Bohren: “Vamos a priorizar los recursos para garantizar el acceso a la educación superior”

Compartí esta noticia !

La prórroga del Presupuesto 2023 decidida por el Gobierno nacional, tiene un impacto demoledor en las Universidades, que no saben si podrán llegar a la mitad del año con los mismos recursos que el año pasado. En febrero, las transferencias giradas a las universidades tienen una caída real del 72 por ciento, un tercio de lo que valía en el mismo mes del año pasado. Mientras las partidas no se actualizan, la inflación interanual va por encima del 254%. 

El presupuesto está destinado casi en su totalidad al pago de salarios, por lo que corren riesgo los servicios básicos, la seguridad, la limpieza, los insumos. y especialmente, los comedores. Los comedores representan el 30 por ciento del presupuesto general de la UNaM. La luz y el agua, otro diez por ciento. La limpieza, un nueve por ciento. 

En esa línea, la universidad Nacional de Misiones declaró la emergencia presupuestaria. Semana Santa, dicen los más pesimistas. Julio señalan otros, la fecha límite para el funcionamiento con estos mismos ingresos. La rectora, Alicia Bohren prefiere no poner fechas, aunque está más cerca de la vuelta tras el receso religioso. La conductora de la UNaM acaba de volver de una reunión con funcionarios nacionales a cargo del área educación. Fue una de las pocas en ser recibidas, pero las certezas son escasas. 

¿Qué significa la declaración de emergencia?

“Vamos a priorizar, o garantizar el acceso a la educación superior, el sostenimiento de las carreras de grado y posgrados vigentes en la universidad. Para sostener y garantizar eso, nosotros necesitamos la conectividad, la luz, el agua y la limpieza, eso es lo primero, después las políticas de inclusión. Es complicado. Hay intención de todas las autoridades de la UNAM de sostener el servicio de comedor, pero no creemos que tengamos los recursos para mantener la misma cantidad y calidad de servicio que tenemos. No queremos dar mala calidad, lo que nosotros ahora le pedimos a la nutricionista es que nos prepare 15 menús con los valores nutricionales adecuados, para ver y costear un poco. Obviamente, vamos a ir más para las proteínas vegetales, ese tipo de cosas, que las proteínas animales que están encarecidas en este momento, pero sabemos que tiene que haber un pan, una fruta, una verdura. Eso nos desafía a ser más creativos. Nosotros en Forestales, creamos la unidad productiva, producimos zapallos, zanahorias, verduritas, tomate, morrón, tenemos el sistema hidropónico, hacemos lechuga, hacemos rúcula, que los chicos no están acostumbrados a comer. La escuela tiene sus gallinas, tiene los huevos. Es una opción también que podemos armar acá y podemos producir -por el Campus de la Unam en Posadas-. Por ahí llegamos a un punto que se dan por hecho muchas cosas. Y creo que esta crisis nos obliga a repensar y revalorizar, tal vez modificar algunas cuestiones que son las que la sociedad está cuestionando. Obviamente, no podemos no ver, la sociedad dijo y se manifestó. Y muchos de nuestros estudiantes, que acompañaron a este Gobierno, están ahora también reclamando estos beneficios perdidos. Creo que nadie tuvo conciencia cierta del impacto. Yo les dije en las sesiones extraordinarias a los consejeros: “Por favor escuchen atentamente lo que el Presidente dice de la economía, porque eso es lo que está cumpliendo, porque después en campaña dijo muchas cosas que ahora no están, pero en economía es taxativo.

Y ¿Cuál es la realidad hoy económica de la Universidad?

La realidad económica la vamos a tener ahora, porque en diciembre estábamos de receso. Ahora recién vamos a recibir los primeros costos de servicios. Enero no es representativo de la actividad. El verdadero impacto de las tarifas, sobre todo de la energía lo vamos a ver ahora. Ya se están renegociando, ya están venciendo los contratos de limpieza, de seguridad, etcétera, etcétera. Vamos a iniciar el ajuste… no quiero decir ajuste. La restricción de viáticos o viáticos de muy bajo costo, la despapelización, reducir el ciclo de limpieza, la seguridad, etcétera. La universidad es austera en cierta manera, o sea, no hay mucho para recortar.

Te puede Interesar  Leer en la virtualidad, nuevo curso auto asistido para el secundario

Pero una casa o una empresa con el mismo presupuesto del año pasado y mayores costos, tiene que recortar… ¿Hasta cuando puede estirar la cuerda la Universidad?

Esa poca plata que tenemos es en doce cuotas. Ahora nos mandaron dos cuotas y ahora vamos a ver, vamos a ir definiendo, se van a diferir los pagos… hasta un punto en el que nos corten los servicios, así como viene la plata. Hay un mensaje que está circulando entre los rectores y rectoras, de que va a venir un presupuesto de los gastos de funcionamiento con un aumento del 65%. Que está muy por debajo de los aumentos por inflación. Entonces todos están ajustando, todos están viendo cómo garantizar la educación, los servicios educativos, también hicimos énfasis que usemos la virtualidad, que ya está autorizada, que la UNaM está acreditada con nuestro sistema, lo que nos ayuda muchísimo, también al chico a no salir de la casa, por ahí de tener clases de desde la casa. Eso también hay que ver si todos cuentan con dispositivos, datos, etcétera, etcétera, o sea, todo tiene dos caras. Pero la virtualidad, por ahí nos ayuda mucho, sobre todo el costo de alquiler, que es el costo mayor.

La Universidad pasó obviamente por muchas crisis, pero algo así como esto ¿Hace cuánto que no se ve?

La última crisis fue en la época de Mauricio Macri, en 2019, cuando tuvimos siete meses de demoras en el envío de los gastos de funcionamiento y nos cortaron hasta el teléfono. Estábamos inmovilizados, pero de alguna manera continuamos con los procesos de enseñanza y aprendizaje. En su momento estaba el gobernador Hugo Passalacqua, que nos dio una ayuda en su momento que creo que era una suma de tres millones de pesos para alimentos para los comedores. Con eso sostuvimos el comedor hasta fin de año. Otra cosa que se van a sostener son las becas Progresar y las becas Manuel Belgrano. Nosotros tenemos 9.000 becas Progresar y mil becas Manuel Belgrano, son muy diferentes las dos. Las becas Manuel Belgrano son como un cargo de ayudante de segunda semi exclusiva, es un monto interesante de 70, 80 mil pesos. Y en la otra beca Progresar, según el año que está, estaba entre 8, 6 y 12 mil pesos, que hoy esos valores se actualizaron con el salario mínimo, vital y móvil. Pregunté por las becas, me dijeron que van a continuar con las becas y que están pensando en una nueva beca, aunque todavía no tenían nada definido. La Provincia le da continuidad al boleto estudiantil. Entonces lo que más nos preocupa hoy, es la contención de los estudiantes más vulnerables,  que si nosotros no le damos beca a determinados estudiantes, no pueden venir… No van a poder estudiar, y esa es la realidad.

Me decía 2019 y antes me imagino los 90…

En los 90, claro. Era secretaria académica, no tenía los roles digamos de responsabilidad.

Hay decanos que dicen: ‘Mira con el presupuesto que tenemos a julio no creo que lleguemos, si se mantiene así’. A vos te dicen Semana Santa, ¿Cuál sería?

Creo que mayo, abril, como puntos críticos. Todo el sistema universitario está en la misma situación. Hay universidades que no tienen edificios propios, que alquilan, y el nivel de aumento del alquiler, se les fue a las nubes, entonces en costos están peor. Van a llegar al rojo antes. Y nosotros no podemos gastar más de lo que recibimos como una cuestión importante. Estamos gestionando, estamos golpeando las puertas, estamos viendo los fondos propios que tiene la universidad, siempre orientado a las políticas estudiantiles.  

Mencionó recién, eso de que hay que revisar hacia adentro, qué es lo que pasó. ¿Qué hay que revisar, no de la UNAM particularmente, pero sí del sistema universitario?

Nosotros trabajamos mucho en la defensa de la educación pública, el acceso, pero creo que internamente como que nos falta la comunicación sobre estos beneficios. En esta situación de crisis lamentablemente, habrá muchos jóvenes que no van a poder continuar sus estudios, por tener una mirada diferente del contexto, porque convengamos que acá la mayoría de nuestros estudiantes son de familias muy trabajadoras, del interior. Es gente que no tiene 100.000 pesos para un alquiler, otros 100.000 pesos para la comida y menos si son familias numerosas, es difícil. Entonces, creo que el trabajo de la militancia, la militancia pensando en defender la educación pública… No defender un partido político: la educación pública, el valor que tiene, porque sin educación, vos no tenés soberanía, no tenés crecimiento, no tenés desarrollo, tenés un pueblo ignorante. Eso es lo que pensamos, y tenemos diálogo con los jóvenes. Y tenemos que volver a ese trabajo de recuperar esa mística de qué es ser un buen estudiante, de tener luchas, esas causas por qué luchar, yo creo que por ahí este último tiempo tuvimos muchos proyectos, nos postulamos en muchos proyectos con financiamientos, que no significó un gran esfuerzo para los jóvenes, porque trabaja la secretaría, presentaba el proyecto y se conseguía. Habrá que volver a luchar por lo que uno quiere decir.  

Te puede Interesar  Misiones tendrá una escuela totalmente modular

O sea, puede ser una oportunidad también para recuperar ciertos valores, cierta fuerza desde dentro.

 Yo creo que sí, en este sentido. Está en tensión la salud, la educación, el medioambiente en fin, porque convengamos que estamos en una provincia que tiene su capital de cuidado de la biodiversidad y a todos nos preocupa lo que puede llegar a pasar. Porque esos valores son difíciles de recuperar, incluso algunos una vez que se pierde, algún servicio ecosistémico, o un sector de un bosque, etcétera, es muy difícil de recuperar, o el proceso de recuperación es muy a largo plazo y bueno los beneficios que hacen a la salud.

Sobrevuela la idea también de parte del gobierno de avanzar hacia un arancelamiento, por ahí parcial, o por ahí al extranjero…

 Eso se dijo en las redes, en los medios, pero a nosotros no nos llegó ninguna información, sino que era optativo. Nosotros tenemos extranjeros mayoritariamente en las carreras de posgrado, no tanto de grado y pregrado, si tenemos, pero no tantos. Pero muchos son por programas de intercambio. Cuando uno lee la plataforma de la Libertad Avanza en el área educativa, el primer punto es la generación de un voucher. Y esa es su plataforma. No sé si esta es una forma también de llevarnos a un momento decir bueno no tienen recursos, van a tener que cobrar, no sé, todavía no queda claro. La ley nos ampara, de que la educación es gratuita, acá tenemos una cuestión legal que imposibilita. No queremos llegar a ese punto, pero depende de la demanda que tengamos, nosotros hoy estamos superados en las demandas de los albergues y supongo que en los comedores también.

¿Ya se nota en los albergues?

Claro, tenemos 9 en cada casa, para darles a los jóvenes la posibilidad de la educación superior.

¿Cómo es la relación con los demás rectores, dónde están parados como para enfrentar entre todos esta situación?

Estamos organizados en las universidades públicas en el Consejo Interuniversitario Nacional (CIN). Estamos en diálogo. 

Y a nivel personal ¿Qué piensa?

Estoy preocupada, muy preocupada, porque no encuentro una salida. No encuentro cómo vamos a recuperarnos con estas situaciones, el cierre de las pymes, que no hay trabajo. No sé cuál es el proyecto, el proyecto es déficit cero, pero no hay inclusión. Hay gente que no tiene trabajo y tiene familia, observo que hay discontinuidad en los servicios de medicamentos para enfermedades crónicas del Pami, para los jubilados, donde muchos de ellos viven en el centro geriátrico. No van a poder pagar, no pueden comprar sus medicamentos, es compleja la situación.

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin