Argentina gana cómoda la “Copa América” financiera

La inversión es el principal determinante de si estamos en recesión o expansión y es fundamental para el crecimiento económico. Por lo tanto, medir correctamente la evolución de las expectativas de los inversores es de gran interés. Una aproximación a dicha evolución son los cambios en los precios de las acciones que cotizan en bolsa –es decir, los rendimientos accionarios. Esto se debe a que el precio de un activo financiero refleja esencialmente los flujos de pagos futuros que se espera que éste genere a lo largo de su vida.

La Copa América Bursátil analiza los rendimientos de los índices de bolsa de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México y Perú. El elemento distintivo de este indicador es que permite analizar el origen de los cambios en el valor de las empresas (según son reflejados por los índices bursátiles) y entender si son consecuencia de fenómenos globales, regionales o de cuestiones específicas de un determinado país.

Para entender el origen de los cambios en el valor de las empresas se compara la performance del índice bursátil de cada país con la de un índice global de referencia construido en forma específica para ese país. Este índice global de referencia tiene una composición por sector económico (o industria) similar a la del índice bursátil del país en cuestión. Así la comparación de ambos índices permite purgar los retornos nacionales de los efectos de cambios a los precios relativos de distintos sectores (p.ej. la baja de los bancos en 2008-2009, o la baja de acciones tecnológicas en 2001). Este índice global de referencia también netea los efectos de cambios en los términos del intercambio (cociente entre precios de exportación y de importación). El rendimiento propio se define como la diferencia entre el rendimiento total de un país y el de su índice mundial de comparación.

En segundo lugar se comparan los retornos propios entre los distintos países de la región. Ello permite comprender los efectos regionales. De esta forma logramos aislar los efectos que son específicos de cada país y que no son ni sectoriales globales, ni de términos del intercambio ni regionales.* Este índice es un importante avance para entender los cambios en el retorno propio de las empresas de un país. Sin embargo, es importante tener en cuenta que, como cualquier otro indicador económico, este no está libre de problemas.

En primer lugar, los mercados bursátiles latinoamericanos son pequeños, tanto comparados con el tamaño de sus economías como para estándares internacionales. Adicionalmente, la composición de estos índices puede no estar reflejando la estructura productiva de la economía. Estos dos elementos hacen que tal vez las expectativas de los inversores reflejadas en los valores de las acciones no estén reflejando en forma adecuada las expectativas de la mayoría de los inversores del país. Estos problemas se ven parcialmente contrarrestados por el hecho de que, en general, el valor de las empresas que no cotizan en bolsa toma como referencia las valuaciones de las que sí lo hacen.

En resumen, la Copa América Bursátil ayuda a entender mejor la evolución de las expectativas de los inversores sobre un país. Las mismas son el principal componente del rendimiento propio de dicho país en tiempos normales.

La alta volatilidad de los mercados accionarios, comparada con los movimientos más lentos de las expectativas de los inversores –que en definitiva son el objeto último que queremos medir– expone al índice a errores de interpretación si el mismo se difunde con alta frecuencia. En consecuencia, la Copa es una comparación de rendimientos dentro de un año calendario, del cual se publica un avance al final del primer semestre.

Es por ello que, a partir del primer semestre de 2015, el Centro de Investigación en Finanzas (CIF) de la Universidad Torcuato Di Tella difunde sus resultados en forma semestral. Si bien el índice se incorpora al conjunto de índices del CIF desde 2015, el mismo ya se venía produciendo en tiempo real desde 2012 (ver www.utdt.edu/copaamericabursatil).

A su vez, para una mejor comprensión del desempeño de la Copa en distintos contextos históricos, la misma fue computada retroactivamente para cada año desde 1987. La serie completa está disponible en www.utdt.edu/cif > Índices > Copa América Bursátil > Serie histórica.

Tabla de posiciones del primer semestre de 2017

Primer puesto: Argentina (con un rendimiento propio de 19%),

Segundo: Chile (3,6%),

Tercero: Perú (1%),

Cuarto: Colombia (-2%),

Quinto: México (-2,7%)

y último puesto: Brasil (-2,9%).

Esto quiere decir que, en el primer semestre del 2017, Argentina rindió 19% más que su índice mundial de referencia, mientras que Brasil rindió 2,9% menos. Los rendimientos son semestrales y están medidos en moneda local ajustada por la inflación real. La tabla de posiciones 2016 fue: Primer puesto: Perú (con un rendimiento propio de 22,6%), Segundo: Brasil (14,7%), Tercero: Chile (4,7%), Cuarto: Colombia (2,2%), Quinto: México (-2,6%) y último puesto: Argentina (-11,8%).

Es notable la suba de Argentina a lo largo del primer semestre del año, aun cuando sufrió una caída considerable en junio. Los índices mundiales de referencia (segundo gráfico) son mucho más estables que los del gráfico superior, por lo que gran parte de la volatilidad regional no viene de fuentes mundiales sino que es propia de los países bajo análisis y del bajo grado de diversificación de sus índices bursátiles, hecho que es confirmado por los rendimientos propios de cada país.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password