Cadamda cumple 120 años al frente de la industria de la madera argentina

Compartí esta noticia !

Mucho ha pasado en 120 años de historia desde aquel 2 de julio de 1903 cuando un núcleo reducido de propietarios de aserraderos y corralones de madera realizó por primera vez una reunión con el objeto de cambiar ideas acerca de la fundación de una sociedad que tuviera el propósito de defender y mejorar los intereses del gremio. Docenas de presidentes, vaivenes económicos, sociales, culturales, tecnológicos y muchísimos cambios que, a pesar de todo, contribuyeron a forjar la sólida identidad que aún se mantiene en pie en la Cámara de la Madera – CADAMDA. Actualmente, la entidad agrupa a productores forestales, aserraderos, industrias, importadores-exportadores y comercializadores de maderas y sus derivados. Como así también a fabricantes de productos para la preservación y el embellecimiento de la madera. El objetivo fundamental de la Cámara es difundir el uso de la madera y sus derivados y reposicionar a la misma como un material noble, rentable y confiable.

Justamente, el posicionamiento de la madera ha cambiado radicalmente en los últimos años. “Actualmente, el mercado de la construcción con madera en Argentina se encuentra en un proceso de crecimiento sostenido, a pesar de las dificultades que se presentan en el camino. Comparado con 10/20 años atrás, se puede observar un cambio significativo en la demanda y en la oferta de construcciones con madera”, explica Daniel Vier, presidente de CADAMDA. “De hecho, hace algunos años, la madera no era considerada un material de construcción relevante en Argentina y se utilizaba principalmente para elementos decorativos o en construcciones rurales. Sin embargo, debido a la necesidad de construir viviendas más eficientes y sostenibles, la madera es hoy cada vez más popular en la construcción y en otros mercados y rubros”.

Por su parte, Daniel Lassalle, Gerente de CADAMDA explica: “la madera es una solución potente para la construcción y la arquitectura que permite satisfacer las necesidades de la bioeconomía. Sin dudas es el momento de avanzar hacia la tendencia internacional de la arquitectura sustentable en sus múltiples sistemas y con materiales con menos huella de carbono, que demandan menores recursos y que finalmente logran una vivienda con menor consumo de energía y más amigable con el medio ambiente”, destaca el ejecutivo.

A pesar de este crecimiento sostenido, todavía existen muchas trabas que entorpecen el despegue definitivo, como son los factores culturales y educacionales que limitan la adopción de las construcciones con madera, además de la falta de reglamentaciones municipales. “El conocimiento técnico de los profesionales de la construcción sobre el material es – en la mayoría de los casos – incipiente. Subsiste una percepción negativa que todavía algunas personas tienen sobre su durabilidad y resistencia. El mercado de la construcción con madera en Argentina ha crecido en los últimos años, pero todavía hay algunas trabas que deben resolverse para alcanzar su pleno potencial” acota Vier.

En tal sentido, para que la sociedad definitivamente quiera elegir y confiar en la construcción con madera por sobre otros materiales que tienen mayor impacto y costos, es importante considerar varios factores:

  • Reconocimiento y educación: Es necesario que las personas estén informadas sobre las ventajas de la construcción con madera y las técnicas y sistemas que existen. Además, los profesionales del sector deben estar capacitados para diseñar, construir y mantener edificios con madera.
  • Mayor oferta de materiales y servicios: Los proveedores y fabricantes de materiales deben ofrecer una amplia variedad de productos y servicios que permitan construcciones eficientes, seguras y duraderas.
  • Regulación y normativas de construcción: Es importante que las normas de construcción favorezcan y fomenten la construcción con madera, pero también se aseguren de que las construcciones sean seguras y resistentes.
  • Percepción cultural: La cultura y la percepción social son importantes porque influyen en la adopción y aceptación de un nuevo sistema de construcción. Es necesario hacer que la construcción con madera sea vista como una buena opción, sostenible, resistente y segura.
Te puede Interesar  Interdicción de plantas sin documentación sanitaria en Misiones

En cuanto a los pros y contras de la construcción con madera, algunos de los puntos a tener en cuenta son:

Pros:

•           Materiales renovables y sostenibles.

•           Construcción más rápida y eficiente.

•           Materiales más livianos y fáciles de manejar.

•           Aislamiento térmico y acústico superior.

•           Menor uso de energía y menor impacto ambiental.

•           Mayor durabilidad y vida útil estructural.

Contras:

•           Costo inicial más alto (aunque a largo plazo se recupera la inversión).

•           Limitaciones en la altura y el tamaño de las construcciones (ya en el mundo existen sistemas como el CLT – CROSS LAMINATED TIMBER – madera laminada colocada en capas cruzadas y encoladas a presión para formar un único elemento de madera con capacidades de carga excepcionales en todas las direcciones – que resuelven esta situación pero que aún en Argentina no están completamente desarrollados)

•           La madera puede dañarse si se expone a la humedad o a los insectos, aunque con el tratamiento adecuado esto está completamente resuelto.

“Para darle un fuerte empujón a toda la industria de la madera se requiere una combinación de esfuerzos y acciones por parte de diferentes sectores que, en su conjunto, pueden motorizar este mercado y realmente llevarlo a un estado superlativo de funcionamiento” declara Vier.

Sector académico – investigación y desarrollo: Se necesita realizar más investigación en el uso de las diferentes especies de madera como material de construcción para garantizar su resistencia, durabilidad y rendimiento en diferentes contextos.

Educación y capacitación: Es fundamental ofrecer programas educativos y de capacitación en arquitectura, ingeniería y construcción que incluyan aspectos específicos sobre el diseño y construcción con madera, así como la sostenibilidad asociada.

Sector gubernamentalRegulación y políticas: El gobierno puede promover la construcción con madera mediante la implementación de regulaciones y políticas que faciliten su uso, estableciendo estándares de calidad, certificaciones y normativas que fomenten la adopción de este material.

Incentivos económicos: Se pueden ofrecer incentivos fiscales, subsidios o financiamiento preferencial para proyectos de construcción que utilicen madera como material principal.

Sector del mercado y la industria: Conciencia y promoción: Es necesario generar conciencia sobre los beneficios de la construcción con madera, como su menor huella de carbono, su capacidad de almacenamiento de carbono y su versatilidad en diseños arquitectónicos. Esto puede lograrse a través de campañas de divulgación, eventos, ferias y exhibiciones.

Disponibilidad y suministro: Es fundamental garantizar un suministro adecuado de madera certificada y sostenible, así como promover la inversión en la industria maderera y la mejora de las prácticas forestales.

Colaboración: Fomentar la colaboración entre arquitectos, ingenieros, desarrolladores, constructores y proveedores de madera para promover el intercambio de conocimientos, buenas prácticas y la realización de proyectos piloto.

“Estamos en un punto de inflexión en donde vemos que el potencial de expansión es realmente muy significativo. Los últimos 60 años han sido testigos de varios cambios notorios en el sector de la construcción con madera en Argentina” dice Vier. Algunos de ellos son:

– Mayor conciencia ambiental: En los últimos años, ha habido un cambio hacia la construcción sostenible y la consideración de la huella de carbono de los materiales de construcción. Esto ha llevado a un aumento en la demanda de construcciones con madera, ya que la madera es un material renovable y de bajo impacto ambiental.

– Regulaciones y estándares: A medida que se ha promovido la construcción sostenible, se han establecido regulaciones y estándares más estrictos en cuanto a la calidad y la procedencia de la madera utilizada en los proyectos de construcción. Estos marcos regulatorios contribuyen a asegurar la calidad de las construcciones con madera y promover prácticas forestales sostenibles.

– Innovación en técnicas de construcción: Ha habido un avance significativo en las técnicas de construcción con madera, incluyendo el desarrollo de sistemas y tecnologías más eficientes y seguras. Esto ha permitido construir estructuras más complejas y de mayor altura utilizando la madera como material principal.

Te puede Interesar  Yevia: un cambio cultural hacia la producción sustentable

– Mayor disponibilidad y diversidad de especies: A medida que ha aumentado la demanda de madera en la construcción, ha habido un incremento en la disponibilidad y diversidad de especies utilizadas. Esto ha permitido aprovechar de manera más eficiente los recursos forestales del país y utilizar maderas con diferentes características y propiedades para diferentes aplicaciones.

– Promoción y difusión: En los últimos años, se ha llevado a cabo una mayor difusión y promoción de las ventajas y beneficios de la construcción con madera en Argentina. Se han realizado campañas de concienciación, eventos y capacitaciones para promover el uso de la madera como material de construcción sostenible y de alto rendimiento.

Finaliza el presidente: “Es importante destacar que cada país tiene sus propias condiciones y desafíos particulares. El desarrollo del mercado de la construcción con madera en Argentina dependerá de factores como la inversión en infraestructura, la educación y capacitación de profesionales, la conciencia ambiental y el impulso gubernamental hacia la sostenibilidad. Sabemos que el mercado de la construcción con madera en Argentina tiene un potencial significativo debido a sus recursos forestales, los beneficios sostenibles de la madera y su versatilidad en el diseño. Si se promueve adecuadamente, Argentina puede consolidarse como un actor importante en el uso de la madera en la construcción en la región”.

¿POR QUÉ CON MADERA?

Porque es un producto renovable, reciclable y carbono neutro o positivo. En un mundo que tiene el desafío de absorber el crecimiento de la población, la inclusión en el bienestar de millones de pobres y en un contexto de recursos escasos y cambio climático, las opciones de productos amigables con un desarrollo sostenible son pocas. La madera es una de ellas. Provee materia prima para productos de primera necesidad de la población, como viviendas, muebles, papeles, energía, químicos, reemplazando en muchos casos, el uso de productos no renovables provenientes de la minería y los combustibles fósiles. Con las nuevas tecnologías, como la nanotecnología y las biorrefinerías, se agregan un sinnúmero de otras aplicaciones.

La madera es un recurso natural y sustentable que, debido a su velocidad de respuesta, la capacidad disponible del recurso forestal y el procesamiento industrial, permite dinamizar el empleo y las economías regionales, agregando valor a la materia prima proveniente de bosques cultivados como también por los claros beneficios ambientales, económicos y constructivos de los sistemas utilizados.

Se trata de una cadena de valor que tiene un efecto multiplicador desde la semilla, la plantación, resina y todos sus derivados, manejo forestal, cosecha de rollos, destino de rollos finos para celulosa y papel y de rollos para madera aserrable, aprovechamiento de desperdicio como chip y viruta para generación de energía renovable, maderas y molduras con destino para la construcción y viviendas con madera y muebles, entre otros usos.

Especialmente en la construcción y en comparación con otros materiales, la madera es un material renovable, reciclable y carbono neutro. Esto contribuye con la mitigación del cambio climático y a su vez con calentamiento global, siendo el material de menor demanda energética para su fabricación. Debido a su capacidad aislante superior a cualquier material de uso tradicional en el país, promueve un bajo consumo energético que implica ahorro para el usuario y la sociedad, en un contexto energético deficitario. Asimismo, la madera cuenta con una gran resistencia estructural en relación a su peso, con un óptimo comportamiento antisísmico, posee una buena resistencia ante el fuego, es durable, estética y cálida.

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin