Reflexión del Pastor Decena: La Santa Cena

Hoy veamos la última cena del Señor y sus enseñanzas fundamentales para que podamos comer el pan y beber de la copa no por tradición sino con revelación. Algunos lo llaman “la mesa del Señor”, otros la “Eucaristía”, otros la “Santa Cena”, pero más allá de cómo se la llama, debemos hacer esto con revelación y no por una tradición o buena costumbre, debemos meditar y tomar conciencia de lo que estamos haciendo cuando tomamos la Santa Cena del Señor.

 

En primer lugar veamos qué nos dice la Palabra de Dios sobre la Semana Santa:

Domingo – Entrada de Jesús en Jerusalén (Mateo.21:1-11, 17; Marcos. 11:1-11; Lucas.19:29-44)

Lunes – La purificación del templo (Mateo.21:12-16, 18, 19; Marcos. 11:12-19; Lucas 19:45-46)

Martes – Jesús enseña en el templo y responde preguntas (Mateo.21:20-25:46; Marcos 11:20-13:37; Lucas 19:45-21:36)

Miércoles – Jesús descansa, es ungido por María y la confabulación para matarle (Mateo 26:1-5, 14-16; Marcos 14:1, 2,10-11; Lucas 22:1-6)

Jueves – La última cena, Getsemaní, traición de Judas y arresto de Jesús (Mateo 26:17-19; Marcos 14:12-52; Lucas 22:1-23:56)

Viernes – Juicio, crucifixión y sepultura de Jesús (Mateo 26:20-27:61; Marcos 14:53-15:47; Lucas 22:54-23:55)

Sábado – Jesús en la tumba (Mateo 27:62-66; Lucas 23:56).

Domingo – La resurrección, apariciones y ascensión (Mateo 28:1-16; Marcos 16:1-20; Lucas 24:1-53)

Y ahora sí analicemos la última cena y sus enseñanzas fundamentales para que podamos comer el pan y beber de la copa no por tradición sino con revelación.

I)SIGNIFICA UNA PODEROSA COMUNION.

1° Corintios 10:16 “Esa copa de bendición por la cual damos gracias,  ¿no significa que entramos en comunión con la sangre de Cristo? Ese pan que partimos, ¿no significa que entramos en comunión con el cuerpo de Cristo?

1° Corintios 10:17  Hay un solo pan del cual todos participamos; por eso, aunque somos muchos, formamos un solo cuerpo”.

TAN PODEROSA PALABRA DONDE FUNDAMENTALMENTE ESTA HABLANDO DE COMUNION.

La comunión es Koinonia, una unión en amor puro y con buenas intenciones. Cuando estamos en comunión con Dios hay osadía, atrevimiento, acción, porque los que conocen a Dios van a hacer la diferencia en la sociedad.

Juan 17:23. Si alguien está juzgando, criticando debe arrepentirse y no participar de la Santa Cena del Señor. Muchos están enfermos porque están cometiendo un gravísimo error. Por eso la comunión es tan importante con mis hermanos y con Dios.

La comunión es más que  saludarnos y congregar en un mismo lugar, es estar unidos para resistir al diablo y resistir todo intento de división  para poder reinar, la comunión es el único escudo que puede resistir al enemigo, y vencerle, es un activa y resistente militancia de la unidad para que el maligno pueda ser vencido! El diablo sabe que si permanecemos unidos le vamos a erosionar su reino y además que unidos el reino se expande y se expande! La comunión es más que saludarnos en una reunión! Es una determinación fuerte de que el maligno no nos puede vencer. Juan 17:15 

 

  1. II) ES UNA AFIRMACION QUE SOMOS REYES Y SACERDOTES PARA DIOS

Jesús inaugura el sacerdocio de sus discípulos, no como el sacerdocio de la ley sino un sacerdocio superior y más poderoso.

Jesús es el sumo sacerdote según el orden de Melquicedeq y el Señor le dice que todos los demás estarán como sacerdotes según esa orden! Si recordamos, este Sacerdote le salió al encuentro a Abraham sacó pan y vino y Abraham le dio los diezmos de todo.

El Sacerdocio de Melquisedec, pero ¿Quién fue Melquisedec?

Génesis 14:18  Entonces Melquisedec, rey de Salem y sacerdote del Dios Altísimo, sacó pan y vino; Génesis 14:19-20.

Pablo, el apóstol, el autor de la carta a los hebreos tenía una poderosa revelación sobre este tema.

Escribió esta carta con el fin de explicar la superioridad de Jesús a los hebreos. En el capítulo 1 dice que Jesús es superior a los ángeles, en el capítulo 3 muestra a Jesús superior a Moisés, en el capítulo 4 superior a Josué, a continuación, en el capítulo 5 lo muestra superior a Aarón. En cada caso, Jesús es mayor.

Había dos grandes cargos en el antiguo Israel: el cargo de rey y el cargo de sumo sacerdote. El rey siempre vino de la tribu de Judá, y al sumo sacerdote siempre fue de la tribu de Leví. Jesús vino de la tribu de Judá y era descendiente del rey David, y esto lo califica para ser rey.

