Qué dice el primer sondeo tras la llegada de Massa como superministro

Si no te gusta como está puesta la mesa, lo mejor que podés hacer es darla vuelta” dice Frank Underwood en una escena de House of Cards. Esa misma línea debe haber estado presente en muchas mentes de la política argentina en los últimos días. Es precisamente lo que parecemos estar viviendo: un auténtico cambio de escenario, probablemente el cambio de escenario más grande del gobierno del Frente de Todos.

Un 60% creía que Alberto Fernández debía hacer un cambio total de gabinete. Fue el primer dato del estudio nacional de agosto de la consultora Zuban&Córdoba. Y menos de un día después de su circulación se supo de la llegada de Sergio Massa al gabinete en un nuevo rol de “Super-Ministro” concentrando la totalidad de las áreas económicas. Según trascendidos, nuevos cambios serán anunciados en los próximos días.

Se trata de un nuevo escenario político y económico, un cambio en las reglas de juego del debate entre oposición y oficialismo que no todos parecen haber decodificado hasta ahora. Puede ser el nacimiento de una nueva lógica en la centralidad política. La oposición parece creer que puede atacar a Sergio Massa con las mismas armas que hasta ahora han utilizado contra Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner. No parece que sea la jugada más inteligente. Cualquier cambio en las reglas de juego requiere adaptar las estrategias discursivas. No hacerlo es el primer paso para empezar a cometer errores que se pagan caro.

En el adelanto de este estudio de agosto el otro dato es que la sociedad muestra mayor madurez que la clase política, especialmente en lo que tiene que ver con el respeto a la institucionalidad y el mandato del gobierno. La irresponsabilidad de algunos actores sociales que parecían jugar con posibles fines de ciclo o salida anti-democráticas se chocó rápidamente con esa madurez social.

Sin embargo, aunque la llegada de Sergio Massa implique un cambio en las reglas de juego, lo que sigue sin cambiar es la impaciencia de la sociedad. El 70% de percepción negativa del gobierno y sus figuras se mantiene intacto. Ese 70% necesita empezar a ver resultados y acciones concretas para empezar a revertirse. No habrá luna de miel para el nuevo Super-Ministro, se necesitan medidas urgentes y consensos políticos alrededor de las mismas. Las reglas cambiaron, la urgencia se mantiene.

Una sociedad que mira al dólar

En este nuevo estudio Zuban&Córdoba propone estudiar el estado de las percepciones económicas. Un 92% de la sociedad estuvo expectante a los cambios en la cotización del dólar durante las últimas semanas, y un 79% afirma creer que la cotización del dólar blue es la que más impacta en sus finanzas personales. Las voces oficiales que durante el último tiempo buscaron desmerecer esa cotización cometieron una grave mala praxis económica y política. Esa lección debe estar presente en el nuevo equipo económico.

Un 74% vió con buenos ojos la suspensión de contratación de nuevos empleados públicos y el congelamiento de gastos del estado, dos de las principales medidas de la ministra Batakis antes de su partida. La sociedad espera del gobierno más gestos de austeridad y racionalidad. Cualquier medida de shock en las próximas semanas debería estar acompañada de más gestos de este estilo. La política debe mostrarse dispuesta a realizar los mismos sacrificios que se le piden a la gente.

Y esos sacrificios no se esperan solo del oficialismo. Las principales figuras de la oposición también deben tomar nota del cambio de reglas. Cerrarle la puerta a los acuerdos y consensos, sobreactuando posiciones de fortaleza o agresividad, probablemente sean acciones que traigan más costos que beneficios en el mediano y largo plazo. Así como la gente espera gestos de austeridad del oficialismo, también espera razonabilidad de la oposición. ¿Tendrán la madurez necesaria para mostrarla?

Un repaso sobre Milei

Los últimos estudios de Zuban&Córdoba mostraron que la percepción negativa de Milei se estabilizó. La figura libertaria es ya para la sociedad un integrante activo de “la casta política”. Sin embargo, hay una particularidad para resaltar: su resiliencia electoral, que se mantiene en torno a los 20% y que ha resistido el aumento de la negatividad en su imagen personal.

Ese nuevo bloque libertario seguramente sea uno de los actores centrales en la próxima elección presidencial. El escenario de tres tercios imperfecto puede haber llegado para quedarse y seguramente sea el gran ordenador de la oferta electoral.

Ese escenario de tercios es particularmente importante cuando se analiza en un potencial ballotage para las próximas elecciones presidenciales. En una segunda vuelta, es el tercio restante el que funciona como árbitro de los espacios mayoritarios. Esa foto es la que la política debería estar considerando.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password

WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE