Yerba mate: el INYM extiende suspensión de cosecha y recomienda dejar de plantar por dos años pero evita la “cupificación”

El directorio del INYM tomó hoy una resolución para tratar de equilibrar la sobreoferta de yerba mate que acentúa los problemas de precios y perjudica a los productores: extender la suspensión de cosecha (hasta el 30 de noviembre) y recomendar a productores paralizar las nuevas plantaciones por dos años.

La medida no parece lo suficientemente contundente como para cambiar el cariz del conflicto yerbatero, sin embargo. “Es más de lo mismo, todo sigue igual”, dijo Cristian Klingbeil, vicepresidente de APAM y director suplente del INYM (no participó del cónclave).

El INYM había entrado a la reunión hoy analizando la “cupificación”, una medida que está contemplada en la ley de creación del organismo, pero que sin embargo nunca se implementó en sus  15 años de existencia (los cumplió casualmente ayer). Hay muchas resistencias a esta medida, que para algunos no tiene parangón desde la prohibición total de cosecha que decidió la CRYM en 1966.

En cambio, los directores del INYM decidieron esta tarde avanzar en dos ejes para equilibrar la oferta y la demanda que empuja hacia abajo el valor de la materia prima.  Por mayoría sacó una resolución –que debe ser refrendada por el ministerio de Agricultura de la Nación- que extiende a tres meses la suspensión de cosecha. Será desde el 1 de septiembre hasta el 30 de noviembre.

En paralelo, se recomendó paralizar las plantaciones por dos años, con el objetivo de morigerar la oferta de yerba mate y se instó a los productores a que en la cosecha de este año, se deje por lo menos un 20 por ciento de hoja en planta. Mientras se sigue discutiendo el precio -el 1 de marzo habrá una nueva reunión- el INYM recomienda a los productores que no vendan por debajo del precio oficial y sostengan la materia prima hasta que se definan los nuevos valores.

Hay distintas visiones sobre la situación de la producción. Aunque la coincidencia mayor es que hay sobreoferta, otros directores sostienen que en realidad no se trata de un problema de oferta, sino de demanda. “Por la situación del país, cayó el consumo. No es alarmante, pero no tiene que ver con mayor oferta, sino con las bajas en las ventas, sumadas a la guerra en Siria“, explicó un dirigente.  Fuera del INYM, uno de los que trabajó en la ley original, coincidió en que uno de los problemas es la caída del consumo dentro de la Argentina.  “Hoy bajó el consumo de yerba mate, por eso hay super producción y también se cortó la venta a los mercados internacionales. Cayó el consumo per cápita. Esto habla de la necesidad también de salir a trabajar fuerte para promover el consumo”, criticó Raúl Solmoirago,ex legislador radical, hoy dentro de la alianza Cambiemos.

Los directores señalaron que la crisis del sector se magnifica porque es el único que derrama ganancias en toda la cadena productiva. Al haber crisis en los precios, repercute desde el sector industrial hasta el tarefero. En otras áreas económicas, los problemas están más focalizados, coincidieron.

Fuentes oficiales señalaron que el acuerdo se logró después de varias horas de discusiones a puertas cerradas en la sede del organismo. El punto más álgido fue justamente la recomendación de dejar de plantar, por lo que el acuerdo fue por mayoría.

En cuanto a la cupificación, en el organismo coinciden en que es de muy difícil aplicación, para que sea “justo”. Es que todavía no están listos los registros para determinar quienes son propietarios y cuántas hectáreas posee, además de chocar con la ley de libre mercado, que alienta el mismo Gobierno nacional.

 

Mañana habrá otra reunión con intendentes de las zonas productoras para analizar la situación social. Pero los directores del INYM advierten que los reclamos de los tareferos no son atendibles desde el organismo, sino desde el ministerio de Trabajo o de la AFIP.

“Están pidiendo un subsidio de 4.500 pesos y el INYM no puede dar subsidios. El ministerio de Trabajo es el único que puede controlar o ver si hay trabajo en negro.Pero con el convenio de Corresponsabilidad gremial, a ningún productor le conviene tener en negro al tarefero. El problema es que muchos le retienen al trabajador sus aportes y ni siquiera hacen las cargas sociales”, admitieron.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password