco encaró nuevas grandes centrales termoeléctricas ni la ampliación de las tres construidas en el gobierno de CFK, de las cuales solo faltaba instalar las respectivas Turbinas de Vapor, para completar los Ciclos Combinados … pero fue muy rápido el macrismo, para privatizarlas, en beneficio de “empresarios amigos”. Con todas las limitaciones que tuvo el gobierno de Alberto Fernández, y pese a las estrecheces financieras (heredadas del brutal endeudamiento perpetrado por la dupla Caputo – Macri), se dio impulso a las obras de las dos grandes hidroeléctricas en Santa Cruz y a la Central Carbonífera, se encaró la construcción de Añacuá; obras con importantes avances. Además, hubo acciones para que las privadas Edesur, Edenor y Edelap, realicen inversiones en Transmisión y Distribución, cuyas carencias habían provocado cortes masivos en barrios del AMBA. Y hubo apoyos a las provincias, para avanzar en necesarias obras de esos sectores energéticos. 

Te puede Interesar  La silvicultura responsable puede ser un buen negocio en Misiones

También en el período del “albertismo” se intentó comenzar la Cuarta Central Nuclear, con la tecnología de uranio enriquecido, siempre con financiación blanda y respaldo técnico de China. Pero las fortísimas presiones del Bloque Atlantista, en particular de EEUU, operaron para impedir esta necesaria obra. 

Ahora, la motosierra desguazadora del gobierno libertario, frena en forma tan dogmática como irracional, a todas las obras públicas, entre ellas las energéticas. Con eso, están “jugando con fuego”, acentuando las condiciones por las que pueden existir masivos cortes del servicio, y con ello, consecuentes grandes manifestaciones de lógico descontento popular. Con la excusa de eliminar el déficit presupuestario, implementan un “parate” general, que con seguridad será catastrófico afectando el esencial servicio eléctrico. 

El macrismo-mileísmo muestra total intencionalidad de provocar y profundizar una descomunal crisis socio económica, sin motivos valederos, provocando una brutal concentración de la riqueza en muy pocas manos; y por cerrado dogmatismo de apego irracional a destructivos planteos de la Escuela Austríaca de Economía (que fueron utilizados por los promotores del destructivo neoliberalismo); con lo que frenaron todas las obras de nuevas usinas eléctricas, incluso algunas con financiaciones comprometidas por China, en favorables condiciones. 

Un breve listado de importantes usinas en avanzada construcción, que se paralizaron sin motivos válidos, y por puro dogmatismo “libertario”, caben citar: las dos grandes hidroeléctricas Néstor Kirchner y Jorge Cepernic, en Santa Cruz; la Central Carbonífera de Río Turbio; la hidroeléctrica Añacuá, que potenciará a Yacyretá, las obras de reversión y ampliación del Gasoducto Del Norte, el cual conectado con el Gasoducto Presidente Néstor Kirchner, debe facilitar enormemente la utilización del gigantesco yacimiento de Vaca Muerta, el cual de completarse las obras del gasoducto, permitirá instalar varias grandes usinas termoeléctricas; los proyectos hidroeléctricos, ya estudiados, en la región del Comahue, que en el marco de esta ideología libertaria, tan destructiva, los desecha por completo. 

Se repite como mantra de fe pagana del libertarismo, que la emisión monetaria es la gran causante de la inflación, siendo que es sabido que el fenómeno inflacionario en Argentina, tiene carácter estructural, siendo multicausal. 

Con esa ceguera mental, nos llevan al caos socio económico, provocando intencionalmente una nociva estanflación, con previsiones catastróficas para los meses venideros (¿o para más de un año … ?), Y con eso, nos endosan el muy factible cuadro de pobreza energética, por falta de inversiones. Eso, además de la pobreza energética que provocarán las nuevas tarifas, llevadas a valores exorbitantes. 

Te puede Interesar  Breve resumen de las carencias de infraestructura y otros hechos que condicionan el desarrollo de Misiones

¡Y no es cierto que “no hay plata”! Es una de las excusas, para provocar miseria general y la consecuente brutal transferencia de ingresos, a unos pocos megas ricos. La otra causa de pobreza energética que están perpetrando intencionalmente y con alevosía, es otra suba descomunal de las tarifas de los energéticos (combustibles, gas natural y en garrafas, electricidad). 

La anunciada muy fuerte suba de las tarifas, casi seguro será una reedición corregida y aumentada de los brutales tarifazos perpetrados en el macrismo, ahora con claro efecto empobrecedor masivo y enriquecedor selectivo, pues salarios y jubilaciones permanecen “pisados” a valores nominales congelados, mientras el poder adquisitivo se deteriora en forma acelerada; con lo que los grandes grupos económicos aumentan en forma descomunal sus ingresos, y sus ganancias. 

Eso implica que, con total intencionalidad, se busca el empobrecimiento masivo de nuestra población, en medio de falsos justificativos, y con la inflación desbocada, en una forma que -todas las evidencian lo indican- es una metodología para provocar el caos socio económico. En todo eso, la acentuada inflación, opera como herramienta de “disciplinamiento” del pueblo argentino, que suponen los perpetradores, no reaccionará, confuso y desanimado por el caos y la miseria, llevados a niveles espantosos. 

Y por si todo eso no alcanzara, amenazan con brutales acciones de represión, con las mismas metodologías y las mismas conducciones, que tantas víctimas provocaron en la crisis terminal de 2001/2002; pavoroso contexto que los hechos estarían demostrando que se quiere repetir. 

En el mismo sentido de destruir al Estado Argentino y facilitar “negocios fáciles” a los grandes grupos de poder, contra toda lógica nacional, están por volver a privatizar el manejo de las Grandes Hidroeléctricas de la región del Comahue, lo cual significa que en vez de recuperarlas y utilizar positivamente sus importantes utilidades financieras (con las que se podrían financiar nuevas obras), en vez de ello, se pagará a privados (seguramente varios de ellos extranjeros), que en lo esencial, cobrarán jugosos dividendos, solo por “subir o bajar las palancas” de funcionamiento, de grandes usinas construidas por el Estado Nacional como herramientas para el desarrollo. 

Con el grueso de nuestra población inmerso en la miseria más abyecta, suponen que eso anularía toda capacidad de reacción para impedir semejantes aberraciones. 

Ese contexto de descomunal caos, con el Estado Nacional que pretenden enanizar hasta hacerlo irrelevante, y sin limitación alguna para que nuestras tierras puedan ser compradas por extranjeros, todo indica que además de perpetrar rápidas operaciones de más endeudamiento, se busca volver a extranjerizar nuestros bienes de mayor importancia estratégica y económica, incluyendo entes y empresas claramente rentables y grandes efectos multiplicadores positivos. 

La conclusión final será el desguace del Estado Argentino, que -si no se impide- nos empujará a la irreversible disolución nacional. 

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin