ECONOMIA, Ultimas Noticias

Cada vez son más las empresas que pagan por el agua en Misiones: ahora se sumó Rosamonte

Cada vez son más las empresas que pagan por el agua en Misiones: ahora se sumó Rosamonte
Compartí este articulo en:

Rosamonte, una de las empresas más emblemáticas de Misiones, se sumó a la cada vez más larga lista de firmas que valorizan económicamente el agua subterránea utilizada para producir, en este caso, una de las marcas de yerba más exitosas del mercado.

Fundada en 1936 por Don Demetrio Hreñuk, esta empresa creció exponencialmente a partir del impulso del recordado Ramón “Nene” Hreñuk, uno de los emprendedores más extraordinarios que dio la provincia y que dejó una huella imborrable en esta región, por su decidido aporte al progreso económico y al deporte.

banner-intra

Gracias a ese empuje, con el tiempo Rosamonte se consolidó como la yerbatera más exitosa de Misiones y amplió sus actividades al té, la acuicultura, la ganadería, la forestación y frigoríficos.

La incorporación de Rosamonte a las empresas que valorizan económicamente el agua en Misiones constituye un paso muy importante en la política del  Estado misionero, que comenzó en el año 2014, cuando las primeras empresas empezaron a pagar por la captación y uso del agua que extraen, mediante perforaciones y/o tomas directas,  de napas subterráneas o arroyos y/o ríos para producir pasta celulósica, como Arauco Argentina y Papel Misionero/Arcor.

La empresa estatal Aguas Misioneras S.E – que por la ley I-Nº 149 tiene a su cargo el aprovechamiento lucrativo de las aguas de dominio provincial – lleva adelante esta política a través de un arduo proceso de información, concientización y diálogo con las empresas.

Todo un desafío, ya que Misiones lleva adelante una política que hasta ahora sólo se había practicado en provincias áridas, donde el agua escasea y existe una extendida concientización sobre el valor del recurso vital para la producción y la economía.

Los resultados de esta política son cada vez más contundentes: más empresas se suman y apoyan la valorización económica del agua utilizada en todo tipo de procesos productivos y/o servicios, así como comercial. No es otra cosa que comenzar a valorizar económicamente el principal  recurso natural perteneciente a la provincia para, a su vez, lograr cuantificar su uso y racionalizarlo en miras a las futuras generaciones.

Es importante destacar que lo que las firmas abonan cada mes está relacionado con su nivel de captación, y no constituye en ningún caso un sobrecosto que pueda afectar la competitividad de una empresa. Es por eso que, aún a pesar de las dificultades económicas que atraviesa la Argentina, estos últimos dos años hubo un número record de compañías que empezaron a pagar por el agua.

Pero además, Aguas Misioneras S.E se encuentra trabajando fuertemente en la sistematización de los datos de las Captaciones Hídricas Económicas de Misiones, los que se alojarán en una plataforma Web que registra las captaciones de los recursos hídricos de nuestra provincia, realizadas por el sector económico como bien en sí mismo y como insumo fundamental de sus procesos industriales.

Para ello, se nutre de la IDE Misiones, la plataforma Web de “Infraestructuras de Datos Espaciales” (http://www.ide.misiones.gov.ar/index.php) de la subsecretaria de Ordenamiento Territorial de Ecología de la provincia, organismo con el que Aguas Misioneras S.E trabaja muy cerca en cuestiones atinentes al intercambio de datos y a múltiples articulaciones interinstitucionales.

 

Otros nombres importantes

Rosamonte se suma a firmas como La Cachuera (Szychowski), Piporé, Romance (Gerula), Grupo Kabour, Hoja Verde SRL (Grupo Kassab) o Flor de Jardín, que ya pagan mensualmente por la utilización que hacen del agua.

Las empresas tealeras también están apoyando esta política de Estado. Hace poco se sumó Klimiuk Hnos., a una lista integrada por las prestigiosas El Vasco, Zabala Beitía, Don Basilio y Las Treinta, entre otras.

A su vez, este listado se completa con productoras de celulosa y papel, empresas constructoras, madereras, cooperativas, embotelladoras de agua y prestadoras de servicios como los hoteles y Aeropuertos Argentina 2000; este último paga por el consumo de las dos aeroestaciones que operan en la provincia. Estamos hablando de todas las empresas que captan o se sirven de agua subterránea para el desarrollo de sus operaciones económicas.

Cabe recordar que cuando una firma comienza a pagar por el agua que utiliza para sus procesos industriales, lo hace siempre de forma retroactiva al año 2014, de manera de poner en igualdad de condiciones a las primeras firmas en empezaron a pagar.

El agua es de todos

¿Por qué las empresas que operan en Misiones y utilizan agua (que no es de red) deben pagar por el recurso?

Hay que entender que el agua, como el petróleo, es un recurso de la provincia y no del explotador o dueño de un lote. Así lo estableció la reforma constitucional de 1994. En el artículo 124 se incorporó un segundo párrafo en el que se estableció que “corresponde a las provincias el dominio originario de los recursos naturales existentes en sus territorios”.

En cambio, las familias están exentas de este pago. Hasta el momento se acordó el pago con más de 180 empresas, aunque se calcula que hay más de mil que se irán incorporando gradualmente.

Pagar por el agua es también una forma de cuidar y concientizar en miras al uso racional de un recurso que no solo no es infinito, sino que cada vez va a faltar más en la Argentina y el mundo. Incluso la provincia de Misiones, en algunas regiones, tiene importantes problemas hídricos.

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

2 Comentarios

  1. Avatar Adrian Heredia

    No tienen criterio en absoluto para la aplicación de tarifas. Cobran lo mismo a un hoten en Iguazú que a un Lodge en el medio de la selva en Andresito. Además el cuadro tarifario que tienen privilegia a todas las actividades que destruyen la selva como agricultura, ganadería y piscicultura en vez de fomentar aquellos emprendimientos que ciudan la selva, que son los productores de agua. Es una gran mentira que quieran cuidar el recurso. Están haciendo un gran negocio con el patrimonio de los misioneros.

  2. Sres. esto es un nuevo impuesto, dejen de mentir y engañar. Ahora bien, así como cobran a quienes utilizan el agua, deberían pagarle a quienes ayudan a retenerla y fijarla. Concretamente los bosques nativos adultos son zonas de captación y retención hídrica. En fin, la mentira e injusticia me genera mucha impotencia.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*