Pablo tenía el conocimiento de que sólo los levitas podían ser sacerdotes, y él sabía que Jesús no era un levita. Entonces Dios le dio la revelación. Seguro el Espíritu Santo le mostró las palabras del Salmo 110: “Juró el Señor, y no se arrepentirá: Tú eres sacerdote para siempre según el orden de Melquisedec.”  ¡Había otro sacerdocio!

Más bien, él fue el primer sacerdote y jefe de un nuevo orden de sacerdotes.

Pedro tuvo una revelación sobre el tema: 1° Pedro 2: 9.

Las diferencias en el Nuevo Sacerdocio. ¿Cuáles fueron entonces las diferencias esenciales entre estos dos órdenes bíblicos del sacerdocio?

Un sacerdocio celestial:

  • El sacerdocio de Melquisedec es un sacerdocio celestial.

El sacerdocio levítico, como todos los demás sacerdotes, era un sacerdocio terrenal.

Hebreos 8: 1 y 2 leemos que Jesús “se sentó a la diestra del trono de la Majestad en los cielos, ministro del santuario, y de aquel verdadero tabernáculo que levantó el Señor, y no el hombre.”  En el versículo 5 leemos que “los sacerdotes levitas sirven a lo que es figura y sombra de las cosas celestiales”.

  • El sacerdocio de la ley era Temporal. Dios dio instrucciones a Moisés para ordenar al sacerdocio levítico para demostrar lo que significa ser un sacerdote. Dios hizo que fuera de carácter temporal y que nunca tuvo intención de durar para siempre.

Selección de los Sacerdotes: ¿Cómo fueron los sacerdotes levitas elegidos?

  • El sacerdote levítico primero fue Aarón. Dios instruyó a Moisés que lo designe como Sumo Sacerdote.

Encontramos la primera mención de esto en Éxodo 28: 3.

Este sistema tiene una debilidad evidente. El primer sumo sacerdote, Aarón, era un hombre fiel y justo. Sin duda, muchos sacerdotes levitas siguieron el ejemplo de Aarón en ser hombres buenos y justos, lamentablemente otros no.

No existe un sistema basado en la herencia humana que sea adecuado para el Reino de Dios. Sólo la herencia espiritual y divina puede manifestar su Reino.

Apocalipsis 1:6; Apocalipsis 5:10; Apocalipsis 20:6. 

Aquí se manifiesta algo maravilloso que debemos aprender, este sacerdocio es superior al sacerdocio de la ley que era solo para Israel, el sacerdocio de Melquisedec se incorpora a todos los hijos de Dios para que el Reino de Dios se expanda.

Apocalipsis 1:5,6: “y de Jesucristo el testigo fiel, el primogénito de los muertos, y el soberano de los reyes de la tierra. Al que nos amó, y nos lavó de nuestros pecados con su sangre,  y nos hizo reyes y sacerdotes para Dios, su Padre; a él sea gloria e imperio por los siglos de los siglos. Amén.”

 

III) LA SANTA CENA ES UN ANUNCIO

1° Corintios 11:26 “Así, pues, todas las veces que comiereis este pan, y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que él venga”.

Es una proclamación, es uno de los más poderosos anuncios que podamos hacer en la vida. Cada vez que tomamos la comunión estamos anunciando la muerte del Señor hasta que el venga. Cuando alguien gusta, ve, escucha, toca entonces es un anuncio novedoso y poderoso que nunca se va a olvidar durante toda su vida, es una proclamación extraordinaria de que alguien murió por toda la humanidad, al mundo invisible a los visibles, a las potestades, a los ángeles, a los demonios en la tierra y debajo de la tierra. Anunciamos todo lo que esa muerte hizo por ti, murió por tus pecados, enfermedad, maldiciones, pobreza.

Tomar la Santa Cena por revelación, es un acto poderoso en el mundo y cada vez que el maligno te ataca, te quiere acusar, enfermar, atacar a tus hijos, proclama el pan y el vino; no solo son símbolos, son armas poderosas con las cuales  el diablo no sabe qué hacer. Es plantarle la verdad que le debilita y por cuya fe somos libre, fe en la muerte de Cristo. Hay sangre derramada por los pecados de la humanidad. Proclamar a Cristo crucificado por nuestras vidas. Es por fe que echamos fuera al diablo, le prohibimos y le limitamos en el nombre de Jesús.

Jesús confirma esto alrededor de mil años más tarde.  Los discípulos tienen hambre, es el día de reposo, pero se ponen a arrancar espigas de trigo y a comer.  Los fariseos los critican pero Jesús responde en Mateos 12:3 –7. Servimos a un Dios que está por encima de los rituales.  Jesús saca este asunto del pan consagrado con David para mostrar que observar las leyes rituales era menos importante que la supervivencia de David, pero fundamentalmente vendría algo superior, “el pan de Vida” que haría que fuésemos reyes y sacerdotes sobre la tierra.

La Santa Cena es un acto que proclama que somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó y dio su vida por nosotros!

Feliz domingo de Resurrección y bendecida semana, hay victoria en el nombre poderoso de Jesús!

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password