Transporte: Las Empresas no entienden que se terminó la fiesta de subsidios

Todos se quejan y critican que estamos peor pero para ordenar una gran fiesta denominada Nacional y Popular tiene sus consecuencias, hemos vivido durante muchos años algo que era ficticio tipo la época del uno a uno, en algún momento eso tenía que explotar y sin duda que se terminarían los beneficios y evasiones, dado que de continuar y no es una frase hecha estaríamos peor que Venezuela, la inoperancia, corrupción y mal manejo de los recursos a todo nivel del estado nos ha llevado a tener que ajustar todo lo que se iba en beneficio de unos pocos y pensar en todos los argentinos, hoy día se escucha que el gobierno de turno está gobernando para unos pocos y los mas ricos, es mi humilde pensar –sin tener color político- y esta a la vista que se están ordenando las cuentas y los gastos para que podamos ser todos incluidos en los beneficios que brinda el Estado Nacional con los impuestos que todos nosotros mismos pagamos mes a mes, que son cada vez más y más elevados, mas aún en esta Provincia de Misiones.

Todas las empresas principalmente las del Transporte Público y de larga distancia se quejan porque no cierran sus cuentas, se debe a que siempre ganaron fortuna, ya que eran dueños absolutos del mercado, en el transporte público de Posadas lo siguen siendo, cobrando los pasajes a su antojo y recibiendo subsidios millonarios, hoy el Estado le da la posibilidad a la gente a que viaje en la aerolínea de bandera nacional por menos costos que antes y en eso la empresas de transporte se justifican para llorar, personalmente suelo viajar a Buenos Aires desde Posadas y siempre los micros salen completos, con servicios a bordo pésimos, la cena es imposible consumirla porque a simple vista no son frescas, el aroma a guisado cuando recalientan invade el micro que cuando te sirven para consumir te produce rechazo, nunca han tenido el asesoramiento de algún especialista que les recomiende menús que puedan ser servidos en ese tipo de lugares como es un transporte, abaratan los costos en no contratar una persona idónea que maneje una cosa tan importante como es la ingesta de alimentos por seres humanos y en varias ocasiones menores con defensas mucho más bajas que un adulto.

Ningún empresario quiere ajustarse el cinturón, todos quieren seguir en la misma fiesta, pretenden ganar para salvarse toda la vida y no para hacer del trabajo una actividad que brinde un buen servicio y vaya creciendo gradualmente, están muy mal acostumbrados al sálvese quien pueda, no les importa mantener la cartera de clientes sino que únicamente cada vez mas solo en ganar dinero y mucho.

De lo que no toman conciencia los comerciantes es que a partir de ahora todos deben afinar la punta del lápiz para seducir a los clientes, ofreciendo un servicio de excelencia para poder captarlos y con un margen prudencial de ganancia deducido los gastos fijos e impuestos, ya no es cobrar lo que no vale, mas aun teniendo en cuenta que en el vecino País de Paraguay están a full con las ventas, un verdadero comerciante si tiene vocación encuentra la forma de hacer funcionar su negocio, venimos de una mala costumbre de “levantarla con pala” gracias al Estado con la plata de todos y eso ya no debe ser así nunca  más, hay que adaptarse a los nuevos tiempos para poder progresar y los funcionarios del gobierno Provincial de turno deben realizar un minucioso estudio de la gran cantidad de impuestos provinciales que existen y poder disminuirlos para darles una mano a los contribuyentes que mantienen las arcas del Estado con sus impuestos, hay que aprovechar estas próximas elecciones legislativas para prestar atención a las propuesta viables de los candidatos y darle una banca a quien realmente presente un proyecto serio que beneficie a la gente y no ocupe un lugar solo para recibir una dieta y los mismos de siempre hagan lo que les plazca con el dinero que es de todos, es momento de reaccionar y aprender a votar con la cabeza, antes se hacía por afinidad con el partido o por ideología, hoy hay que hacerlo a la persona, para poder cambiar de una buena vez la situación deplorable que nos aqueja.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password