¿Como cultivar en verano?: tips a tener en cuenta al armar nuestra propia huerta 

Producir nuestros propios cultivos va más allá de un acto de amor, de sentir la tierra con nuestras manos. Nos convertimos en soberanos de nuestra parcela y qué mejor que la época veraniega para descubrir qué plantas y flores son las que mejor podrían desarrollarse en nuestro jardín. 

Compartí esta noticia !

Producir nuestros propios cultivos va más allá de un acto de amor, de sentir la tierra con nuestras manos. Nos convertimos en soberanos de nuestra parcela y qué mejor que la época veraniega para descubrir qué plantas y flores son las que mejor podrían desarrollarse en nuestro jardín. 

Los problemas ambientales, las crisis económicas, la necesidad de consumir alimentos libres de agroquímicos y otros contaminantes; son los factores principales que impulsan a las familias a comenzar una huerta.

El área hortícola perteneciente al Movimiento Libres del sur, promueve el acompañamiento y la realización de “huertas Agroecológicas”, ya que ésta, a diferencia de otros tipos de manejos productivos, tiene sus bases en la relación política del ser humano con la tierra, es decir, la comida deja de ser una mercancía cuyo origen no conocemos y pasa a ser una herramienta de relacionamiento social y de construcción de alianzas territoriales, a partir de la participación directa y solidaria de un colectivo, buscando la seguridad y soberanía alimentaria para lograr la sustentabilidad y permanencia de la agricultura familiar.

Siempre es un buen momento para comenzar a cultivar alimentos sanos nutritivos y de estación, pero en la temporada de primavera y verano existen algunos parámetros que necesitamos reconocer para no fracasar en el intento, teniendo en cuenta principalmente los días de escasas precipitaciones y altas temperaturas.

La huerta agroecológica se basa en aprender del ecosistema del que formamos parte. En nuestro caso, en la provincia de Misiones, el funcionamiento natural más eficiente se da en la selva, donde la biodiversidad de especies y la gran cantidad de materia orgánica en constante degradación, generan un microclima de fertilidad y autorregulación dignos de imitar.

En este sentido la asociación de especies en un mismo cantero es fundamental; intercalando diferentes estratos de plantas (plantas de diferentes alturas) para que las más altas protejan y den sombra a las más pequeñas, por ejemplo, con plantas aromáticas que repelen o atraen insectos. Así hortalizas de fruto/flores, hojas y raíces, conviven en el mismo espacio y se benefician unas a otras.

Te puede Interesar  Campaña argentina-brasilera de captura y seguimiento de yaguaretés en el Parque Nacional do Iguaçu, Brasil

Si hablamos de biodiversidad debemos reconocer que es beneficiosa tanto para el ecosistema como para nuestra nutrición. Elegir una gran variedad de verduras, colores y texturas, nos ayuda también a incorporar más cantidad de vitaminas y minerales.

Existe una gran diversidad de alimentos que fueron dejándose de producir porque al momento de comer, solo elegimos unos pocos, como lechuga, tomate, acelga y rúcula. “¡La huerta es mucho más que eso! Conocer las variedades más adaptadas a la zona y al tipo de tierra que tenemos, las que crecen con mayor facilidad, las que toleran los cambios de temperatura por ejemplo, es fundamental para que nuestra huerta funcione”, explicó la encargada de huertas agroecológicas de Libres del Sur Misiones, Marisol Caballero.

“Cosechando semillas de las variedades más resistentes e intercambiando las mismas con otros/as huerteros/as, lograremos cosechas abundantes y resistentes sin fracasar en el intento”, añadió la encargada de controlar que las cultivos estén en condiciones para ayudar y proveer a los 25 merenderos que pertenecen al Movimiento Libres del Sur.

El suelo cubierto es otro factor a tener en cuenta, así evitamos la degradación de los mismos por las lluvias, el viento o las altas temperaturas. Existen coberturas vivas, como las batatas, los zapallos, o las leguminosas que a su vez funcionan como captadoras de nitrógeno, y coberturas muertas o secas, como el pasto cortado o las hojas que juntamos de los árboles; que nos hacen olvidarnos de la aparición de hierbas espontáneas, indeseadas, y de la humedad al evitar la evaporación tanto del agua de riego como de las lluvias, (tan importante para los días de mucho calor en el verano).

Respecto al riego es recomendable hacerlo en las horas del día de menor temperatura tanto en las primeras horas de la mañana como en las últimas de la tarde y siempre es preferible repartir la cantidad de agua en diferentes momentos de la jornada: por ejemplo si el total del tiempo de riego es de 30’ es mejor hacerlo en 2 riegos de 15’ cada uno.

Te puede Interesar  Estiman nueva caída del consumo en 2024 por menor actividad y aceleración de los precios

La rotación de cultivos también promueve que el consumo de nutrientes de la tierra sea equilibrado. Por ello, llevar un cuaderno que nos permita anotar las diferentes asociaciones y los tipos de plantas de una temporada, será de gran ayuda para planificar la siembra de temporadas venideras, así si en un cantero, por ejemplo, sembré hortalizas de hoja, la siguiente vez podré poner de raíz y luego dejar descansar el suelo sembrando alguna leguminosa como porotos, arvejas o habas.

Otra buena técnica para mantener la fertilidad de nuestra tierra es el abonado. Por ello, la huerta es una buena oportunidad para clasificar los residuos generados en nuestros hogares, ya que podemos armar una abonera con unos palets donde dejaremos compostar todas las cáscaras, yerba y otros restos orgánicos de la cocina. En este sentido el beneficio es integral ya que disminuimos en un 60% la cantidad de residuos que terminan en el relleno sanitario y devolvemos a la naturaleza los nutrientes que necesita para que crezca nuestro alimento.

“Producir nuestros alimentos es un acto político y revolucionario, nos vuelve soberanos y nos conecta con lo esencial. Poner las manos en la tierra, trabajar junto al resto de la familia, es gratificante y regala bienestar a todos, a su vez enseña a los niños de dónde vienen los alimentos y el cuidado por nuestra madre tierra”, cerró Caballero. 

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin