Sheerwood Unplugged, la mayor apuesta gastronómica del año en Posadas, cerró sus puertas apenas siete meses después de abrir

El posadeño es un cliente nada fácil de conquistar. Cuando algo le gusta, elige y consume. Pero si por “h” o por “b” una propuesta no le cierra, entonces el comerciante o empresario gastronómico que apuesta, mejor que empiece a buscarle la vuelta o terminará cerrando sus puertas.
Algo de esto pasó con Shewood Unplugged, la sucursal de la cadena de restaurantes temáticos correntino que cerró sus puertas hace un par de semanas, con menos de 7 meses de funcionamiento. Había abierto sus puertas el 26 de agosto.
Ahora la cadena correntina, según fuentes consultadas por Economis, buscará modificar su propuesta y hacerla más accesible y popular, desde la imagen también.
Situado en la esquina de Coronel López y Córdoba, en el cuarto tramo de la Costanera (detrás del Paseo Via Cultural), Sheerwood llegó para tomar la posta que había dejado otra apuesta de alto voltaje que tampoco anduvo en el exigente mercado gastronómico vernáculo: Vualá.
Con sus tres pisos y su amplia terraza, el formato de los correntinos consistía en un restaurante con varios bares. Uno en la espectacular terraza con vista al río. Otro en el amplio patio descubierto y una barra en forma de U en la planta baja, muy novedosa para Posadas. Distintos ambientes, distinta música y una apuesta que también incluía convertir el primer piso en un local bailable en determinados días de la semana.
La promesa de Sheerwood era ofrecer números en vivo de artistas locales y también nacionales, aunque ese formato nunca se concretó.
Otras propuestas sí funcionaron
Sheerwood tuvo buena muy buena repercusión en la apertura. Pero luego, con el correr de los meses, no encontró un público que, en cambio, optó por formatos similares que apuntaban a un target parecido, como Cristóbal (otro local de capitales correntinos), The Rox y el nuevo Brandom, que a diferencia de Sherwood logró ser un éxito desde el arranque, a pesar de no tener una oferta gastronómica y una atención suficientemente aceitada.
Acaso una diferencia entre Sheerwood y Brandom sea que, mientras el segundo (de capitales obereños) tiene una espectacular ubicación de frente al río. Sheerwood está situado en una calle interna, como Coronel López, y para el público no es lo mismo que estar casi a la vera del Paraná. Lo destacable del caso Sheerwood es que se dio en un contexto de visible repunte del consumo, con restaurantes de la Costanera repletos los sábados  (sobre todo a comienzos de mes) durante el verano.
 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password