Casas en los árboles: magia y sueños entre ramas, madera y naturaleza

Compartí esta noticia !

Ya sea que pensemos en unos días para disfrutar en familia y concretar juntos un proyecto de vacaciones y construir una casita en el árbol para los chicos o, si queremos disfrutar de la paz de la más pura naturaleza o quizás, emprender un nuevo negocio turístico, las CASAS EN LOS ÁRBOLES llegaron para quedarse y los profesionales de CADAMDA – La Cámara de la Madera – brindan consejos prácticos para que nuestros sueños se entrelacen con las ramas, dormir cerquita del cielo y crear un refugio mágico en lo alto de los árboles.

Son tendencia mundial en estos últimos años, las casas en los árboles se han multiplicado en diseños, destinos y geográficamente por todo el mundo. Desde Suecia, Canadá, Tailandia, Inglaterra, Francia, China, Finlandia y Estados Unidos hasta en nuestro país, en donde encontramos magníficos ejemplos de casas del árbol en diversas ciudades de Misiones – una provincia forestal maderera por excelencia, junto a Corrientes y Entre Ríos -, en el Delta bonaerense – otra zona forestal de gran importancia, pasando por Chaco, Córdoba y varios sitios de la extensa y magnánima Patagonia.

“De hecho, la tendencia a la construcción de casas pequeñas (las famosas Tiny Houses), viviendas modulares y las casas en los árboles son cada vez más utilizadas para emprendimientos de hotelería, turísticos y también para quienes gustan tener una vida más trashumante y pueden llevarse su casa, literalmente, a cualquier parte del mundo”, explica Daniel Vier, presidente de CADAMDA. Justamente, el posicionamiento de la madera ha cambiado radicalmente en los últimos años. “Actualmente, el mercado de la construcción con madera en Argentina se encuentra en un proceso de crecimiento sostenido, a pesar de las dificultades que se presentan en el camino. Comparado con 10/20 años atrás, se puede observar un cambio significativo en la demanda y en la oferta de construcciones con madera”, explica Vier. “De hecho, hace algunos años, la madera no era considerada un material de construcción relevante en Argentina y se utilizaba principalmente para elementos decorativos o en construcciones rurales. Sin embargo, debido a la necesidad de construir viviendas más eficientes y sostenibles, la madera es hoy cada vez más popular en la construcción y en otros mercados y rubros”.

Por su parte, Daniel Lassalle, Gerente de CADAMDA, explica: “la madera es una solución potente para la construcción y la arquitectura que permite satisfacer las necesidades de la bioeconomía. Sin dudas es el momento de avanzar hacia la tendencia internacional de la arquitectura sustentable en sus múltiples sistemas y con materiales con menos huella de carbono, que demandan menores recursos y que finalmente logran una vivienda con menor consumo de energía y más amigable con el medio ambiente”.

Te puede Interesar  De un experto internacional: "Argentina tiene la madera más barata del mundo, pero eso es muy relativo para atraer inversiones"

La madera es uno de los productos estrella para el desarrollo sostenible. Es renovable, reciclable y carbono neutro o positivo. Además, en nuestro país la madera que se utiliza proviene de bosques gestionados de forma sostenible y certificados. Provee materia prima para productos de primera necesidad de la población, como viviendas, muebles, papeles, energía, químicos, reemplazando en muchos casos, el uso de productos no renovables provenientes de la minería y los combustibles fósiles. Con las nuevas tecnologías, como la nanotecnología y las biorrefinerías, se agregan un sinnúmero de otras aplicaciones.

Pero no sólo son para fines turísticos, de negocios o de vivienda personal, las casas del árbol también pueden ser un proyecto más cercano a la familia y al disfrute habitual. Quien goce de la propiedad de un parque con árboles puede construir su propia Casita del Árbol para compartir en familia, con amigos y volver realidad uno de los sueños más hermosos de toda infancia: dormir entre los árboles, disfrutando de esa paz única, lejos de los ruidos y cerca del cielo.  

“Sin dudas, la construcción de casitas del árbol es un proyecto emocionante que permite a niños y adultos dar rienda suelta a su creatividad mientras disfrutan de la belleza de la naturaleza, especialmente con el hilo conductor de la madera como material principal de construcción. Ya sea como un lugar de juegos, lectura o simplemente para relajarse, una casita del árbol se convierte en un refugio mágico en las alturas”, acota Diego García Pezzano, responsable del Dpto. de Arquitectura de CADAMDA.

A continuación, 10 consejos para tener en cuenta al momento de construir la propia:

1)        Elegir el árbol adecuado – primero hay que elegir el árbol que será el núcleo principal de la obra. Hay que buscar un árbol fuerte y saludable con ramas fuertes.

2)      Diseño y Planificación – se recomienda hacer un boceto, dibujo o diseño básico de lo que será la casita del árbol, teniendo en cuenta variables como tamaño, altura, cantidad de espacios a construir, puentes, escaleras, accesos, etc.

Te puede Interesar  Charla sobre el Sistema Silvopastoril en el marco jurídico de Cambio Climático

3)      Recopilar Materiales – lo principal será la madera, recomendamos el uso de pinos como el elliottis o el taeda. “Si bien pueden ser empleados sin impregnar, con un adecuado mantenimiento, lo ideal es que estos pinos estén impregnados para tener una mayor durabilidad con un mantenimiento menor que se limita a realizar un tratamiento de pintura exterior” aconseja García Pezzano. “Los tiempos de repintado varían de acuerdo a los productos empleados. Las pinturas como el látex o los sintéticos tiene mayor durabilidad en su exposición al sol y a lluvia pudiendo ser un tiempo razonable de repintado entre los 4 a los 6 años dependiendo el grado de exposición”. Luego habrá que contemplar también clavos, tornillos, cuerdas y herramientas como martillos y sierras.

4)      Plataforma Base – Crear una plataforma base sólida y segura en el árbol. Es importante asegurarse de que esté nivelada y anclada firmemente.

5)      Estructura de Soporte – se debe construir una estructura de soporte para la casita, que se conecte a la plataforma base y esté anclada al tronco del árbol de manera segura.

6)      Paredes y Techo – ya con la base segura y adecuadamente firme, se agregan las paredes y el techo de la casita.

7)      Ventanas y Puertas – La amplitud de opciones es muy amplia y se agregan ventanas y puertas para darle un toque acogedor, pero también para poder disfrutar del exterior.

8)      Decoración – en este punto se debe dejar libre camino a la imaginación y decorar la casita del árbol con almohadones, luces, plantas, juegos, accesorios, cortinas, muebles y todo tipo de detalles y gustos que se desee. Pintar, barnizar, utilizar técnicas de quemado controlado para madera (yaki sugi o similares), etc.

9)      Seguridad – un aspecto no menor es la seguridad, ya que, al estar elevada sobre el suelo, hay que asegurarse de que haya barandas, puntos de apoyo, redes de seguridad y todo tipo de cuidados para prevenir caídas.

10)    A disfrutar: en este punto ya se puede comenzar a deleitarse de la casita del árbol. Cenas al aire libre, tardes de juegos con amigos y familiares, noches de pijamas, risas y juegos, veladas románticas y mucho más para compartir este espacio único en las alturas.

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin