Trump cuelga el teléfono al primer ministro de Australia tras una tensa charla sobre refugiados

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el primer ministro de Australia, Malcolm Turnbull, mantuvieron este fin de semana una tensa charla telefónica por los 1.250 refugiados que el expresidente norteamericano Barack Obama se comprometió a recibir, revelaron este lunes medios locales. Tras el encuentro telefónico las relaciones entre ambos países, aliados históricos, están a los niveles más bajos registrados desde hace 40 años.

De acuerdo con el The Washington Post, que cita a altos cargos bajo condición de anonimato, Trump le dijo a Turnbull que el acuerdo al que había llegado con Obama era “el peor acuerdo de la historia” y se quejó de que, de cumplirlo, lo iban a “matar” políticamente en Estados Unidos.

Trump habría tenido una actitud similar cuando habló con su homólogo mexicano, Enrique Peña-Nieto, hasta el punto que la Administración Trump tuvo que negar rumores de que Trump le habría amenazado con enviar tropas estadounidenses a cruzar la frontera sur.

“Cuando se enteran de las duras llamadas telefónicas que tengo, no se preocupen”, comentó el presidente estadounidense en una audiencia de líderes religiosos y políticos en el National Prayer Breakfast, un evento anual que se celebra en Washington. “El mundo tiene problemas, pero vamos a arreglarlo, ¿ok? Eso es lo que hago”.

El dilema para los diplomáticos mundiales es averiguar si el estilo contundente de Trump es simplemente una táctica para mantenerlos desconcertados o más bien el comienzo de un movimiento para eliminar el compute de reglas que ha guiado las relaciones con los Estados Unidos desde la Segunda Guerra Mundial. Mientras tanto, los aliados no tienen otra opción que prepararse para lo peor.

En cuanto a esa conversación con el primer ministro australiano, Trump llegó a acusar a Australia de querer exportar “al próximo atacante de Boston”, en referencia a los terroristas que atentaron en 2013 durante una maratón en esa ciudad, al pretender enviar a 1.250 refugiados que en ese país están encerrados en centros de detención.

El empresario neoyorquino le hizo saber a Turnbull que la conversación que estaban manteniendo era “de lejos la peor” de las cinco que había sostenido ese día con mandatarios internacionales, incluido el ruso Vladimir Putin. Trump dio entonces por terminada una conversación que se suponía debía durar una hora y tan solo fue de 25 minutos.

Sin hacer mención a la conversación con Turnbull, Trump se refirió hoy a través de Twitter al compromiso de Obama de acoger refugiados que están detenidos ahora en Australia. “¿Podéis creerlo? La Administración Obama acordó traer a cientos de inmigrantes ilegales de Australia. ¿Por qué? ¡Estudiaré este estúpido pacto!”, señaló el presidente estadounidense.

En una entrevista posterior al tuit, Turnbull dijo que todavía espera que el acuerdo se mantenga y agregó que estaba “muy decepcionado” por la filtración, asegurando que la llamada con Trump terminó “con cortesía”. “La pregunta es, se comprometerá a honrar el trato, y él ha dado ese compromiso”, dijo Turnbull.

La llamada con el presidente fue “muy franca y directa”, dijo, negándose a dar más detalles. Preguntado por la información revelada por el Washington Post en otra entrevista, Turnbull describió la relación de Australia con los Estados Unidos como “muy fuerte”.

Muchos de los 1.250 refugiados son originarios de los siete países de mayoría musulmana a los que Trump suspendió la concesión de visados el pasado viernes. El nuevo presidente también prohibió la entrada a todos los refugiados.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password