Tenía una agencia de viajes, por la pandemia se reinventó y lidera un emprendimiento que abastece de verduras a toda su localidad

Visibilizan a misioneras líderes de emprendimientos productivos a través de un ciclo de talleres la Comisión de Mujeres de Mujeres de la Confederación Económica de Misiones (CEM). Esta iniciativa denominada “En la Piel” mostró el caso de Raquel Rodríguez quien debió reinventarse durante la pandemia y apostar a un nuevo emprendimiento que ya le rinde buenos resultados

La Comisión de Mujeres de Mujeres de la Confederación Económica de Misiones (CEM) se encuentra implementando un ciclo de talleres vivenciales que busca visibilizar el rol de las mujeres que lideran PyMES y emprendimientos productivos a lo largo y ancho de la provincia. Esta iniciativa denominada “En la Piel” busca contagiar las experiencias y buenas prácticas de las mujeres que se animaron a emprender y trabajar en distintos rubros que movilizan la economía misionera, tales como producción, servicios, comercio, industria y turismo, entre otros.

De esta manera, el ciclo permite conocer historias que movilizan e inspiran, como por ejemplo la de Raquel Rodríguez, una productora de fotografía y video, que actualmente lidera un emprendimiento familiar de lechuga hidropónica en Leandro N Alem.

Reinventarse laboral y profesionalmente fue uno de los principales retos que planteó la pandemia. Muchos fueron los trabajadores y profesionales que se vieron obligados a salir de su zona de confort, crear y buscar alternativas para generar ingresos bajo nuevas modalidades de trabajo y consumo. En ese contexto, Raquel, junto a su marido, que está al frente de una agencia de viajes, desarrollaron la marca comercial Nueva Vida, que desarrolla junto a su marido, Rodolfo de la Vega y que hoy abastece a verdulerías y supermercados con variadas clases de lechuga.

Durante 2020 trabajaron con delivery de verduras saludables a partir de la primera partida de cosecha y hacia septiembre, cuando se reactivaron las salidas de las familias a la ciudad; pudieron focalizarse a pleno con el cultivo de diferentes variedades de lechuga en hidroponia (tradicional, morada, mariposa y roble) atendiendo a clientes específicos. Con el tiempo y en base a las preferencias de los compradores locales, desarrollaron un mix de lechugas, que permite a los clientes diferentes combinaciones en el mismo paquete o producto.

“Al inicio de este proyecto compartido con mi marido, trabajamos a pulmón y afrontamos distintas situaciones de prueba y error hasta entender que la asistencia y cuidado deben ser permanentes en este tipo de cultivo. Inicialmente hacíamos unas 300 plantas pero no lográbamos continuidad… ni productiva ni comercial. Primero, avanzamos con el invernadero y empezamos a plantar sistemàticamente cosa que en unas semanas también pudimos empezar a cosechar sistemàticamente” comenta Raquel.

En cuanto a la salida al mercado local, uno de los primeros desafíos fue, del tema del packaging, ya que se precisan bolsas exclusivas para lechugas con forma icónica que permiten el resguardo de la humedad en las raíces, uno de las ventajas diferenciales de este tipo de cultivo que garantiza la integridad de la planta para el consumo durante un período de 4 o 5 días.

Hoy por hoy, el emprendimiento es una actividad complementaria en la economía familiar con perspectiva de crecimiento. Raquel y Rodolfo están analizando posibles financiamientos para realizar la inversión necesaria en un terreno que ya poseen, de manera tal de poder ampliar el invernadero y hacer escalable la producción, no únicamente incrementando los ingresos, sino también generando mano de obra local.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password