Ley 25.080, un balance necesario

A 25 años de la sanción de la ley Nº 25.080 DE INVERSIONES PARA BOSQUES CULTIVADOS, URGE el debate en la Provincia de Misiones sobre los beneficios de seguir  adheridos a una ley que ha propiciado el crecimiento exponencial de especies exóticas, destruyendo miles de hectáreas de SELVA y avanzando sobre la PRODUCCIÓN DE CULTIVOS TRADICIONALES (yerba, té, tung), y de alimentos, en detrimento de la familia agraria.

La Provincia de Misiones representa tan solo el 0.8 % de la superficie total del país y sin embargo posee el 32 % de los “bosques cultivados” de toda la Argentina dedicando a dicha actividad  419.000 has implantadas de ESPECIES EXÓTICAS, es decir el 17% de su superficie, produciendo tres veces más madera que lo que la argentina necesita. Ello, en una provincia que debe “comprar” el 70 % de los alimentos que consume.   

Una de las razones del fenomenal desarrollo del FRENTE EXTRACTIVISTA FORESTAL, lo constituyen las ENORMES VENTAJAS COMPARATIVAS que ofrece el clima y el AGUA disponible de la provincia mesopotámica que (junto a Corrientes) la convierte en la zona con MAYOR RENTA DIFERENCIAL DEL MUNDO para la producción de madera y pasta de celulosa, con una tasa de crecimiento promedio del bosque implantado de 35 m³ por Ha por año, cuando la media mundial no superan los 10 m³ por Ha por año. 

Es decir que la actividad foresto industrial en Misiones, además de los beneficios extraordinarios que le brinda la enorme disposición de agua que extrae de su ecosistema MESOPOTÁMICO (que ha conformado el ACUIFERO GUARANÍ, una de las mayores reservas de agua dulce del mundo), goza de los excepcionales beneficios que otorga la ley  Nº 25.080 DE INVERSIONES PARA BOSQUES CULTIVADOS, SUBSIDIANDO LAS PLANTACIONES Y GARANTIZANDO AL SECTOR POR UN PLAZO DE 50 AÑOS VENTAJAS IMPOSITIVAS FENOMENALES tanto a nivel nacional como provincial y municipal, eximiendo a la actividad de una serie de impuestos activos, tales como el inmobiliario, sellos, ingresos brutos, etc. 

Ello habilita a preguntarnos sobre ¿quiénes pagan? y ¿quiénes cobran? el excedente por encima de la ganancia media obtenida por el sector, a consecuencia de la diferente productividad de la actividad forestal en la provincia, sustentada en la FENOMENAL EXTRACCIÓN DEL AGUA, bien público cada vez más escaso en el mundo y cuya disminución se evidenció aquí durante los dos últimos veranos, con pérdidas en la producción e incendios como nunca antes en la historia regional. 

Dichas exenciones impositivas y la RENTA DIFERENCIAL de la forestoindustria, constituyen una enorme desventaja para los  productores misioneros, nuestra “familia agraria”, quienes van cediendo sus tierras a dicho sector, por la imposibilidad de afrontar las crisis cíclicas de los cultivos tradicionales (yerba mate, té, etc.), hoy agravadas por la sequía y los incendios y soportando cargas impositivas “IMPLACABLES”, en un constante proceso de CONCENTRACIÓN DE TIERRAS, que son destinadas al cultivo de exóticas.

Ello ha consolidado un nuevo FRENTE EXTRACTIVO EN LA PROVINCIA DE MISIONES, encabezado por la actividad forestoindustrial que se apropia de un gran volumen del BIEN PÚBLICO AGUA, extrayendo millones de litros diariamente de nuestra provincia, y contaminando una gran porción de ella para el “lavado” de dicha pasta” y transformado profundamente la geografía de Misiones, usufructuando irracionalmente un bien público cada vez  más escaso, expulsando a sus habitantes y avanzando sobre otros cultivos y NUESTRA SELVA.  

En resumen, a partir de una serie de andamiajes “legales”, financiamos entre todos los ciudadanos, ya sea vía subsidios, reintegros o condonación de impuestos, la destrucción del medio ambiente y fomentamos la miseria en varias localidades del interior de Misiones

Hoy, ante el contexto de Cambio Climático e incendios como los que ya asistimos  corresponde preguntarse además, en cuanto ha contribuido a ocasionar dicho cambio la adhesión a la LEY Nº 25080 por la Provincia de Misiones. 

Ello porque claramente, con la implementación de dicha ley, se aceleró el desarrollo DE UN FRENTE EXTRACTIVO con tendencia al MONOCULTIVO, lo que importa un ENORME DAÑO ECOLÓGICO Y CONTRIBUYE A LA SEQUÍA, con decenas de cauces y arroyos secos, ocasionado pérdidas (aún inconmensurables) para la “familia agraria” y demás sectores de la economía y a la población misionera en general, a quienes nos están “cercando” “las chacras, las ciudades y el paisaje” con el cultivo extensivo de las especies exóticas.  

Es IRRACIONAL que MISIONES continúe adherida a una ley que permite a la ACTIVIDAD FORESTO INDUSTRIAL GANANCIAS EXTRAORDINARIAS, A COSTA DE NUESTRA SELVA, DE NUESTROS PRODUCTORES Y DEL AGUA QUE NECESITAMOS PARA VIVIR Y PRODUCIR.

Federico Padolsky1 Posts

Abogado, Licenciado en Ciencias Políticas

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password